APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 20 de Mayo de 2020

UN CORAZÓN FORMIDABLEMENTE SOLIDARIO

Escrito por:
María Rosario Echeverría

JUAN CARR




Concordia sabe de él, pero pienso no está de más agregar algunos datos para mejor conocerlo.

En 1995 creó junto con su esposa y tres amigos la “Red Solidaria” que es una estructura simple que genera magia cada vez que se lo propone: une a quien necesita con quien puede ayudar. Así de efectiva.

Casado con María Alemán, Carr es padre de cinco hijos: María, Francisco, Martín, Ana y Josefina. Tiene 60 años y es veterinario.

La búsqueda de chicos perdidos es una de las causas por las que Juan Carr lucha todos los días.

En cuanto al alcance de la red señala que empezaron cinco. Hoy son una multitud. La Red Solidaria recibe un promedio de 100 llamadas diarias. Y esa cifra se triplica en emergencias. En sus comienzos, la mayoría eran pedidos, pero en la actualidad, el 60% de la gente se comunica para ofrecer tiempo, ropa, medicamentos. Actualmente la red cuenta con 24 “sucursales”, una en cada provincia que replica el modelo tradicional. Como herramienta consideran importantísima la comunicación.

Hoy Juan Carr es un indiscutido referente social. Su mayor capital es la credibilidad. Y una agenda de papel llena de teléfonos útiles: desde el comedor más perdido en el mapa hasta el celular del empresario más poderoso.

Piensa que el dolor es un maestro. Cuando tenía 25 años, Carr tuvo que atravesar una situación terrible: el cáncer irrumpió en su vida.

No lo menciona seguido y pocos saben del asunto. Esa situación límite lo hizo más respetuoso del dolor, más respetuoso de todos los dolores.

Juan Carr fue elegido la personalidad más confiable en el año 2008, en el rubro “Emprendedor Social”. Creador de un estilo propio, resolutivo y pragmático, este veterinario argentino, creador de la Red Solidaria, suma a sus sueños un mundo en el que la ayuda entre los ciudadanos sea el motor de la sociedad.

Movilizado también por prestar ayuda en tiempos de catástrofe, Carr estuvo en Concordia en momentos muy difíciles que vivía nuestra ciudad. Se granjeó así también el cariño grande y sentido agradecimiento de los concordienses. No caben dudas de que la suya es una enorme y ejemplar vocación de servicio.

... y es argentino.

En Juan Carr mi valoración y gratitud por lo mucho y bueno que hacen tantos concordienses frente a calamidades como esta de la pandemia que estamos soportando.