Deportes

3 de Junio de 2019 - Nota vista 298 veces

Vittori – Santana: una polémica que deja abierta una revancha

Alguien dijo por ahí alguna vez que, el boxeo es un deporte de apreciación, pero no de cualquier apreciación, puesto que como mínimo el apreciador debe fundamentar qué supo apreciar. Por estos días nadie de los que dicen que “Perrito” Vittori perdió pudo fundamentar concretamente por qué perdió.

Las fundamentaciones son porque los de T y C Sport lo dieron ganador a Santana por seis puntos, porque lo c…..a piñas, pero pocos vieron el excelente trabajo en corta y media distancia del local. Tal vez menos espectacular que su rival que tiraba menos manos y era efectivo en la larga distancia más que nada.

  La falta de visión de un ojo (producto de un cabezazo que nadie observó parece, y fue durante el tercer round contra las cuerdas que daban a calle Santa María de Oro) hizo que Vittori se comiera manos que en otras condiciones las podía evitar. Pero nunca se guardó ningún vuelto, al contrario se prendió y también puso sus manos. Guapeó una pelea difícil por cómo estaba dado el contexto. En el segundo asalto le entró una mano abajo que podría haber hecho abandonar a más de uno, pero se fue para atrás, trabó, ligó algunas manos arriba y salió pegando en el intercambio. Su rival no se percató de esa circunstancia que podría haber sido determinante.

 Después llegó la quita de un punto por el trabajo en el trabado que dice claramente que boxeador que agarra no pega. Vittori estaba suelto y su error fue ante el break del árbitro pegar en la nuca a su rival dado vuelta.

 A partir de allí comenzó otro trabajo para el de Concordia, seguía recibiendo manos más espectaculares que efectivas a la zona alta, pero cuando lograba entrar pegaba más en proporción y con mayor calidad de Boxeo. Ese trabajo fue el que apreciaron los jurados que todos cuestionan y que coincidieron en un 96 a 93. Son de esas peleas que dejan polémica y que muchos tildan de fallo localista, pero créanme que para ser campeón hay que hacer mucho más sobre el cuadrilátero. Hasta si se quiere y para contentar a quienes lo vieron perder groseramente a Gustavo Vittori, se podría hablar de un empate, pero en el trabajo fino en el de las combinaciones, fue siempre superior al meter manos dos o tres veces más en cantidad, pero menos espectaculares que las contras que se comía por no ver.

 Repito que el Boxeo es un deporte de apreciación y nadie es el absoluto dueño de la verdad en esto. Alguna vez la palabra autorizada de Osvaldo Príncipi dijo: “Porque el boxeo es un deporte de apreciación, pero esa apreciación se aplica desde el conocimiento que tiene cada uno. Y eso habla del estilo y personalidad del periodista. Sin eso no creo que el periodista pueda llegar a tener alguna especialidad”.

 Una cosa es segura en este deporte y más allá de contestaciones que van más al agravio que al conocimiento, lo que sólo reafirma lo que exponemos, es sin dudas que el debate quedará abierto por un buen tiempo y con la clara posibilidad que Carlos Santana merece una revancha y es algo que conociendo a Gustavo Vittori se la dará en Concordia o en una ciudad neutral y ahí el panorama nuevamente será otro, porque en el Boxeo y su historia, nada está escrito y puedo asegurar que si se repasa, sobran ejemplos. JCV

Contenido Relacionado