APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Economía

Lic. En Economía Carlos F. López - 31 de Agosto de 2019 - Nota vista 498 veces

Resumen económico semanal

En las últimas dos semanas tuvimos un cambio de Ministro de Economía que llega para tratar de estabilizar y renegociar la deuda posponiendo plazos para pago de bonos, solicitar a los exportadores que liquiden divisas, como lo llaman “re-perfilamiento” dado que las metas fiscales que se pudieron cumplir hasta junio, en julio agosto, luego de la devaluación del 30 %, se hace imposible continuar por la frágil situación que estamos viviendo con mayor recesión, aceleración de inflación y los demás indicadores que siguen bajando como la bolsa, aumento del dólar, riesgo país, la tasa de interés que es cada vez menos efectiva y nadie quiere comprar bonos de deuda argentina por el alto riesgo de de-fault. Todo esto tiene el objetivo de pasar la revisión del FMI para que en el próximo mes desembolse los 5400 millones.

Fuera del sector financiero tenemos también al sector petrolero al cual el gobierno le fijo un dólar a $45,19 hasta mediado de noviembre y pide al estado que comparta las pérdidas, en esta semana el mayor comprador petrolero se paralizó por protestas dado a que están recibiendo 20% menos por barril, no nos olvidemos que el valor del petróleo está dado por el precio del barril y del dólar porque los insumos para la explotación son importados.

La exención del IVA para productos de la canasta básica solo sirvió para frenar una escalada inflacionaria inercial, esto sería que los comerciantes aumentan los precios porque no saben si van a poder reponer stock, dado a que en este momento está aumentando la brecha entre lo que paga el consumidor y lo que percibe el productor.

El objetivo de las medidas descriptas a grandes rasgos al principio es para frenar una estampida inflacionaria, lo cual nos frena los precios en los bienes básicos, pero dado los indicadores es un freno temporal para la tormenta. Los ciclos de deuda externa nos muestran que se terminan en default y reestructuración dado a que la toma de créditos no es programada con inversiones que promuevan exportaciones, pero nosotros ya hace un tiempo que estamos pidiendo deuda para pagar deuda sin generación de producción, lo cual augura grandes ajustes, devaluación e inflación o sea un sacudón social difícil de evitar. Lo positivo es que unas elecciones puede traer una renovación de expectativas lo cual apaciguaría un poco la tormenta, como también lo apaciguaría bajar el tono de la campaña electoral lograr políticas de estado, consenso, lo cual está demostrado que funciona, basta con ver que solo 15 minutos de charla telefónica entre los dos principales candidatos hace unas semanas atrás hizo bajar $5 el dólar. Mi opinión es que como ciudadano tengo la esperanza que la clase política siga esta senda del diálogo y no haga falta que un organismo desprestigiado en los países en desarrollo, como el FMI soliciten que los candidatos dialoguen.

En el ámbito internacional tememos que la onza de oro superó los 1550 dólares valor que no alcanza desde el 2013, dado a la recesión mundial que se está viendo por la guerra comercial entre EEUU- China, por la cual en los últimos días EEUU pidió a sus corporaciones que busquen otras alternativas mientras que China devaluó su moneda abaratando aún más su mano de obra, cosa que afecta en forma negativa al mercado laboral mundial, llamó a sus responsables comerciales para compensar los 500 millones de dólares que pierdo por los aranceles impuesto por EEUU, para lograrlo le responde a la potencia del norte con aranceles por 75 millones de dólares y mira a Sudamérica con buenos ojos para sustituir las importaciones agropecuarias que le hacía a EEUU.

Estas tenciones comerciales se distenderán cuando la potencia asiática logre un mayor nivel de desarrollo, pero una vez que ocurra esto tenemos a otra potencia como India volviendo a generar desequilibrios similares en todo el mundo con tenciones similares a las actuales.

Por otro lado tenemos la catástrofe del Amazonas que ya se quemó el 20%, con grandes sospechas que sería para utilización de la tierra para agronegocios.

Cabe recordar que hace algunos años, un sector de Brasil manifestó “por qué si Europa en las dos primeras revoluciones industriales acabó con toda la zona boscosa europea y ahora que ellos se quieren desarrollar no se lo permiten”, el problema es si el mundo puede aguantar dicha depredación.

Algunas consecuencias que pueden ocurrir es que estas tierras pueden servir solo para algunos años de producción y luego se desertifiquen como ocurrió con un pedazo de selva chaqueña y agraven los ciclos de sequía e inundaciones para nuestro país, no nos olvidemos que el verano del 2016 tuvimos una inundación que aplazó gran parte de las cosechas y mató ganado, luego en el 2017 tuvimos una gran sequía afectando a nuestro sector exportador directamente.


Contenido Relacionado