APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Cultura

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” Por Dr. Jorge Norberto Mario - 11 de Agosto de 2019 - Nota vista 533 veces

Pioneros del cine argentino: Eduardo Martinez de La Pera

Eduardo Martínez de la Pera fue un pionero del cine argentino, que nació en la ciudad de Buenos Aires en 1880. Sus inicios fueron en la fotografía y rápidamente llegó a ser considerado el mejor laboratorista del país. Con su gran amigo y pariente Ernesto Gunche lograron numerosos premios nacionales e internacionales; como por ejemplo Medalla de Honor en la International Panamá-Pacific Exposition en San Francisco.

Una común inquietud los lleva a filmar documentales en la provincia de Misiones sobre las Cataratas del Iguazú; y “Cataratas del Iguazú” sería el título de esa notoria serie documental.

El cine argentino daba sus primeros pasos de la mano del franco argentino Eugenio Py y del Baron belga Enrique Le page; del inquieto empresario de origen austríaco Max Glücksmann; los italianos Mario Gallo y Roberto Guidi; así como Julio Alsina, y Federico Valle entre otros; que enaltecieron con sus obras breves pero positivas, el nacimiento del cine argentino.

En 1914 “Amalia” de Enrique García Velloso, inició la era del largometraje. En este nuevo tiempo se inscribe el caudal mayor de Eduardo Martínez de la Pera y Ernesto Gunche constituidos en sociedad formal después de que su película “Nobleza Gaucha”(1915) los vinculara con Humberto Cairo otro de los impulsores de nuestro cine y cabe destacar que Ernesto Gunche, fue también uno de los precursores del cine paraguayo.

“Nobleza Gaucha” fue el primer gran suceso del cine argentino, que generó la primer explosión popular que marcó el comienzo de un cine de identidad nacional, de fuerte arraigo en el público de la época. Esto permitió que la sociedad Gunche-De la Pera invirtiera en la construcción del primer gran estudio para la realización de películas, que se inauguró en el barrio de Belgrano.

Dirigida y fotografíada por Eduardo Martinez de la Pera y Ernesto Gunche con guión y leyendas que fue ron encargadas al escritor José González Castillo quien incluyó párrafos propios y extractos del “Santos Vega” de Rafael Obligado, del “Fausto” de Estanislao del Campo y del “Martín Fierro” de José Hernández que le dieron más positividad intermedia a las imágenes.

Filmada en 1914 con un costo apenas superior a los 20.000 pesos, y con 64 minutos de duración se estrenó al año siguiente y en un breve lapso logró recaudaciones cercanas al millón de pesos, proporción que quizás nunca volvió a repetirse en la Argentina. Se convierte así en uno de los íconos del cine argentino del período mudo. Se trata por otra parte de una de las escasas 15 películas mudas, que han logrado rescatarse sobre aproximadamente de 200 realizadas. “Nobleza Gaucha” se hubiese perdido para siempre de no ser por un grupo que dirige el cineasta Fernando “Pino” Solanas.

Su éxito masivo en el país y la exportación de la película a España, sentaron las bases para una industria cinematográfica nacional, en un mundo cuya producción aparecía jaqueada por la 1ra. Guerra Mundial. Pero lo que fue la idea y el producto de Humberto Cairo, Eduardo Martínez de la Pera y Ernesto Gunche, trascendió el celuloide para incorporarse en múltiples géneros y hasta en la vida cotidiana. En efecto, desde el tango con que Francisco Canaro saludó el éxito de la película, y una marca de yerba mate que surgió de su nombre y que en la actualidad perdura y consumimos en nuestro país, han mantenido su nombre, aunque muchos posiblemente nada sepan acerca de su origen, y que por supuesto desconocían esta película. “Nobleza Gaucha” se exhibió sin cesar hasta las postrimerías del cine mudo y más aún en los primeros años del cine sonoro, siendo una veradera joyita del cine mudo argentino.

Hubo una copia sonorizada por el productor Alfredo Murúa que contenía la voz grabada en disco de la célebre actriz Orfilia Rico, una de las estrellas del filme, a la que acompañaron Arturo Mario, María Padín, Celestino Petray y Julio Scarcella. Si lo desean pueden ver “Nobleza Gaucha” por internet.

Otro gran suceso después de “Nobleza Gaucha” fue “Hasta Después de Muerta” dirigida por Ernesto Gunche y Eduardo Martinez de la Pera; realizada en 1916 con 74 minutos de duración.

El guión fue autoría de Florencio Parravicini, quien actúa junto a María Fernanda Ladrón de Guevara, Pedro Quartucci, Orfilia Rico, Argentino Gómez, Silvia Parodi y Enrique Serrano. La historia se inicia en la tumba de una joven, siendo la película un largo flashback que cuenta la historia de esa joven con un par de estudiantes de medicina, que viven en una pensión; que se cuenta de manera cómica y dramática por momentos. Se trató de una temática burguesa y ciudadana, con esos toques de comicidad alternando con el contexto melodramático que es el más profundo.

Después vendrían “En la Sierra”(1918); “La Casa de los Cuervos”(1923) y “El Fausto Criollo”(1923).

A Eduardo Martínez de la Pera se le deben los primeros ensayos nacionales de microcinematografía, en cortosmetraje sobre el cáncer o los peligros de infecciones: así realizó “Los Peligros del Cáncer” asesorado por el Dr. Angel Roffo y “Los Peligros del Mosquito” que trascendieron fronteras en la consideración científica. Este pionero del cine argentino Eduardo Martínez de la Pera falleció en Enero de 1969.

“La Mosca y sus Peligros” dirigida Eduardo Martinez de la Pera y Ernesto Gunche en 1920 con intertítulos en español. Es una película didáctica que apunta al sentido higienista de alertar sobre los peligros de la mosca que jaquea la vida humana de la época, a través de un estudio entomológico de la vida y obra de las moscas con una nítida microfotografía del insecto, ampliando cada uno de sus rasgos a niveles casi monstruosos.

Contenido Relacionado