APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Educación

La alfabetización como derecho - 7 de Septiembre de 2019 - Nota vista 417 veces

La Educación no se imparte, se devuelve. La Educación no es un acto de generosidad sino de justicia

Por Liliana Bodoc

Este 8 de septiembre recordaremos el Día Internacional de la Alfabetización y por eso me pareció interesante comenzar con esta frase porque muestra el profundo sentido ético de lo que implica educar. Liliana Bodoc es una escritora santafecina que tanto hemos disfrutado leyendo en su obra literaria Infantil y Juvenil.

Hoy el significado de la palabra alfabetización ha ido complejizándose en otras acepciones. Pero en su sentido estricto y en una significación simple implica enseñar a leer y a escribir. Ahora, ¿qué es leer y qué es escribir en el contexto de nuestra época? ¿Qué se lee? ¿Letras, arte, música, códigos binarios, cultura…? Todo eso y mucho más y por eso mismo es que el término se complejiza.

 Por ejemplo cuando hablamos de alfabetización tecnológica, se me disparan preguntas en relación con ¿qué es la palabra escrita sino una tecnología? Si nos remontamos a la época de la Edad Antigua y más, tenemos al hombre saliendo de la época del Neolítico, volviéndose sedentario, agricultor e inventando un código lingüístico que le permitirá llevar registro del excedente de esa economía nueva que ya no es recolectar y cazar lo que se va a consumir a corto plazo sino criar animales y cosechar granos a largo plazo. Ese código lingüístico es lo que, transformado, llega a nuestros días como letras, palabras, escritura.

La escritura es un invento del hombre, o sea una tecnología. Y entenderlo de esta manera es trascendental para su enseñanza dado que nada tiene que ver con el lenguaje oral que es innato y biológico. La escritura es una tecnología como la bicicleta, como el celular y en esos términos debe ser enseñado y entendido. No dependerá de la madurez de los aprendientes porque si fuese biológico, como se ha creído hasta hace muy poco tiempo, no deberían existir los analfabetos. La escritura se les hubiese desarrollado biológicamente.

Hemos escuchado durante un largo tiempo decir a nuestras maestras “después de julio los niños y niñas maduran, hacen un clic y aprenden”. Hoy sabemos, ampliamente, porque las ciencias de la educación se han ocupado de demostrarlos con diversas investigaciones que esto no es así. A escribir se enseña como tanos otros formatos tecnológicos.

Hoy no podemos pensar en un ciudadano que no esté alfabetizado porque esto implica un acto de profunda injusticia política, ética y humana. Saber leer y escribir es un derecho humano. El acceso a la cultura letra es un derecho.

Y acá llegamos a otro punto y es que, al decir de Emilia Ferreiro “la Alfabetización no es un estado que se logra en un momento y se termina, sino que es un proceso de aprendizaje que dura toda la vida”.

Este concepto nos amplía totalmente el horizonte y nos lleva a lo que mencionaba antes sobre las implicancias de leer y escribir y qué se lee y qué se escribe. Si lo entendemos como un proceso debemos tener en claro que se debe ir complejizando y profundizando de manera tal que, a lo largo de la vida, nos permita aprender a leer el mundo en sus diferentes dimensiones: lingüísticas, artísticas, tecnológicas… Alfabetizarse también debe implicar facilitar el acceso al nivel superior de la Educación. Esto es, haber desarrollado las competencias necesarias para apropiarse, usar y recrear la palabra escrita como para estar en condiciones de llegar, permanecer y egresar de los estudios superiores como un derecho de todos y todas los y las ciudadanas de nuestro país.

El desafío de nuestro país es lograr un Estado que vele y establezca condiciones sociales y económicas para que la Educación se ejerza como derecho humano en su más amplio sentido pero, el nuestro como docentes, es proporcionar a nuestros niños, jóvenes y adultos las herramientas de lectura y escritura para que esto se efectivice.

La Profesora María Eugenia Sandri es Educadora, se ha desempeñado como docente en todos los niveles del Sistema Educativo, ha sido Directora en el Nivel Primario, Directora de Educación del Municipio, es Rectora del ISFD de Chajarí, y ha realizado su especialización docente en el campo de la Alfabetización.

Contenido Relacionado