APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 1 de Agosto de 2020

MAMI QUIERO… SEMANA DE LA LACTANCIA

Escrito por:
Pablo Sánchez

El bebé que en su pancita había globitos, después una sensación de vacío que le molestaba, vio que su mamá iba y venía ocupada con sus tareas, hasta que no aguantó más y con un llanto estridente le hizo saber que tenía hambre.

La mamá que conocía ese llanto, se acercó, lo abrazó mientras le ofrecía la fuente más hermosa de alimento para un bebé, él con sus ojitos alegres parecía decirle Mami quiero teta. Ella con su sonrisa más linda y con infinito amor le dio lo que le pedía, leche materna. El alimento más rico, mas nutritivo.

Un alimento que mejora la salud de los lactantes en todo el mundo y como dice el Lema de la Semana Mundial de la Lactancia “APOYEMOS LA LACTANCIA MATERNA POR UN PLANETA SUSTENTABLE”.

Del 1 al 7 de agosto se desarrolla la semana sobre la concientización sobre la importancia de la leche materna. Esto declarado por la UNICEF, LA O.M.S y gobiernos de todo el mundo.

Dan varios motivos para esto, destaco dos muy importantes; “La lactancia salvaría la vida de más de 800.000 vidas, la mayoría menores de 6 meses”. El otro, “La lactancia disminuye el riesgo de cáncer de mama y ovarios”. Son datos científicos, serios.

Vuelvo a la ternura que despierta en cualquiera de nosotros ver una mamá amamantando a su bebé. Nos conmueve, hasta el más duro afloja. La imagen más tierna y hermosa que puede existir.

Es una comunión plena de amor y de vida, donde la mirada de la mamá y su hijito se encuentran. Acto amoroso que nadie tiene que interrumpir de ningún modo, menos aún con gritos, música estridente, ruidos, porque ellos necesitan paz y serenidad mientras se produce ese milagro de amor y ternura.

Todos somos responsables de crear las condiciones para que ello suceda, especialmente el gobierno. No olvidemos que estamos vivos porque ese fue el primer alimento que recibimos

¡Mamá quiero teta!, pero eso sí, abrazame con ternura y mirame a los ojitos, que mientras me alimento quiero ver los tuyos tan de mamá, tan lindos.