APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 22 de Mayo de 2020

¿PODRÁ LA PANDEMIA PONER FIN A LA GLOBALIZACIÓN NEOLIBERAL?

Escrito por:
Ricardo Monetta

La globalización no es un fenómeno que haya nacido en elsiglo XX.- Existieron varias olas en el pasado en forma de conquistas coloniales o de dominaciones imperialistas.- Si existe algo en común entre todos estos fenómenos, es la tendencia a la depredación de los recursos, especialmente en el período colonial, y en el dominio de los territorios y de los mercados como fue el caso de las guerras imperialistas.-

La tendencia a la globalización adoptada por el capitalismo a finales del siglo XX, no se caracterizó solo por la conquista de los mercados, sino por una integración a escala mundial de la producción en diferentes lugares.- De modo que lleva a la unificación de la producción sin fronteras, a una situación anteriormente jamás igualada, y al sometimiento de los aparatos productivos de los países del “Sur” en un sistema dominado por el capital “globalizado”.-Para que esto ocurriera, la globalización exigía la implementación de políticas neoliberales, impuestas por las dictaduras desde la década del sesenta en adelante.- Ahora, la actual globalización es fundamentalmente neoliberal, pero no es la única dimensión.- Es que este modelo de acumulación, asociado por otra parte a la financiarización y sobre todo al endeudamiento, exige la desregulación universal de las legislaciones que regulan el comercio.- Y no solo que no piden, sino que exigen la puesta en marcha los mecanismos que permitan la apropiación sin límites de las riquezas, como la reducción de los impuestos al capital y la legalización de la evasión fiscal.- Y por la misma razón la deslocalización de los lugares de producción y su integración mundial como la explicación de la globalización del capital.- Por otra parte los acuerdos de “marcos” internacionales, bajo la apariencia de beneficios equivalentes, solo prevén ajustes estructurales a los países mas vulnerables.- Los acuerdos de “libre comercio”, no son solamente un ejercicio de reducción de barreras aduaneras, sino que ofrecen a las grandes empresas extranjeras un mayor poder frente a los estados nacionales.- La globalización neoliberal prometía la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones locales.- Sin embargo lo que han producido es un vil enriquecimiento de las Corporaciones y de los inversores transnacionales, lo que acentuó las desigualdades entre los países del norte y del sur.-

Para ello, se ha modificado las relaciones de poder a favor de las transnacionales, frente a los Estados-Nación, a los que se considera barreras “del pasado”, que sufren además el chantaje, el endeudamiento con intereses usurarios.- Al firmar los “acuerdos” del supuesto “libre comercio”, reducen las protecciones sociales, implementan la flexibilización laboral, y hacen competir a los sectores públicos extranjeros sin tener en cuenta la correlación de fuerzas. Por eso, los gobernantes que firman esos acuerdos están al servicio de las clases dominantes.-

Igual que en la crisis del 2008, no hay que confundir la intervención generalizada de los Bancos Centrales de los países industrializados, con la condena a muerte de la empresa privada y de la globalización neoliberal.- Se trata mas bien de una operación de rescate del Capitalismo, como en el 2008, pero ampliada a diferentes sectores de la actividad productiva afectados por el cierre de los lugares de producción, en lugar de centrarse en el sector mas financiero.-

Por eso los tratados que propone Donald Trump a nivel internacional son un chantaje al mundo, sus naciones y sus instituciones, con tal de salvar el declive inexorable de la economía norteamericana. Por eso el mantenimiento de la miseria en el hemisferio Sur son un componente de desglobalización en el Norte.

En el nuevo mundo que asoma post-pandemia, un nuevo Internacionalismo organizado debería dirigir la desglobalización, o sea desarmar las estructuras de dominación, pero ahí es donde les “duele” al “nacionalismo conservador”.

Para establecer las relaciones igualitarias entre las diferentes regiones del planeta es necesario una valorización de las ventajas relativas y contar con la disponibilidad de medios de desarrollo para los países del sur.-

¡¡Hay que decir basta de la supuesta superioridad racista e ideológica del Norte!!