APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

1 de Junio de 2019 - Nota vista 672 veces

Cómo almacenar los alimentos en la heladera

Una forma que tenemos de evitar contaminar los alimentos que consumimos, es conocer la mejor ubicación para los mismos en nuestra heladera. Algo que debemos tener en cuenta es que según el tipo de alimento, los vamos a ubicar en el lugar más adecuado en el refrigerador, teniendo como punto de partida los lugares más fríos y por donde circula el aire con más eficacia.

Primeramente voy a aclarar el concepto de refrigeración, este es un método de conservación de alimentos que evita que las bacterias se sigan multiplicando, ya sea sobre el alimento o en el interior de éste, pero que no mata a las bacterias como otros métodos, sino que solo detiene la proliferación de las mismas.

Para que estas bacterias dejen de multiplicar los gérmenes patógenos que transmiten enfermedades a través de los alimentos, deben conservarse a una temperatura de 10º C. Por consiguiente para almacenar alimentos perecederos, en un corto plazo, la temperatura que se recomienda varía entre 5 y 10º C.

Tips para almacenar los alimentos en la heladera:

Los líquidos los vamos a colocar cerca de los serpentines refrigerados, o sea cercanos a la parte trasera de la heladera.

Los productos cárnicos debemos alejarlos de los serpentines y de los huevos.

Aquellos alimentos que vamos a conservar por mucho tiempo en la heladera, debemos dejarlos en la parte más fría.

Alimentos que desprenden olores fuertes los debemos alejar de otros, como por ejemplo la manteca, la cual absorbe con facilidad estos olores.

Aquellos alimentos que guardamos en recipientes, ya sean de vidrio, plástico o metalizados los pondremos en la parte baja del refrigerador, ya que estos por la condensación pueden dejar caer gotas de agua sobre otros alimentos.

Los productos que se encuentran crudos y aquellos que se encuentran cocidos debemos guardarlos separadamente, para evitar todo riesgo de contaminación cruzada (proceso en el cual los alimentos entran en contacto con sustancias ajenas, nocivas para la salud del consumidor).

Y por último, los alimentos crudos debemos ubicarlos por debajo de aquellos que se encuentran ya cocinados.

Otra de las cuestiones que debemos tener en cuenta para una correcta refrigeración de los alimentos que consumimos, es verificar con frecuencia la temperatura de nuestra heladera, descongelar frecuentemente la misma y mantener paredes y bandejas limpias, durante el proceso de descongelado.

Estos consejos nos van a ayudar a organizar mejor los alimentos en nuestra heladera y poder así evitar que los mismos se contaminen con aquellas bacterias causantes de enfermedades perjudiciales para la salud de los consumidores.

Belén Benitez

Técnica en control bromatológico.

Contenido Relacionado