EL HERALDO - Edición digital
CONCORDIA, Entre Ríos   Sabado, 25 Octubre 2014 16:09 
  Carta de lectores - Edición Impresa
 
02-05-2007
PROFUNDA EMOCION VASCA

 
Eso fue lo que se vivió el pasado sábado 28 de abril, en horas de la mañana, en la Plaza Urquiza de nuestra ciudad. Allí, congregados y unidos en magnífica comunión, se encontraron descendientes de vascos, miembros de la Comisión Directiva de la Colectividad Vasca de Concordia y representantes de distintas colectividades actuantes.

El objetivo era recordar los 70 años del cruento bombardeo de Guernika.

El ingeniero Ramiro Cortina abrió este acto dando, fundamentalmente, lectura a la conceptuosa nota enviada por el Presidente Municipal don Juan Carlos Cresto y la senadora Nacional Laura Martínez Pass de Cresto saludando cálidamente a la colectividad vasca y adhiriéndose a esta conmemoración.

No estuvo presente por imperiosas razones de trabajo pero estuvo sí representado en esta ocasión por el Sr. Alfredo Francolini, secretario de Gobierno de la Municipalidad como también por la señora Teresita Miñones de García, Directora de Cultura.

Quizá la nota más colorida y especial de este evento fue la presencia del señor Javier Jáuregui, «vasco de pura cepa», que vivió y recuerda muy bien el hecho terrible de Guernika. Nació el señor Jáuregui en Tolosa, Provincia de Guipúzcua, en 1931 y llegó a la Argentina en 1949.

Vive en Curuzú Cuatiá (Corrientes). Portó él, con evidente orgullo, la hermosa bandera vasca con sus muy lindos colores blanco, rojo y verde, en esta espléndida celebración. Con puntual énfasis comentó que justamente Tolosa provincia de Guipúzcua, es punto inequívoco y sobresaliente en la fabricación de la característica boina vasca.

Mas adelante y como para dar cierre a este tocante acto vasco, el contador Juan Pedro Sauré, presidente de la Colectividad Vasca de Concordia, leyó una nota de profundo contenido que se recibió del Presidente del país vasco y cuyo texto completo es el que sigue:

Declaración «Gernika por la Paz»

El bombardeo de una población civil desborda la lógica de la guerra, pero no es extraño, porque la guerra rompe el dique que contiene todos los límites: el respeto a la dignidad humana. Por eso, es y ha sido tan frecuente que la población civil sea víctima de las acciones bélicas. No podemos rememorar el 70 aniversario del bombardeo de Gernika sin acordarnos de las víctimas de las guerras de hoy y sin reflexionar sobre como evitar las de mañana.

La mirada del mundo actual, de los ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI, es cada vez más severa con la guerra. Afortunadamente. Esto es esperanzador. Cada vez es más impopular, más costosa para quien la promueve. La guerra es mala, indeseable, inconveniente e incompatible en nuestro modo de vida. Nuestra forma de mirar y rechazar la guerra es pragmática, «la paz es mejor que la guerra» y bien intencionada «la guerra no está bien». Pero esta simple disposición no es suficiente para frenar los bombardeos de hoy y del mañana, porque la guerra se ha amparado en una sublimación ética de sí misma.
Necesitamos cambiar el viejo adagio de «Si quieres la Paz, prepara la guerra» y alumbrar uno nuevo: «Si quieres la Paz prepara la Paz». La paz necesita ademas de una perspectiva pragmática y bien intencionada, una sublimación ética de sí misma de similar fuerza a la que durante siglos sustentó la idea de la «guerra noble». Nos interesa la paz, deseamos la paz, pero además, nuestra adhesión a la paz necesita un fundamento sólido asentado en el fondo de nuestra conciencia.
Cuando han pasado 70 años del bombardeo de Gernika, la sublimación ética de la paz significa necesariamente mirar a lo concreto, comprometerse con la paz en Euskadi y en cada rincón del mundo. Aquel acontecimiento es un espejo en el que hoy se retratan los bombardeos de injusticias que lo recorren y nos permite ejercitar la empatía con las 30 guerras abiertas, todavía hoy, en nuestro planeta. Mientras exista una sola de ellas, el ser humano seguirá teniendo una asignatura pendiente porque no habrá conseguido desplegar su proyecto más trascendente, genuino y prioritario, el proyecto ético de la paz.
Gernika, a 26 de abril de 2007

De esta forma la muy activa y numerosa Colectividad Vasca de Concordia, que se apresta a celebrar en el próximo mes de octubre su veinticinco aniversario de fundación, recordó con hondura el ingrato y muy triste acontecimiento de Guernika.


 



María Rosario Echeverría - Socia de la Colectividad Vasca de Concordia

 
 
 
Utilidades
Ampliar fuente
Achicar fuente
Restaura letra
fuente
restaura
Enviar a un amigo esta noticia
Imprimir esta noticia
enviar
imprimir

Untitled Document
© EL HERALDO S.R.L. - Concordia - Entre Ríos - Argentina
Quintana 42 -Tel: (+54) 345 421 5304/1397 - E-mail: redaccion@elheraldo.com.ar
Director Periodístico: Roberto W. Caminos