APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

CORREO DE LECTORES

Fecha de emisión de correo de lector: 8 de Noviembre de 2019

BOLIVIA: Evo Morales en su laberinto

Escrito por:
Ricardo Monetta

La economía boliviana será la que mas crecerá en Sudamérica en 2019.- Ratificará un dinamismo que se mantiene desde hace 14 años, y que le ha permitido reducir la pobreza de 60% a 35% : entre 2005 y 2018 alrededor de un millón de personas pasaron a formar parte de la famosa “clase media”.

-Todas las mediciones recientes del humor de la opinión pública describen una ciudadanía satisfecha con la situación socio económica y que considera que sus hijos vivirán mejor que ellos.-

¿Por qué entonces Bolivia aparece en medio de una crisis política después de unos comicios en el que el Presidente Evo Morales habría evitado una segunda vuelta por muy escaso margen, pero obteniendo un menor apoyo desde su primera elección de 2005?

Y otra vez las pantallas nos devuelven la imagen de un país dividido entre habitantes de las regiones del Este y el Oeste, o sea una zona con mayoría indígena, y otra poblada por clases mucho mas acomodadas, igual a la de los conflictos por la polarización de 2008, con algún intento de un “golpe de estado blando”, pergeñado por los ricos terratenientes de Santa Cruz, Pando y Beni.

- Estos conflictos que se estaban dirimiendo hace una década forman parte de la actual coyuntura.-Pero son los nuevos malestares nacidos y criados en esta década de rápida transformación social, lo que explica mejor esta paradoja política.-

Algunos de los éxitos del proceso conducido por Evo Morales serían los que incubaron comportamientos, percepciones y subjetividades que influyeron para que su propuesta releccionista fuera rechazada en el referendum de 2016 y para que las elecciones de este año se hayan vuelto tan controversiales y polarizadas.

-Esta crisis surgió en la desconfianza en el proceso electoral presidencial y parlamentario en que se debía resolver si el actual presidente podía acceder a un cuarto mandato consecutivo.. En febrero de 2016 el Gobierno tuvo que apelar al Tribunal Constitucional para que finalmente esa modificación fuese admitida en 2017.

-Está claro que las fuerzas políticas opositoras rechazaron esa resolución, y desde hace dos años las movilizaciones callejeras y acciones políticas en su contra se hicieran habituales.

-En ese clima se llegó a las elecciones, donde los analistas pronosticaban que la ventaja de Evo sobre su principal opositor oscilaba alrededor de 10 puntos, que era la diferencia mínima, para ser elegido en primera vuelta.-

En la noche del 20 de Octubre esa polarización se agudizó, y el conteo preliminar del 85% de los votos mostraba que Evo vencía a Mesa por solo 7 puntos.- Sin embargo esa diferencia podía ampliarse porque el 15% restante correspondía a zonas rurales muy lejanas que respondían históricamente al oficialismo.-

En la noche del 21 de Octubre el conteo preliminar se había ampliado a algo mas de 10 puntos.

-El anuncio desató el rechazo del candidato opositor, con protestas y actos muy violentos.

-En los días posteriores el conteo oficial de las actas físicas al 99%, ratificaba el triunfo de Evo en primera vuelta con el 47,7 % de votos contra el 36,51% de su opositor Mesa.

-Sin embargo la oposición rechaza esa votación y exigías una segunda vuelta.-

La crisis está en curso y la incertidumbre se impuso nuevamente en la vida política.-

A falta de una capacidad de adivinanza sobre lo que vendrá, hay que reflexionar acerca de ciertas explicaciones estructurales de las razones de este conflicto.-

Los resultados de las elecciones en ciertos territorios nos dan algunos elementos de las nuevas configuraciones sociales y territoriales que han emergidos en estos años.-

Son estos mapas nuevos los que están alimentando, además de los errores de los actores políticos, en el comportamiento electoral.

-Se hizo evidente el mal humor de las clases medias tradicionales, beneficiadas por el gobierno y de parte de las clases emergentes que ya se “sienten”como pertenecientes a a una nueva clase social planteando exigencias superiores a las conquistas sociales conseguidas.

-Algo muy similar de lo ocurrido en nuestro país.-Cuando asciende una clase social, incorpora las matriz ideológica de la “nueva clase” copiando los comportamientos culturales.

- Ciertamente las voces mas radicales suelen ser las que mas se escuchan en los momentos de crisis, lo que lleva a la percepción de que el actual conflicto sigue enfrentando clases medias y ricas con los sectores populares, a través de Santa Cruz y La Paz, o el mundo rural boliviano con la metrópolis.

-La emergencia de un electorado mas volátil e independiente tampoco es una novedad.

- Es propio de cualquier proceso de modernización social que es lo que ha pasado en Bolivia en los últimos años sin que el oficialismo se diera cuenta de ello.

-Baste pensar que a inicios de este siglo este país era uno de los mas atrasados de Sudamérica lo que reflejaba en pobrezas y carencias estructurales de muy difícil resolución.

-El éxito de Evo Morales fue romper con esa situación y avanzar en la modernización y distribución de la riqueza con mayores oportunidades para las clases mas sumergidas.- Y hubo una “nueva” sociedad que fue emergiendo, con mas ingreso per cápita, mas consumo, y una cultura urbana mas integradora sin diferencias étnicas.

-Casi nada.- Para los sectores mas rancios se trataba de un mero “populismo”.- Igual que en nuestro país cuando se quiere degradar a cualquier gobierno progresista, con el cuño de “populista”.

-Y ahora Evo recibe el planteo de unas nuevas capas urbanas que interpelan a su gobierno para que no detenga ese ascenso social, so pena de integrarse a las castas dominantes, aunque sean plebeyos de origen.-