APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 21 de Marzo de 2020

¡Quedate en casa! Desde allí combatís al coronavirus

Escrito por:
Pablo Sánchez
¡SÍ!, quedate en casa, no lo dudes un instante. Y allí en tu casa, quedate con los tuyos. Construí con tus hijos, tu esposa, esposo, abuelos, tíos una barricada de afecto, de paciencia, de diálogo y amor. Es el mejor escudo contra este mal que nos ataca.
Sí, sé que es difícil, pero te sugiero que aproveches para hacer de tu casa el hogar más lindo. Cuántas veces te quejás que no tenés tiempo para nada, aprovechá el tiempo para fortalecer vínculos con tu familia; dialogar con tus hijos, compartir las tareas del hogar, darte cuenta de cuánto trabajo y cariño está “servido” en la mesa de cada día. Dale, compartí los juegos de los chicos y verás que vos volverás a ser aquel niño que añorás; mirá una película o disfrutá buena música junto a quien está con vos hace tiempo, bajo el mismo techo. Y si estás muy sensibilizado o con miedo por el virus, organizá con los que están a tu lado un bailecito o también lo que sería fundamental, dedicale un tiempo a Dios, a la oración, vas a ver qué bien te vas a sentir. Acercarnos a Dios nos fortalece, nos anima, nos serena. No te olvides que según los psicólogos, la angustia, el pánico, baja nuestras defensas y es ahí que aprovecha a “meterse” el virus en tu vida. No lo permitas.
Hacer el bien siempre nos alegra, nos dignifica, y ¡qué bueno es saber que quedándote en tu casa, no solo estás protegiéndote vos, a tu familia, sino también a vecinos, a le gente de tu pueblo, y eso es hermoso. Y estás unido a millones de personas que en el mundo están haciendo lo mismo que vos. ¡No aflojes!, ¡Quedate en casa! Es la forma que está a tu alcance, al alcance de todos para prevenir y vencer este mal.
Además ¡es tan lindo estar en familia! Unidos, compartiendo tantas cosas como tu ánimo y creatividad lo permitan.
Sé que vendrán momentos difíciles de impaciencia, de tensiones, de ganas de romper con la cuarentena, pero no es una solución; lo mejor, sentarse unos con otros, hacer algo así como una terapia de pareja o familiar, comentándole al otro o los otros lo que me pasa, lo que extraño, lo que te hace sentir mal o incluso que está muy sensible o casi cayendo en una depresión, verás que no sos el único que se siente así, y juntos podrán salir de ese estado de ánimo. Es una situación que nunca vivimos y no sabemos cómo enfrentarla, debemos aprender juntos. Apoyándonos y sobre todo redescubriendo lo lindo, lo hermoso y la fuerza que nos da estar juntos, compartir la vida corazón a corazón con aquellos que amamos.
Yo lo estoy viviendo así, escuchando y respetando las decisiones de nuestras autoridades que están al frente de esta lucha.
Termino dando gracias a Dios por todos quienes deben salir cada día a la calle, a su trabajo para cuidar nuestra salud, nuestra vida, arriesgando la suya. Ellos: médicos, enfermeros, auxiliares médicos, voluntarios, fuerzas de seguridad, nos dejan como único mensaje ¡NOSOTROS NO PODEMOS QUEDARNOS EN CASA, VOS SÍ!
Dios nos ilumine, nos proteja de esta pandemia que nos preocupa, les repito acérquense a Él; Él es Padre y nos ama.
Y mi último mensaje por amor a los tuyos, a todos los habitantes de este país, es ¡QUEDATE EN CASA! Para pasear, para hacer turismo ya vendrán tiempos mejores.