APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 16 de Noviembre de 2019

“LULA” LIBRE Y LOS TIEMPOS DE LA POLITICA

Escrito por:
Ricardo Monetta

El agotamiento del tercer ciclo neoliberal aparece acompañado de una fuerte resistencia por parte de quienes buscan conservar sus espacios de poder, mantener sus nexos con los grandes centros financieros internacionales y garantizar la posibilidad de darle continuidad a la fuga de capitales a los paraísos fiscales.- Como siempre, la aplicación de medidas ortodoxas sugeridas por los organismos multilaterales, articuladas con prácticas de represión estatal han sido, y lo son, elementos básicos para imponer el control estratégico que hoy se ve desafiado.-

Y la posibilidad de Lula libre, significaba un peligro de interrupción a las prácticas de saqueo sistemático de una potencia como Brasil, que es el primer objetivo de dominación por parte del Dep. de Estado de EEUU.- Por eso era necesario que Lula no compitiera en las elecciones, porque las encuestas le daban como seguro ganador.-

¿Que hicieron entonces? Lula quedó en el centro de una campaña mediática, sobre todo por la cadena de O’Globo (al igual que Clarín y La Nación acá), que rápidamente se transformaron en causas judiciales.- Comenzaban las prácticas de lafware, preconizada por las embajadas de EEUU.- En algunas causas fue sobreseído para simular que se actuaba con neutralidad jurídica, pero en otra le “armaron” una causa por la supuesta compra irregular de un departamento, y un juez, émulo de Bonadío en la Argentina, Tomás Moro, que tenía una inquina personal contra Lula lo condenó a 12 años de prisión.-

Ahora bien, si un juez condena a un ex-presidente solamente por datos circunstanciales, y por su “intima convicción”, estamos frente a una falacia jurídica, como lo fue la doctrina del juez Irurzun, en la Argentina, por la cual hay 30 presos políticos en el país por el solo hecho de haber sido funcionarios del anterior período.-

La sentencia 12 años de prisión a Lula, impidió que este compita en las elecciones y le dejó el camino abierto para que el impresentable Jair Bolsonaro, neofascista, misógino, rascista y “lame botas” de Donald Trump, llegara a la presidencia. En agradecimiento por los “servicios prestados”, Bolsonaro nombró a este ambicioso juez de provincia, Ministro de Justicia nada menos.- La aceptación de Moro, tiñó mas aún la sospecha sobre su sentencia contra Lula.- En el año 2016, el Tribunal de Justicia discutió y decidió en contra el espíritu de la Ley, que podían quedar detenidos los acusados a pesar de no tener sentencia firme.-El abuso de las prisiones preventivas (Bonadío, Ercolini, Irurzún, en nuestro país) se convirtió en moneda corriente en los últimos años en América Latina.-

Todo esto bajo el paraguas, consejos, y “sugerencias” del Departamento de Justicia de EEUU.- Una verdadera vergüenza acerca de la independencia jurídica internacional.-

Siempre se usó como instrumento de persecución a dirigentes de partidos progresistas, que no fueron dóciles a las políticas de EEUU. La discusión sobre el fallo sobre Lula se trasladaba a mas de 5.000 presos políticos.- Los jueces temen que al liberar a Lula, la aplicación del Lava Jato caigan sobre sus cabezas.-

La decisión del Supremo Tribunal de Brasil de cambiar la doctrina sobre las prisiones preventivas, abrió las puertas sobre la decisión de liberar a Lula.- Y pone en crisis la operación continental de persecución ideológica en el continente.-

Mientras que el propio presidente de EEUU se debilita al ser acusado de manipular la relación diplomática con Ucrania para beneficiarse electoralmente, el promocionado país “modelo”. Chile, entró en una crisis institucional sin retorno.-

O sea que la liberación de Lula no responde a una recuperación del sentido de justicia por parte de los jueces brasileños, sino porque ha quedado al descubierto las políticas desembozadas por parte del Departamento de Estado de EE.UU, con una nueva forma de aplicar el neoliberalismo, constituida desde 1973 a través del conocido Consenso de Washington, para mantener la apertura indiscriminada de los frágiles mercados locales, para reforzar la primarización de las economías y sobre todo para beneficio prioritario

de las corporaciones transnacionales que han liderado la globalización con un saqueo indiscriminado de los gobiernos. Para que eso suceda, tienen que tener presidentes en la región, subordinados en forma lamentable a las decisiones del Imperio pero a costa de los estragos incomensurables a sus poblaciones como ya es notorio.-

Tenemos como referencia inmediata a Piñera en Chile, Duke en Colombia, Kuczinky en Perú, Lenin Moreno en Ecuador, y como la frutilla del postre a nuestro impresentable nuevo Atilas sudamericano, Mauricio Macri, dejando tierra arrasada en tan solo cuatro años como el Rey de los Hunos antes mencionado.-

El Mariscal Von Clauzewit decía: “La política, es la guerra continuada por otros medios”.

No nos olvidemos esta cita para comprender todo lo que sucede actualmente.-