APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Agro

La columna forestal del INTA Concordia - Por: Ing. Ftal. Ma. de los Ángeles García - 7 de Septiembre de 2019 - Nota vista 2354 veces

Plantaciones de eucalipto para reducir el CO2 atmosférico y mitigar el cambio climático

Uno de los efectos del cambio climático que más preocupa a la sociedad es el calentamiento global por aumento de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI). Los bosques y las plantaciones forestales pueden fijar carbono en la madera y en el suelo, y reducir de esa manera la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera, uno de los gases causantes del aumento de la temperatura global.

Los organismos internacionales dedicados al estudio del cambio climático consideran que conservar los bosques y aumentar la superficie forestada son medidas que pueden adoptarse para reducir de forma eficiente la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. En las conclusiones del Congreso Forestal Mundial de FAO, realizado en Buenos Aires en 2009, el ámbito científico llegó al consenso de que “las plantaciones forestales colaboran a mitigar el calentamiento global”.

En nuestro país existe un gran potencial para la forestación con diferentes especies, y particularmente en Entre Ríos hay aproximadamente un millón de hectáreas de suelos arcillosos potencialmente aptos para capturar carbono atmosférico con plantaciones de las especies y clones que mejor se adapten a las condiciones de esos suelos.


¿CUÁNTO CARBONO ALMACENAN LAS PLANTACIONES DE EUCALIPTO? 

En estudios realizados por el INTA Concordia en árboles, suelo, mantillo y restos leñosos en plantaciones de eucalipto de distintas edades y densidades, en suelos arcillosos de esta región, el carbono orgánico total del suelo presentó hasta los 50 cm de profundidad valores entre 57,9 y 163,5 toneladas por hectárea en plantaciones sin raleo, y entre 112,8 y 160,6 toneladas por hectárea en plantaciones raleadas. En plantaciones sin raleo, con densidades iniciales entre 1111 y 850 plantas por hectárea, el carbono acumulado en la biomasa total (fuste, copa y raíces gruesas hasta 1 metro) varió entre 14 y 21 toneladas por hectárea (t/ha) al año de edad y entre 67 y 92 t/ha a los 9 años. En plantaciones con raleo, con densidades finales de 700 a 500 plantas por hectárea, el carbono acumulado en la biomasa total fue de 13 a 17 t/ha a los 4 años, y de 59 a 82 t/ha a los 8 años de edad. El carbono en el mantillo y restos leñosos varió entre 0,8 t/ha y 9 t/ha en plantaciones sin raleo de 1 año y de 9 años respectivamente, mientras que en plantaciones con raleo varió entre 5 t/ha y 12 t/ha a los 4 y a los 8 años respectivamente.

CAPTURA DE CARBONO: UN SERVICIO AMBIENTAL 

Aunque las plantaciones de eucalipto forman parte del paisaje y de la economía regional desde hace varias décadas, la sociedad ha mostrado preocupación por los impactos negativos asociados a las forestaciones en esta región. Sin embargo, uno de los servicios ambientales poco conocido y valorado que brindan las plantaciones forestales en nuestra región es la captura de carbono atmosférico: por cada tonelada de madera producida capturan 1,8 toneladas de dióxido de carbono. Las plantaciones forestales se encuentran entre las herramientas propuestas por el país para cumplir el compromiso asumido de reducir para 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero en un 15%.

METAS AL 2030

Para alcanzar el compromiso asumido en 2015 y ratificado recientemente, en 2018 se lanzó la Plataforma Forestar 2030, con el objetivo de alcanzar los 2 millones de hectáreas de plantaciones forestales para el año 2030. Este ambicioso proyecto pretende ser una medida para aumentar las reservas forestales de carbono y cumplir los objetivos de reducción de emisiones y de desarrollo sustentable, y está respaldado por la reciente modificación y prórroga de la Ley de Inversiones para los Bosques cultivados. Sumado a esto, los productores forestales, con apoyo del gobierno, se proponen usar la madera proveniente de esas plantaciones en la construcción de viviendas de madera, contribuyendo a reducir el uso energético, a conservar el carbono fijado en la madera, y a solucionar de manera rápida el déficit habitacional del país. Informes garcia.mariaa@inta.gob.ar www.inta.gob.ar/concordia 

Contenido Relacionado