APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 20 de Marzo de 2020

La carta de un oncólogo argentino a sus pacientes por el coronavirus

Escrito por:
Dr Juan Lacava Médico

Juan Lacava es un oncólogo radicado en Neuquén que, en medio de la pandemia del coronavirus Covid-19, decidió escribir una carta a sus pacientes con “normas básicas” para evitar contraer el virus.


El médico, extitular de la Asociación Argentina de Oncología Clínica explica cómo se transmite el virus y los hábitos que deberíamos incorporar en medio de la pandemia

La situación de verdad es complicada. No puedo precisar cuan grave será (la expectativa es que muy grave) pero sí que durará, al menos, hasta la primavera. Es como esa canción: despiérteme cuando finalice septiembre. Por lo cual, debemos habituarnos a ella. El sistema de salud no alcanza para el problema y se viene el invierno.

Esta célula infectada con el virus no atraviesa la piel. O sea, que si la tenemos pegada en la piel, en el pelo, en la ropa exterior, en los zapatos, etcétera, a menos que la peguemos en nuestras manos y la llevemos hacia nuestra boca, nariz u ojos NO ENTRA al cuerpo, al tracto respiratorio y no nos infecta, no hay contagio. En la ropa exterior, zapatos, en las manos, en el pelo, en los picaportes donde cayó saliva contaminada con virus, etcétera, puede vivir algunas horas. Se cree que alrededor de 12 horas. Esto es muy importante.

Entonces dos conceptos: una cosa es la "contaminación", o sea, como se pega la célula infectada a nuestra ropa, manos, el picaporte o la ropa, zapatos, los aros o la mochila de trabajo. Y otra es el "contagio", o sea, como esa célula infectada con el virus entra a nuestro cuerpo. Entonces, van algunas recomendaciones para ambas situaciones, el contagio y la contaminación.

Contagio

Es lo que debemos evitar siempre. Es muy simple. Solo hay dos formas de contagio, o la célula infectada entra directamente a tu vía respiratoria (tos, estornudo de alguien infectado) o la llevamos nosotros mismos con nuestras manos al tocar una superficie contaminada y tocar nuestras mucosas de la boca, nariz u ojos.

Distancias adecuadas con otras personas. Así de simple.

El uso de anteojos, barbijo o un simple buff y guantes descartables aunque puede no impedir que la célula lo atraviese sirve para poner distancia que es lo bueno para vos (yo cruzo a la vereda de enfrente o me pongo lejos si viene alguien disfrazado así). Y, además, impide el automatismo que tenemos desde años de tocarnos los ojos, la nariz y los ojos con nuestras manos.

Lavarse las manos y bien, con agua, alcohol o diluciones. ¿Cuantas veces? 20 al día.

Nunca llevarnos la mano a boca, nariz u ojos si tocamos algún picaporte, ropa, manija del auto, etcétera, a menos que estemos 100% seguros que no está contaminada por nadie. Esto no sucede nunca.

Contaminación

Partamos de una premisa: Siempre vamos a estar contaminados. No hay opción de no estarlo. Aunque hagamos todo lo que hagamos, el riesgo de contaminación es categórico. Y si de verdad no lo estamos, tampoco lo sabemos, ni lo podemos afirmar. Nadie tiene un microscopio en los ojos. Con lo cual, mejor pensar que siempre lo estaremos y proceder a descontaminarnos.

La descontaminación depende del ambiente donde estamos.

Hay 3 tipos de ambientes:

Contaminados: entre los primeros, los contaminados, están los lugares de trabajo: clínica, bancos, oficinas, fábricas, etcétera. Allí pasan tantas personas y hay tanta concentración de eventos que la chance que esté contaminada con la célula y el virus es casi completa.

Posiblemente contaminados: aquí están, entro otros, la calle, el auto, la plaza, el almacén de la esquina, donde no va tanta gente y quizás tomen medidas de higiene pero tampoco podemos tener la certeza absoluta que esté libre de gérmenes.

Nuestro hogar: lugar de cuarentena de los próximos seis meses, que ojalá sea el sitio con menor contaminación de todos.

¿Como nos decontaminamos? Simple: o se lava o se limpia.

Una forma es usar mudas de ropa específicas: una muda para estar en la casa, una muda para la calle y si somos de los que tenemos que ir a trabajar, una muda adicional para el trabajo. Nunca usar la muda del trabajo o de la calle en la casa o viceversa.

Otro concepto es la característica de la muda: debe ser lavable, o sea que, coquetería de lado. Debemos usar zapatillas de lona en vez de zapatos, ropa con telas de secado rápido, mochilas de nylon, sin alhajas y bolsas de plásticos para guardarlas.

Cuando llegamos de la calle ya que fuimos al trabajo, supermercado, etcétera, el procedimiento es muy simple: entramos a la casa, nos sacamos la ropa exterior y zapatillas y las ponemos en una bolsa (negra) de residuo y la cerramos.

Allí quedará por 12 horas (cuarentena de la ropa) antes que la lavemos en el lavarropa. O sea, que podemos juntar varias bolsas y las lavamos. La bolsa vacía se tira en la bolsa roja.

Inmediatamente que nos sacamos la ropa y la pusimos en la bolsa nos vamos a bañar. Hay que bañarse todas las veces que uno sale de la casa y está en contacto con potenciales infectados. El agua escurrirá lo que está en la piel y cabellos, etcétera.

Si uno salió cinco veces, aunque sea a la esquina, se baña cinco veces. Y por fin, tomamos un paño descartable con alcohol y desinfectamos los picaportes y demás superficies que tocamos al entrar a la casa. Esto no garantiza totalmente, pero ayudará bastante a que en tu cuarentena prolongada no se contamine tu hogar.

Detalles no menores

El bendito celular debe limpiarse siempre, alcohol diluido. Sino seguramente habremos superado 10 niveles de contaminación pero traeremos 7 millones de virus por haber tocado el celular en el trabajo, en la calle, y por último al dejarlo en la mesita de luz al lado de la cama en nuestro hogar. Meterlo en una bolsa de plástico descartable en el trabajo y la calle es una buena opción. Lo mismo los anteojos.

Las mudas de ropa se llevan y clasifican en bolsas de residuos de colores y descartables: negro significa contaminado, verde ok, roja para tirar todos los descartables usados. Yo a mi trabajo llevo dos mudas de ropa, una puesta de calle y otra para ser usada en mi trabajo exclusivamente. Al llegar allí me cambio la de calle por la de trabajo y la coloco en una bolsa.

Si entro al trabajo con mochila también la embolso. Al terminar el trabajo me vuelvo a cambiar por la ropa de calle y la ropa que use y la otra va a la bolsa negra. De esta forma, los virus de mi trabajo no se trasladan fuera de allí. Al llegar a mi casa cumplo los pasos de descontaminación. Las bolsas con la ropa usada van a cuarentena y luego se las lava. La ropa de trabajo nunca debe entrar sin bolsa a tu hogar. La de calle rápidamente embolsarla al llegar. La ropa de tu hogar nunca la contamines saliendo.

Lavandina diluida para toda la casa. ¿Cuánto? Una cucharadita de 10ml cada litro de agua. Pisos, picaportes y demás. Al alcohol también diluirlo 70 de alcohol y 30 de agua. Un rociador es lo mejor. Anteojos, celulares y sus cables, etcétera. Lo que no se lava se descontamina con alcohol o lavandina.

Mascotas adentro. No se van a contagiar, pero pueden traer el virus en su pelambre y te lo llevará seguramente a la cama o al sillón donde ella duerme y vos también.

Entonces, en el supermercado no te olvides de muchas bolsas de residuos de color verde roja y negra.

También lavandina, alcohol y trapo para limpiar y descartar cada vez que se usa. Es imposible impedir la epidemia, pero sí, quizás, la podemos frenar o enlentecerla. El sistema de salud no tiene la capacidad de atender todos los casos si se presentan juntos. Solo el 10%.

El aislamiento es tu mejor opción. Nadie sale, nadie entra, nadie visita, nadie pasea. Podés hacer gimnasia si estás en medios donde no tengas que trasladarte y en soledad, nunca en grupo. Nada de piletas, clubes, fiestas y bares. No vale la pena.

Hay mucha información. La mayoría es tremendista y no sirve. Lean la información en las páginas oficiales: ministerios, Organización Mundial de la Salud o academias científicas. No es momento de charlatanerías.

Gran parte de nosotros nos contagiaremos, la mayoría ni nos daremos cuenta o tendremos algún resfrío banal. Pero los grupos de riesgo: adultos mayores, pacientes con enfermedades inmunodepresivas (oncológicos, diabetes, cardíacos), etcétera, pueden adquirir formas graves y morir.

Cuidémoslos. El diagnóstico precoz es crítico. Las horas cuentan ante la presencia de síntomas.

Les deseo mucha suerte y que todo sea lo mejor posible.


Oncólogo MN 75289

Fuente La Nación