APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 23 de Marzo de 2020

“LOS IDUS DE MARZO” (Primera Parte)

Escrito por:
Ricardo Monetta

Los Idus de Marzo eran los días mas felices del calendario Romano que comenzaba en Martius (Marzo).- Un vidente le dijo a Julio César, emperador Romano que se cuidara porque se cernía sobre él un gran peligro. Él le contestó que ya los días del Idus se estaban yendo, pero el vidente le aclaró que todavía no se habían acabado.- Y efectivamente, tres días después, Julio Cesar era asesinado en la escalinata del Senado.

Hace más de cuatro décadas se abatió sobre nuestro país la más sangrienta de las dictaduras, de las que se habían sucedido en su “corta” historia como Nación libre.-

Pero no fue solamente una dictadura ejercida por unas Fuerzas Armadas “mesiánicas” exclusivamente, sino que tuvo su correlato con la complicidad de una parte de la sociedad civil, proporcionando sus hombres políticos, una parte del Poder Judicial, que legitimara las acciones mas viles, y una cúpula de la Iglesia Católica en un grado tal, que los tiempos de la historia se encargaron de ocultar en su gran mayoría.-

Este golpe de Estado puesto en marcha el 24 de Marzo de 1976, no puede ser analizado sin tener en cuenta el escenario regional e internacional en que tuvo lugar, que aseguró un marco de legitimación política, de cooperación económica y de seguridad, lo cual permitió el desarrollo y la consolidación de un proyecto dictatorial.-

En la década de los 70 predominaba el mundo de la “Guerra Fría”, creado sobre las ruinas de la 2da. Guerra Mundial, basado en la división de dos grandes potencias que emergieron victoriosa del conflicto: Los EEUU y la Unión Soviética de entonces.- Éstas actuaban como cabezas de dos polos de poder mundial enfrentados en una rivalidad que abarcaba tanto las esferas política, económicas e ideológicas.- Eran presentados como dos modelos mutuamente excluyentes, antagónicos y en conflicto permanente.- Fue así que la adhesión y subordinación a los intereses y prioridades de la potencia hegemónica en cada zona, se convirtieron en una exigencia que limitaba severamente la autonomía y las posibilidaes de desarrollo de políticas propias en los países de la perisferia que no formaban parte del esquema de poder mundial.- El concepto de Guerra Fría es en verdad un equívoco, porque no significaba como se creía, como la existencia de un período de rivalidad y tensión política entre los dos bloques, pero con la ausencia de conflictos armados abiertos.

Porque si bien las dos potencias, EEUU y la URSS no se enfrentaron abiertamente, esas décadas estuvieron colmadas de los mas violentos enfrentamientos que dejaron millones de muertos, heridos, desplazados, en conflictos en que los dos “grandes”, apoyaban a un aliado, para ganar influencia en la región contra su rival, de manera que los conflictos durante la guerra Fría sirvieron a procesos de descolonización, tanto en Asia, Africa, Oriente, como en Vietnam y los alzamientos revolucionarios en América Latina, que se incrementaron con golpe en Cuba, derrotando Fidel Castro al dictador Fulgencio Batista.-

Esto precipitó la mirada de EE.UU. ante el temor de que surgieran ejemplos imitadores de Cuba en Latinoamérica.- Cuestión que obligó a EE.UU. exigir a las naciones del Cono Sur, su adhesión a la potencia de Occidente, en caso contrario se la invadía, como el ejemplo de Jacobo Arbenz en Guatemala, en Granada, Panamá etc.- Hubo sí un intento de levantar la Tercera Posición, por parte de Juan D. Perón, que lo llevó a excluir a la Argentina, fuera de los acuerdos de Bretton Woods (origen del FMI), así como también el accionar de líderes como Nasser, Tito, Nerhu y Sukarno, conformando el movimiento de los No-Alineados.-

En ese mundo bipolar, nuestra América Latina quedó bajo la influencia de los EE.UU.- Si bien su influencia e injerencia viene desde el Siglo XIX, es durante y después de la 2da. Guerra Mundial que los países de la región, con excepción de Argentina, aceptan subordinarse a la política de defensa y seguridad de EE.UU.- En ese marco, la subordinación ideológica, política y militar al liderazgo de EE.UU. fue acompañada por una fuerte presencia de empresas de ese origen que comenzaron con la extranjerización de las economías de los países.- Cuando el ciclo económico comenzó a declinar globalmente, en la región se veía un fuerte ascenso de masas que reclamaban mayor participación política, mejor distribución del ingreso y modificaiones profundas de las estructuras productivas y de las forma de propiedad.- Distintos sectores del nacionalismo popular, de la izquierda revolucionaria, de los movimientos del sector de los sacerdotes del tercer mundo, comprometidos junto a los sindicatos de base, multiplicaron su militancia social y política, al tiempo que radicalizaron sus críticas al status quo, que bajo la influencia de los profundos movimientos de transformación que se daban en el mundo y ante las evidentes crisis políticas que sacudían a Europa y EE.UU.-

Este auge de masas se expresó de diversas maneras y afectó al conjunto de la región, donde hubo distintos modos de expresión popular comenzando con el Mayo Frances de 1968, y continuado en nuestra Córdoba el 29 de Mayo de 1969, con el famoso “Cordobazo”, del cual fui testigo y minúsculo protagonista en ese reducto universitario de “barrio Clínicas”.- Eso hizo encender las alarmas al Imperio, que terminaron de eclosionar con la asunción al poder en Chile del socialista Salvador “Chicho” Allende.- Y fue en ese entonces que el Consenso de Washington se abatió sobe las naciones latinoamericanas, Argentina entre otras. Pero eso ya es otra historia.

(Continuará mañana)