APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 27 de Junio de 2020

ANUNCIADO Y FALLIDO FIN DEL MUNDO

Escrito por:
Pablo Sánchez

Me arriesgué a escribir este comentario el día anunciado por Nostradamus como el del “fin del mundo”. Así que si lo están leyendo es porque esta famosa profecía se suspendió por mal tiempo o porque salió un sol radiante.

Siempre hubo corrientes de pensamiento “finmundista”, que siempre el tiempo se encargó de desmentir. Cosa que seguramente pasará hoy. Así que respiremos profundamente y con la mejor sonrisa digamos gracias a Dios, por el milagro de la vida que se repite día a día.

Algunos afirman esta profecía, basándose en las calamidades, terremotos y pandemias que suceden. Pero nuestro argumento para desmentirlo es simple: seguimos sobreviviendo a todo eso. Reímos, cantamos, lloramos, nos entristecemos pero seguimos viviendo.

Algunos movimientos religiosos usan de la Biblia para “predicar” sobre este tema. Con lo que no estoy de acuerdo, por claramente en Ella, especialmente en el Nuevo Testamento se habla del “fin del mundo” de egoísmo, de injusticia, de maldad, de avaricia, que existe. Creo que es un mensaje positivo y viene bien en este momento de incertidumbre, de miedo, de un mundo que se divide en los que privilegian y luchan por la salud y la vida de todos, y los que solo piensan en salvarse ellos y sus riquezas, sin importarles los demás.

Algunos “creyentes” dicen “es un castigo de Dios” este sufrimiento, lo que creo es la oportunidad que nos ofrece para transformar el mundo. Por eso los invito a soñar primero y a construir después un mundo sin odios, sin racismo, donde los bienes se distribuyan con más justicia, para terminar así con el hambre y la miseria que nos empobrece como hombres y nos avergüenza. Un mundo donde no se contamine la naturaleza con agrotóxicos, que matan incluso la vida. Ayudemos a que se cumpla la otra Profecía de la que hablaba un tal Jesús en la Biblia; ya llega el Reino de Justicia, de Paz y Verdad. Un Reino de Amor.

No desaprovechemos esta triste experiencia que nos toca vivir, saquemos lo mejor de nosotros y comencemos a aceptar que todos somos iguales, que todos tenemos derecho a una vida digna, a ser respetados y tenidos en cuenta. Hagamos que nuestro sueño de un mundo mejor, más humano, mas fraterno se haga realidad. Porque además, como dijo el Papa Francisco “solo juntos podremos salvarnos”.

Y yo, parafraseando a San Juan autor del Libro del Apocalipsis (que significa Revelación) digo: “Veo en una visión que después de esta pandemia, surge un mundo nuevo y un cielo nuevo más feliz, donde al mirarnos unos a otros descubriremos el rostro de un hermano, de un amigo” y caminaremos juntos sin excluir a nadie, con gozo en el corazón.