APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

12 de Septiembre de 2019 - Nota vista 554 veces

Rotman propone la inclusión de la educación sexual en la Secundaria

El diputado provincial, Alberto Rotman (Cambiemos), presentó en la cámara de Diputados de Entre Ríos, un proyecto de ley por el que se incluye a la segunda semana de octubre de cada año, en el Calendario Escolar de todas las escuelas de nivel Secundario de la provincia como Semana de Educación Sexual, Integral, Transversal y Obligatoria.

La iniciativa tiene por objetivo “promover la reflexión conjunta entre los adolescentes, la comunidad educativa y la familia” y surge a partir de la no implementación de la ley 9.501 del año 2003, de Salud Sexual y Reproductiva y Educación Sexual, decisión que según el legislador fue provocada ex profeso por las distintas gestiones posteriores, y que derivó en no haber podido disminuir embarazos adolescentes, enfermedades de transmisión sexual y abortos.

Este nuevo proyecto de ley, basado en un trabajo realizado por alumnos de la escuela “Francisco Ramírez” de San Salvador, establece también que el Consejo General de Educación “elaborará las pautas a desarrollar de acuerdo a la ley Provincial 9501 y a la ley nacional de Educación Sexual Integral (ESI), garantizando la trasmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados a la Educación Sexual”.

FUNDAMENTOS. Al fundamentar su proyecto de ley, el diputado Rotman, expresó: “Los jóvenes deben conocer sus derechos sexuales y reproductivos, el derecho a tomar decisiones relativas a su salud, su cuerpo, su sexualidad y reproducción sin miedo, coerción o discriminación. Los motivos detrás de la iniciativa son varios, pero se puede sintetizar entre otras, en una preocupante problemática: el embarazo adolescente”.

Luego indicó que para la implementación de estos objetivos “se debe partir de un enfoque integral, en el que la sexualidad abarca aspectos biológicos, psicológicos, sociales, culturales, afectivos, éticos y jurídicos. Esto permite considerar la enseñanza de los contenidos escolares vinculados, y las vivencias de niños, niñas y adolescentes. Asumir la educación sexual desde una perspectiva integral demanda un trabajo dirigido a promover aprendizajes desde el punto de vista cognitivo, pero también en el plano de lo afectivo, y en las prácticas concretas vinculadas con el vivir en sociedad”.

Hizo referencia más adelante a algunas cifras que consideró preocupantes. “En la Argentina, cerca de tres mil niñas menores de 15 años fueron madres en 2015. -1 de cada 6 mujeres en la Argentina tiene su primer hijo/a antes de los 19 años -El 69% de esos embarazos no fueron planificados. -El 65,5% no utilizaron un método anticonceptivo al momento de quedar embarazadas”, detalló.

Sostuvo asimismo que en nuestro país, “cerca de 7 millones de habitantes son adolescentes. Para que se produzcan cambios sostenibles es preciso que se garantice la participación de los y las adolescentes en los temas que los involucran. Por eso, debemos buscar que su opinión sea tenida en cuenta por quienes diseñan las políticas públicas”. Recordó que la ley Nacional 25.673, promulgada en 2002, “establece la creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable -bajo la órbita del Ministerio de Salud- cuyos objetivos quedan marcados como la capacitación de educadores, trabajadores sociales y operadores comunitarios para cumplir los siguientes puntos: Alcanzar para la población el nivel más elevado de salud sexual y procreación responsable con el fin de que pueda adoptar decisiones libres de discriminación, coacciones o violencia; Disminuir la morbimortalidad materno-infantil. Prevenir embarazos no deseados. Promover la salud sexual de los adolescentes. Contribuir a la prevención y detección precoz de enfermedades de transmisión sexual, de VIH/SIDA y patologías genital y mamarias. Garantizar a toda la población el acceso a la información, orientación, métodos y prestaciones de servicios referidos a la salud sexual y procreación responsable. Potenciar la participación femenina en la toma de decisiones relativas a su salud sexual y procreación responsable”.

Rotman apuntó luego: “No obstante, los vacíos continúan y las cifras que reflejan los embarazos adolescentes, y las enfermedades de trasmisión sexual, debido a la falta de conocimiento en materia de educación sexual aumentan. Los resultados de la aplicación de la ley no han sido suficientes y, según denuncia Amnistía Internacional, el acceso a anticonceptivos de forma gratuita y en todo el país tampoco es algo que se cumpla correctamente.

El Secretario de Estado de Salud de la Nación informa a través de su portal que los anticonceptivos son gratuitos y que pueden ser conseguidos en centros de salud, hospitales y salitas. También deben ser entregados gratis en obras sociales y prepagas, así lo establece la ley.

En la provincia de Entre Ríos, el 26 de junio de 2003, hace más de 16 años, se promulga la ley 9.501 de Salud Sexual y Reproductiva y Educación Sexual. Hasta hoy, todavía, no fue implementada.

 El haber ignorado ex profeso esta ley y su no implementación trajo como consecuencia directa no haber podido disminuir el número de embarazos en adolescentes, generalmente no deseados, el aumento de las enfermedades de trasmisión sexual, como el VIH, Hepatitis B, HPV y últimamente aumento de Sífilis. Además de los abortos provocados en adolescentes, debido a embarazos no deseados, con sus consecuencias psicosocial que ello provoca en estas “mujeres niñas”, donde en muchos casos sufren complicaciones que pueden llevarlas a la muerte”. Precisó que en el ranking nacional, “la provincia de Entre Ríos se ubica en el lote de las diez provincias con mayor tasa de embarazo adolescente. Así, ocupa el 8º lugar entre las jurisdicciones que presentan las tasas más altas.

El embarazo adolescente nos muestra cierta cara de la desigualdad. Y lo tenemos como preocupación, de manera muy especial en los embarazos que pertenecen a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, porque los indicadores muestran que el 25% de los nacimientos que se producen en efectores públicos son de madres menores de 20 años.

Contenido Relacionado