APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Política

10 de Septiembre de 2019 - Nota vista 455 veces

A 43 años del asesinato de Sergio “Ruso” Karakachoff, militante de la UCR

“Un militante no es un héroe. Simplemente quiere vivir. Simplemente no se conforma con aceptar lo que otros han decidido ya con su vida, su futuro, sus módicas ambiciones y su muerte”, Dr. Sergio Karakachoff.-

Sergio Karakachoff, a quienes sus amigos y correligionarios apodaban el “Ruso”; fue un dirigente radical, abogado y periodista, asesinado por la dictadura cívico, militar y clerical el 10 de setiembre del 1976.-

Ingresó con tan solo 14 años a la UCR, fundó a fines de los ‘50 la Federación de Estudiantes Secundarios y luego, como estudiante, participó de la fundación de Franja Morada, la agrupación radical universitaria que se formó en los ‘60 con el objetivo de ganar la FUA. Acompañó la conformación del Movimiento de Renovación y Cambio, la linea partidaria con la que Raúl Alfonsín intentó disputarle la conducción del radicalismo a Ricardo Balbín.-

Como abogado representó a trabajadores y presos políticos, siendo represente legal de la CGT de los Argentinos; como periodista integró las redacciones de “El Sureño” de Bahía Blanca, Correo de la Tarde y La Calle.-

El mediodía del 9 de septiembre, El Dr. Domingo Terrugni quien era socio de Sergio, fue detenido en su domicilio platense en presencia de su esposa e hijito. Luego de revisar la casa, lo retiraron de la misma, quedando allí parte de los intervinientes. Poco después llegó allí Karakachoff, quien también fue detenido. -Previo a ello el comando se había hecho presente en la guardería donde estaban las hijas de Karakachoff, Matilde y Sofía. La directora, María Luisa Navarro, se comunicó de inmediato con la mujer del dirigente radical, Marimé Arias Noriega, quien en vano intentó advertirle a su marido sobre lo que estaba ocurriendo.-

Un vecino llamó por teléfono a la seccional octava de la Policía Provincial, donde le contestaron que tenían conocimiento que estaba realizándose un operativo por orden del batallón de Infantería de Marina de la localidad.-

El 10 de septiembre fueron hallados los cadáveres de ambos abogados, a la vera de la ruta 36, en el partido bonaerense de Magdalena, ambos estaban despedazados por las torturas y disparos de ametralladoras. Su crimen permanece impune.

Es el inexplicable odio, que todavía aún aflora, y hasta no hace mucho se manifestó en palabras de Ildarraz, un representante de la vieja oligarquía ganadera latifundista, hoy reemplazada y devenida a menos, por los usureros-financistas y dueños de las empresas eléctricas. Dichos que fueron convalidados por la Concejal Lanner y Reta de Urquiza (Bloque Cambiemos), que en un hecho inaudito no votaron la resolución que repudiaba los palabras de este anti-democrático geronte.-

Es el mismo odio, de esa casta conservadora, la cual parece tener miedo a que se produzcan procesos de igualdad, y de desarrollo económico e industrialización en el país.-

Es el miedo, lo que produce que su odio se manifieste, porque ellos permanecen en paz cuando el poder político está en sus mezquinas manos, y sin dudas que en la actualidad están debilitados.-

Esa clase ociosa, con sus tentáculos en la cultura prestada, se sabe foránea en su propia patria, y por eso mató (y mata) a sus compatriotas, por eso odia; su único objetivo es mantener su status quo a costa del hambruna y explotación de toda la población y de futuras generaciones, y en favor de la ambición de grupos minúsculos que entregan la soberanía Argentina como una simple mercancía a intereses especulativos internacionales.-

Recordar la vida de estos dos jóvenes abogados, lleva consigo no aceptar esta realidad, sino más bien revelarse contra ella porque existe y debe existir una sociedad mejor; en la que como decía “el Gringo” Tosco “para que todos juntos, trabajadores, estudiantes, hombres de todas las ideologías, de todas las religiones, con nuestras diferencias lógicas, sepamos unirnos para construir una sociedad más justa, donde el hombre no sea lobo del hombre, sino su Compañero y su Hermano.”

Juventud Peronista Concordia

Contenido Relacionado