APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 30 de Diciembre de 2019

CÓMO SER UN JUBILADO DIGNO Y NO MORIR EN EL INTENTO

Escrito por:
Ricardo Monetta

Los jubilados han sido siempre esa especie de «cofradía» silenciosa con absoluta formas de ausencia de representación y con una vulnerabilidad que les permitió a todos los gobiernos, unos más otros menos, tratarlos con un desprecio e insensibilidad que pasaron a ser una variable de ajuste, cuando no se sirvieron de sus fondos presupuestados para tapar agujeros fiscales. Cuando en la década anterior, se pudo «rescatar» a los fondos jubilatorios de esa asociación ilícita que eran las AFJP, donde los bancos se quedaban con el 30 % de los aportantes y luego invertían esos fondos en especulación financiera y si les iba mal, se lo cargaban a la clase pasiva, y si les iba bien, se quedaban con la renta. Luego de ese latrocinio de la clase pasiva del neoliberalismo menemista, hubo un Gobierno que reestatizó ese Fondo y además constituyó el FGS, Fondo de Garantía de Sustentabilidad, con la participación en acciones en 43 empresas de distinta índole y las ganancias que devengaban esas acciones pasaban a constituir una reserva de Fondos Anticíclicos para solventar las deficiencias en el sistema de reparto.

Este Fondo de Garantía tenía a diciembre de 2015, la friolera de ¡64.000 millones de dólares! Para octubre de 2019, sólo quedaban 31.000 millones de dólares.

¿Qué fue lo que pasó? Sencillamente, que Mauricio Primero, «el depredador» de las arcas públicas, al agotarse las posibilidades de financiamiento, para las necesidades fiscales, y para no emitir mas moneda, ya que entraría en una espiral inflacionaria que parecía no detenerse, acudió entonces al FGS, Fondo de Garantía de los Jubilados.

La primera toma de deuda del Fondo, el 16 de septiembre donde le arrebató 35.000 millones de pesos y  275 millones de dólares a cambio de Bonos con vencimientos el 13 de marzo de 2020. Esto equivalió a una quita de $ 52.000 millones de sus cuentas bancarias. En la segunda ocasión le entregó al Fondo dos Letras por $ 12.000 millones y por 57 millones de dólares. Las colocadas el 8 de octubre vencen ambas el 1 de abril de 2020. Totalizó esta operación una transferencia de 15.700 millones de pesos.

O sea que sabiendo que tenía que entregar el poder, le dejaba la deuda al candidato opositor. Esto pasó porque a través de las resoluciones 69 y 72 de la Secretaría de Finanzas y de Hacienda a los organismos descentralizados los obligó a entregarle al Tesoro Nacional su excedente de liquidez y darles Letras a cambio. O sea que Hernán Lacunza por orden de Macri en el último año le sacó  tres veces sumas millonarias al FGS:

Por último el 5 de noviembre de 2019, emitió un bono de 4.000 millones de pesos y otro por 120 millones de dólares con fecha de cancelación para el 17 y 30 de abril de 2020.

En sólo cuatro años el macrismo desfinanció al Fondo de Garantía de los Jubilados en un 50% de su existencia inicial, imaginemos qué hubiera sucedido con cuatro años más de mismo gobierno.

Ahora bien, el despilfarro o despojo  de esos fondos fueron consecuencias tomadas por el ex Director Ejecutivo de Anses, Emilio Basavilbaso, y los tres titulares que tuvo el Fondo. Luis María Blaquier (hijo del Blaquier procesado por prestar su infraestructura  en los  ingenios Ledesma, en Jujuy para el secuestro y desaparición de obreros en Jujuy durante la Dictadura), Juan Monge Varela y el actual, Alejo Maxit.

Como ya tenían planeado desfinanciar el Fondo para debilitarlo e instalar como alternativa la capitalización individual, o sea la vuelta de las AFJP y además eliminar el sistema de moratoria, y la AUH, y la creación de un fondo de pensión individual de un 80% del haber mínimo, además del recorte de los haberes. ¡De la que se salvaron los jubilados!

El Juzgado Número 1 de la Seguridad Social, a cargo de Carina Candis analiza la legalidad de todos los decretos a fin de pasarlos a la Justicia. Que así sea.