APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

Por Liz Cané - 7 de Octubre de 2019 - Nota vista 578 veces

CELEBRACIÓN POR LOS 100 AÑOS DE LA ESCUELA N°18 EL ACONCAGUA “DEJANDO HUELLAS Y CONSTRUYENDO SUEÑOS”

Las palabras sinceras, que nacen del corazón, que vibran con cada renglón que se escribe, letras colmadas de recuerdos y anécdotas, de sueños y por qué no, de alguna, una pequeña travesura infantil, con letras de un discurso emotivo que dieron voz a las palabras, comenzó el acto oficial por los 100 años de la Escuela NINA N° 18 “El Aconcagua” de Estancia Grande.

Palabras expresadas por un ex alumno de esta Institución educativa. Juan José Pierini, que con felicidad y nostalgia y su voz entrecortada por la emoción, sintetizó como un poema, su paso por esa escuela, en los años de su niñez.

Quien lo precedió en el uso de la palabra fue la Sra. Directora, Andrea Bruno, quien manifestó su agradecimiento a todos los que colaboraron con esta celebración y en especial a los ex alumnos por su compromiso y cariño con la escuela, también manifestó su felicidad por la concurrencia y la participación de toda la comunidad, de las autoridades del municipio local, como así también de padres, ex alumnos, ex docentes y ex directivos.

Como representante de la Dirección Departamental de Escuelas, la Sra. Supervisora Griselda Galeano, expresó su emoción y alegría por compartir con todos los presentes los festejos por los 100 años de la Escuela N° 18 Aconcagua, además exaltó la unidad como forma de concretar proyectos, “trabajar todos justos es el camino, sin mezquindades y por fines útiles para nuestra escuela”. Destacó la organización y felicitó a las autoridades por la convocatoria lograda.

Para finalizar habló la docente Griselda Méndez, profesora con más antigüedad en esta Institución educativa y vecina de Estancia Grande, manifestando su amor por la docencia y lo que significa ser parte de la Escuela N° 18 El Aconcagua, además realzó los valores de la educación, de la formación de los niños para su futuro, agradeciendo a todos por el esfuerzo realizado, augurándole a esta casa de estudios, muchos años más de enseñanza, de preparación, de formación para que los niños tengan un futuro mejor y más inclusivo.

En esta celebración acompañó la banda del Regimiento 6 “Blandengues”, que sin dudar, entonó los acordes de feliz cumpleaños, haciendo que los presentes vibren aún más como espectadores de un tiempo que les dejó el mejor de los recuerdos.

Los ex alumnos, ex docentes y ex directivos fueron los que vivenciaron aquella tarea respetada y admirable, que es enseñar, educar, incluir, escuchar, acompañar a niños que fueron pasando por sus vidas, como hijos del corazón, a los que formaron por años, inculcando buenos modales, conocimientos, destrezas y habilidades.

Y como broche de oro la murga del Bicentenario, dirigida por José Barrios e integrada por alumnos del establecimiento, danzó con acordes tamboriles, colmando de alegría el salón, dando a los presentes un espectáculo de brillo y colorido. Acompañados por alumnos de Nivel Inicial quienes entonaron una canción como cierre de este inolvidable centenario de la Escuela NINA N° 18 El Aconcagua.

Diario El Heraldo se hizo presente en esta festividad conversando con ex docentes y ex alumnos de esta importante institución educativa del Departamento Concordia

Ana Magdalena Passarella de Roscan nos decía:

“En esta escuela fui maestra y directora. Siento una gran emoción estar presente en esta celebración, volver a esta escuela después de tantos años, es para mí, de una gran emoción, encontrarme con chicos que han sido ex alumnos y que hace muchos años que no los veía y ahora nos reencontramos y de compartir con esta comunidad. Como docente de toda mi vida, y que siento en el alma y llevo en el corazón la escuela y los chicos, volver a encontrarme, acá con esta gente maravillosa, es una hermosura que nunca voy a olvidar.

“Si Dios quiere el domingo nos volveremos a juntar para compartir del almuerzo que han organizado.

“Quiero dejarle un mensaje a los chicos, a los jóvenes y a todos los que están hoy estudiando, que continúen estudiando, pero que no se olviden de la escuela, que no se olviden de la institución que los formó, que les dio la oportunidad de crecer, de ser hombres de bien, de ser profesionales.

“La escuela necesita, como trabajaron acá, del compromiso de todos, de los alumnos, ex alumnos, de los padres, de los integrantes de la Cooperadora, de los vecinos. La escuela necesita de todos y no debemos olvidarnos la escuela.

“La Escuela N° 18 Aconcagua para mí, es realmente una escuela que llevo en el corazón, porque debuté como directora, donde me encontré con gente maravillosa, gente que sabe lo que es cuidar la escuela pública y que me hicieron sentir muy feliz. Nunca voy a olvidar mi paso por esta querida escuela”.

Osvaldo Hugo Di Lauro:

“Para mí es un momento muy emocionante, realmente, yo comencé la escuela en los años 50, que es el siglo pasado, fue mi primer escuelita, venía 5 kilómetros caminando por la ruta Nacional 14, esta escuela estaba sobre la ruta nacional, había un tránsito impresionante de vehículos que recorrían el país o iban al exterior, además había movimiento de la producción citrícola de la zona. Venir acá, a la escuela, para nosotros y encontrarnos con el grupo de amigos y de compañeros, y hoy volver a reencontrarnos es muy emocionante.

“Lamento mucho no poder encontrarme con otros que lamentablemente ya no están, pero que siempre los evocamos.

“El domingo está en mis pronósticos venir a compartir con esta gente tan linda. A nuestra edad uno hace proyectos, pero no sabe si puede cumplir.

Héctor Carlos Tugnarelli:

“El Heraldo fue mi segunda casa, años trabajando para este diario tan importante, yo era fotógrafo y mi trabajo era la foto imagen.

“También fui alumno de esta escuela, pero un poquito antes en el año 1949, vivíamos casi a medio kilómetro y veníamos y nos volvíamos a pie. Lo hermoso es poder haber venido a compartir esta celebración. Muchos no pudieron venir porque ya no están, pero es la ley de la vida. Además quiero agradecer a las autoridades de la escuela que nos invitaron para ser parte de esta fiesta.

“A los jóvenes les digo que estudien porque es lo única forma de tener un futuro mejor, lamentablemente los tiempos cambiaron, antes estudiábamos fuerte, yo traje mi libreta, en los cinco años de escuela, falté un solo día y venía a pie, no teníamos la comodidad que ahora se tiene, nosotros hicimos mucho sacrificio para venir a la escuela, pero era de una gran alegría, éramos responsables y nos gustaba estar en la escuela, aprender. Ahora está por llover y no van a la escuela. Las cosas cambiaron, pero la escuela tiene que ser siempre una prioridad para todos los chicos”.


Contenido Relacionado