APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

26 de Mayo de 2019 - Nota vista 610 veces

La sospecha diagnóstica en guardia, clave para el tratamiento de la pancreatitis aguda

Debido a la naturaleza de la patología, caracterizada por el rápido avance de los síntomas durante las primeras horas, los profesionales del área destacan la importancia de la experiencia para un correcto diagnóstico y cómo contribuye a una evolución favorable del cuadro.

La pancreatitis aguda consiste en la inflamación del páncreas que provoca un daño al tejido pancreático y que puede afectar a otros tejidos y órganos de alrededor y a distancia. En el 90 % de los casos es provocada por una litiasis en la vesícula biliar (cálculos) y en el 20% restante se manifiesta por otros motivos, como el alcoholismo, el aumento de los triglicéridos, algunos medicamentos o quistes de páncreas.

La pancreatitis aguda es una de las complicaciones más graves de la litiasis vesicular y se manifiesta con un cuadro de dolor abdominal agudo. Su evaluación inicial es muy importante dado que su presentación clínica puede simular patologías abdominales que requieren tratamiento quirúrgico temprano. Además, el adecuado diagnóstico y tratamiento temprano de la pancreatitis aguda permite una evolución favorable en la mayoría de los casos. Los Dres. Ocampo y Zandalazini a cargo de la Unidad de Páncreas de la clínica Bazterrica explican la importancia de la experiencia de la clínica en la patología pancreática. En las últimas décadas la Clínica se convirtió en un centro con alta concentración de patología pancreática (Creación de un centro de alto volumen en cirugía pancreática, Acta Gastroenterol Latinoam. 2014;44(3):233-8.), atendiendo pacientes de primera vez o derivados de instituciones de todo el país. La atención de estos pacientes está coordinada y protocolizada en todas las áreas (guardia, diagnóstico por imágenes, uti, clínica médica y cirugía) de la clínica que participan en la atención de estos pacientes.

En el 80% de los casos de pancreatitis aguda, se trata de un cuadro leve y reversible, que requiere una internación de tres a cinco días y que no deja ningún tipo de secuela. En cambio, en el 20% restante, la inflamación es severa con una internación prolongada en una unidad de cuidados intensivos y con riesgo de vida. En los pacientes con pancreatitis severa es fundamental el tratamiento rápido y específico en las primeras horas luego del diagnóstico. En esas primeras horas denominadas “horas de oro” un tratamiento focalizado en uti permite que la gravedad de la pancreatitis sea menor. Un error común en centros de poca experiencia en patología pancreática es hacer un tratamiento inadecuado en las horas de oro con el consiguiente aumento de la gravedad y riesgo de vida.

La pancreatitis severa evoluciona en dos etapas. La primera etapa denominada inflamatoria dura aproximadamente 10 días y transcurre en uti. La segunda etapa denominada de las complicaciones locales se inicia a partir del 10 día. La complicación más frecuente y grave es la infección de los tejidos necróticos secundarios a la pancreatitis aguda. Esta complicación local denominada necrosis pancreática infectada tiene múltiples formas de presentación, lo que obliga a un manejo artesanal, en donde la experiencia juega un rol fundamental. En los últimos años la introducción de los métodos min-invadimos (laparoscópicos, percutáneo d y endoscópicos) permitió mejorar significativamente la evolución de estos pacientes. Es importante destacar que en la clínica tenemos la posibilidad de utilizar todos los recursos terapéuticos posibles (endoscopia, percutáneo, laparoscopia o cirugía convencional) y adecuarlos a cada paciente. Un error común en centros de poca experiencia es utilizar un solo método en todos los pacientes lo que lleva a tratamientos inadecuados.

El primer ataque es muy difícil de prevenir, pero sí es muy importante no permitir la recurrencia de la enfermedad. Para esto, se debe tratar la causa que la desencadenó una vez que haya cedido la inflamación. Para las dos causas principales, la prevención consiste en el caso de cálculos biliares realizar una colecistectomía laparoscópica y en el caso del alcoholismo la abstención del consumo de alcohol.

Para más información sobre el diagnóstico y tratamiento de toda la patología pancreática, la Unidad de Páncreas de la Clínica cuenta con un portal de acceso gratuito (pancreas.com.ar).

Acerca de la Clínica Bazterrica

http://www.bazterrica.com.ar

Información de prensa

Burson-Marsteller

Rita Carrizo

Rita.carrizo@bcw-global.com

Contenido Relacionado