APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Deportes

Copa América - 7 de Julio de 2019 - Nota vista 398 veces

Argentina venció a Chile en un duelo caliente y se quedó con el tercer puesto

Se impuso 2 a 1 con goles de Agüero y Dybala, mientras que Vidal de penal descontó para la Roja. Con el VAR como protagonista y con un pésimo arbitraje de Díaz de Vivar, Argentina se sobrepuso a la expulsión de Messi y terminó con una sonrisa el certamen continental.

Tras el golpe que significó la derrota frente a Brasil, la Selección argentina cerró su participación en la Copa América con una sonrisa y un buen rendimiento: le ganó por 2 a 1 a Chile en el estadio Arena Corinthians y logró subirse al podio del certamen, al obtener el tercer puesto.

Si bien no fue la pelea por el título, como en las ediciones de 2015 y 2016, Argentina tuvo su revancha frente a la Roja, su verdugo en aquellas finales.

En una buena primera etapa, en la que mostró lo mejor de su repertorio, el elenco "albiceleste" se puso en ventaja con goles de Sergio Agüero y Paulo Dybala, a los 11 y 21 minutos, respectivamente.


Cuando se jugaban 36 minutos de esa primera parte, el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar expulsó a los dos capitanes, Lionel Messi y Gary Medel, en una jugada polémica.


n esa acción, ambos se cruzaron al disputar una pelota sobre el fondo de la cancha en zona defensiva de Chile, Medel, que estuvo nervioso desde el inicio del partido, pecheó dos veces a la "Pulga" y amagó a pegarle un cabezazo, mientras que el argentino se mantuvo firme ante la provocación, sin replicarla.

Sin embargo, Díaz de Vivar decidió mostrarles la tarjeta roja a los dos.


Ya en el segundo tiempo, el conjunto trasandino logró el descuento mediante un penal ejecutado por Arturo Vidal, a los 13 minutos, pena máxima que fue cobrada por Díaz de Vivar tras consultar el VAR.

Se trató de otra acción que dejó dudas, ya que la infracción, cometida por Giovani Lo Celso sobre Charles Aránguiz pareció ser afuera del área.


El inicio mostró mejor a la Argentina, moviendo el balón con velocidad y precisión, mientras que Chile lucía nervioso, mal en el retroceso y llegando tarde en la marca.

Así fue que a los siete minutos avisó el elenco "albiceleste", con un disparo de media distancia del "Kun" Agüero, que salió cerca del palo derecho del arco defendido por Gabriel Arias.


Y en ese contexto de supremacía argentina, llegó el primer gol, a los 11 minutos.

Messi, que había recibido una falta en la mitad de la cancha, aprovechó que los futbolistas rivales protestaban al árbitro, sacó rápido desde el círculo central para Agüero, el "Kun" le ganó a su marca en velocidad, dejó atrás a Arias y definió al arco vacío para lograr el 1 a 0.

Tras quebrar el marcador, los dirigidos por Lionel Scaloni acentuaron su dominio, los jugadores chilenos siguieron nerviosos, cometiendo faltas, y la sensación en el Arena Corinthians era que estaba al caer otro gol argentino.


Este segundo tanto del conjunto celeste y blanco estuvo cerca, a los 19, con un zurdazo de Messi, bien atrapado por Arias, y finalmente se concretó poco después, a los 21, con una precisa definición de Dybala, habilitado por un certero pase de Lo Celso y ayudado por una tardía salida del arquero.

Chile sintió este nuevo golpe y atinó a salir del fondo, pero si bien durante algunos minutos manejó la pelota, lo hizo sin profundizar y sin inquietar a Franco Armani.


Jugados 30 minutos, Messi ensayó uno de sus formidables pase- gol para Dybala, la "Joya" probó de tijera y la pelota salió a centímetros de un palo. Concluida la jugada, uno de los árbitros asistentes marcó un fuera de juego inexistente del jugador de la Juventus.

Minutos después, a los 36, cuando el trámite se había hecho friccionado y en medio de un clima caliente, el árbitro expulsó a los dos capitanes, Medel y Messi, en lo que pareció ser un exagerado castigo para el crack del Barcelona.

Sin embargo, Díaz de Vivar expulsó a ambos y el VAR tampoco hizo correcciones, por lo ambos capitanes se fueron a las duchas de manera anticipada.


Sobre el cierre de la primera etapa, Erick Pulga le aplicó un planchazo a Agüero cuando disputaban el balón, el juez "guaraní" resolvió la cuestión con una tarjeta amarilla y la asistencia tecnológica tampoco se involucró para modificar su decisión.

Ya en el segundo tiempo, Argentina bajó un poco el ritmo, pero eso no le impidió seguir siendo más peligroso en los contragolpes, mientras que Chile siguió sin inquietar. .

Cuando el reloj marcaba cuatro minutos, Arias salvó su valla con ayuda de la suerte, ya que un disparo de Lo Celso que tenía destino de gol pegó en la cara del arquero y se desvió.


Cuatro minutos más tarde, Lo Celso le sacó el balón con falta a Aránguiz en la puerta del área argentina, el árbitro no cobró nada y la réplica casi termina en gol, pero Agüero se demoró en el pase a Dybala y permitió el cierre de Mauricio Isla, quien cerró y envió la pelota al córner.

Pero cuando los futbolistas argentinos se disponían a lanzar el tiro de esquina, Díaz de Vivar fue advertido por los asistentes del VAR de la infracción de Lo Celso sobre Aránguiz en la jugada previa.

El juez paraguayo vio las imágenes y consideró que la falta fue penal, pese a que las repeticiones parecían mostrar que el golpe fue afuera del área.

El "Rey Arturo" aprovechó la ocasión y descontó para Chile con un potente derechazo al medio del arco, engañando a Armani, que eligió su costado izquierdo.

El gol renovó el ánimo de la Roja, que pasó a jugar en campo rival, aunque Argentina se plantó firme en defensa y continuó siendo más peligroso en los contragolpes.

Recién a los 26 minutos, una mala salida de Agüero que dejó mal parado al fondo celeste y blanco, le permitió a Eduardo Vargas rematar con peligro, pero Armani estuvo firme y contuvo el balón sin dejar rebotes.

Con Chile empujando, se sucedieron las contras argentinas. A los 31 lo tuvo otra vez Agüero, tras una buena asistencia de Ángel Di María, pero Arias ganó en el mano a mano, mientras que tres minutos después, el "Kun", luego de otro pase de "Fideo", buscó con un zurdazo cruzado, que pasó cerca.

En los últimos minutos, Argentina se replegó demasiado, pero Chile apenas pudo inquietar con algún envío aéreo que no trajo consecuencias. (Diario 26)

Contenido Relacionado