Cultura

29 de Mayo de 2019 - Nota vista 587 veces

Pedro Mairal en Fundación Magma: literatura y música en una velada única

El sábado 8 de junio, el exitoso novelista llega al ciclo “Concordia esquina Montevideo”, charla sobre literatura y presenta su proyecto musical, junto a Rafael Otegui.

Como un juego: así nacieron las canciones del autor de “La uruguaya” y “Una noche con Sabrina Love”, en una residencia de escritores francesa que compartía con Washington Cucurto. Hasta allá se había llevado nada más y nada menos que el ukelele de su hija pequeña, que terminó transformándose en su primer aliado sonoro.

Ahora, junto al sociólogo, periodista y escritor Rafael Otegui, se presentan en formato dúo: se conocieron gracias a un proyecto de cruce de Jorge Drexler allá por 2017.

El encuentro será el sábado 8 de junio, a las 21.30 hs, en Fundación Magma (Alberdi 119). Las anticipadas tienen un valor $250 y están a la venta en GAP (1° de Mayo 412) y El Semillero (Las Heras y Brown).

Pedro Mairal nació en Buenos Aires en 1970. Su novela “Una noche con Sabrina Love” recibió el Premio Clarín en 1998 y fue llevada al cine. Publicó además las novelas “El año del desierto” y “Salvatierra”, el volumen de cuentos “Hoy temprano” y los libros de poesía “Tigre como los pájaros” y “Consumidor final”. “La uruguaya”, novela publicada en 2016, es un éxito internacional de crítica y público. Su último libro es “Maniobras de evasión” (2017).

Respecto de su costado musical, asegura Mairal: “A los 17 años empecé a escribir letras de canciones. La parte musical quedó en el camino y como hobby. Las letras se convirtieron en poemas y cuentos. Después me animé a la novela corta. Había quedado un brote verde y hace unos tres años comencé a escribir canciones de vuelta con una formación musical mayor”.

La inspiración musical volvió al escritor de manera fortuita, a través de un ukelele que le regaló a su hija para el cumpleaños. Durante una beca de dos meses en Francia, Mairal se llevó el instrumento y recuperó “el juego de la música” ya que la pequeña guitarra de cuatro cuerdas “te baja el super yo musical porque nadie espera que toques Bach con un ukelele”.

A partir de su visita al país galo, volvió a la composición de canciones, publicó algunas de sus letras en Twitter y Rafael Otegui musicalizó varios de esos escritos.

Todo comenzó cuando Otegui tomó unas décimas de Mairal dedicadas al Guernica y las ‘‘melodizó’’. “Se la mandé por WhatsApp y allí empezó todo. Nos juntamos con Pedro y vimos que existía entre nosotros una sintonía musical. Trabajamos sobre un repertorio que Pedro ya tenía previo a eso. Después empezaron a surgir temas propios del dúo”, contó el periodista.

“Yo tiraba una línea melódica, Pedro la agarraba y devolvía una canción hecha. Es una máquina que no para. Está componiendo todo el tiempo”, reveló Otegui.

El novelista respaldó las revelaciones de su compañero musical y afirmó: “Rafa me manda una línea melódica y yo le encuentro palabras a eso. Si bien cada uno hace un poco de las dos cosas, tengo una raíz fuerte en lo letrístico y Rafa en lo musical”.

Para Otegui, la letra dentro de la música “tiene que negociar con la melodía” debido a que “la palabra está subordinada a lo melódico”.

Contenido Relacionado