APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Salud

26 de Mayo de 2019 - Nota vista 948 veces

Día Mundial y Semana Internacional de la Tiroides

Durante el mes de mayo se celebra el «Día Mundial de la Tiroides» y la «Semana Internacional de la Tiroides». ¿Cómo surgen?

La TFI, Federación Internacional de Tiroides, durante su Reunión General en Leipzig, Alemania, en septiembre de 2007, decidieron crear un «Día Mundial de la Tiroides» para lo que eligieron la fecha del 25 de mayo, coincidiendo con la fecha de creación de la ETA ( Asociación Europea de Tiroides, creada el 25 de mayo de 1965 en Roma).

Crearon un logotipo y el primer Día Mundial del Tiroides se celebró en 2008.

En 2009, la ETA crea un logotipo especial para este evento y junto con la (Asociación Americana de Tiroides) ATA decidieron nombrarlo «Día Mundial del Tiroides», en lugar de «Día Europeo del Tiroides».

ACERCA DEL DÍA MUNDIAL TIROIDES

La Asociación Americana del Tiroides, en cooperación con las sociedades de tiroides internacionales hermanas, la Asociación Europea de tiroides, la Asociación de tiroides de Asia y Oceanía, y de la Sociedad Latinoamericana de Tiroides reconoce el 4º Día Anual Mundial de Tiroides, mayo 25, 2011.

Establecido en 2008, el Día Mundial del Tiroides destaca cinco objetivos principales de:

Aumentar la conciencia de la salud de la Tiroides

Promover la comprensión de los avances en el tratamiento de enfermedades de la glándula tiroides

Hacer hincapié en la prevalencia de enfermedades del tiroides

Se centran en la necesidad urgente de programas de educación y prevención

Ampliar el conocimiento de las nuevas modalidades de tratamiento «.

En 2008, TFI comienza trabajar sobre la creación de toda una «Semana Internacional de Tiroides» (ITAW), y decidió hacer en el mes de mayo, durante una semana, en torno al Día Mundial del Tiroides.

La primera Semana Internacional del Tiroides tuvo lugar los días del 25 al 31 de mayo de 2009.

Actualmente existe un sitio web en 7 idiomas (árabe, inglés, francés, alemán, griego, portugués, español), www.thyroidweek.com,  y cada año se publica un número especial, en el que se ofrecen folletos descargables, carteles, vídeos, etc, y todos los documentos permanecen visibles en la página web (actualizada cada año).

La glándula tiroides es una glándula con forma de mariposa que se ubica en la parte anterior e inferior del cuello, cuya función es producir hormonas (T4 y T3) teniendo una acción muy amplia sobre la mayoría de los tejidos del organismo, siendo también importante para el crecimiento y el desarrollo del sistema nervioso central. Esta glándula tiene dos lóbulos, el derecho y el izquierdo que se encuentran unidos por un istmo angosto.

Al igual que en los adultos, los niños pueden sufrir una insuficiencia tiroidea o hipotiroidismo que desacelera su metabolismo, o un hipertiroidismo cuando el cuerpo genera demasiada hormona acelerando el metabolismo. Detectarlos y tratarlos a tiempo es esencial para evitar problemas a largo plazo.

Hipertiroidismo

No es tan común como el hipotiroidismo. Los síntomas incluyen:

Pérdida de peso, aunque se alimente normalmente

Ansiedad e irritabilidad

Frecuencia cardíaca muy acelerada (a menudo más de 100 latidos por minuto)

Ojos prominentes, de mirada fija

Temblor de manos

Caída de cabello

Sensación de debilidad

Aumento de la frecuencia de las deposiciones

Crecimiento muy rápido de las uñas

Piel fina y muy lisa

Sudoración mayor a la normal

Menstruaciones anormales

Hipotiroidismo

En la Argentina, más de 2 millones de personas padecen Hipotiroidismo, es una enfermedad oculta, que si no es sospechada y tratada adecuadamente puede afectar el funcionamiento de todo el organismo.

Los siguientes síntomas forman parte del Hipotiroidismo clínico:

Cansancio, Sueño, debilidad, depresión

Intolerancia al frio

Aumento leve de peso o dificultad para su descenso

Sequedad de la piel, caída del cabello, uñas quebradizas

Constipación

Irregularidades en el ciclo menstrual y Problemas de fertilidad

Aumento de valores de colesterol y triglicéridos

Las principales causas corresponden a una enfermedad autoinmune (el sistema inmunitario deja de reconocer a la glándula como propia y la ataca), otras causas menos frecuentes incluyen: la deficiencia de iodo en ciertas áreas geográficas, ausencia de glándula desde el nacimiento o por resección quirúrgica o tratamiento con radioiodo.

¿A quiénes afecta?

El hipotiroidismo es más frecuente en mujeres. Se estima que la relación mujer/hombre es aproximadamente 10 a 1. La prevalencia aumenta con la edad, aunque puede ser diagnosticada desde edades tempranas.

Como la expectativa de vida creció, se observan un mayor padecimiento de enfermedades crónicas, entre ellas el Hipotiroidismo. En este sentido, algunas cuestiones a tener en cuenta en el tratamiento del Hipotiroidismo en adultos mayores, es evitar normalizar los valores de TSH (es la hormona que nos orienta la función Tiroidea) con medicación, como se hace con pacientes más jóvenes, ya que en pacientes mayores de los 65 años debido al riesgo de padecer una enfermedad coronaria o alteración del ritmo cardíaco (Arritmia) un tratamiento no requerido con T4 podría desencadenarlos.

Una vez diagnosticado correctamente, debe iniciarse el tratamiento del hipotiroidismo mediante el reemplazo con hormona tiroidea, (levotiroxina o T4) sustituyendo de manera adecuada el déficit funcional que sufre la glándula tiroides.

¿Cómo se detecta?

En todos los recién nacidos es obligatorio por ley descartar el hipotiroidismo a través de la extracción de sangre del talón entre el tercer y quinto día de vida.

En el adulto, el interrogatorio, el examen físico que incluye la detección de bocio y un sencillo análisis de sangre para la determinación de TSH y T4, permitirán establecer el diagnóstico.

Existen, de ser necesarios, otros estudios adicionales como análisis de anticuerpos y la ecografía.

La causa más frecuente de hipotiroidismo en casi todo el mundo es el déficit de iodo. Pero, la primera causa en zonas con suficiente yodo como Argentina, es autoinmunitaria, la denominada Tiroiditis de Hashimoto.

“Esta patología frecuente en mujeres, se caracteriza por la destrucción y muerte de las células tiroideas por anticuerpos antitiroideos y se presenta principalmente en pacientes con antecedentes familiares -susceptibilidad genética.

Nódulos tiroideos y Cáncer:

En la glándula tiroides se pueden originar distintos tipos de tumores (Nódulos) o líquidos (quistes) siendo la mayoría de estos benignos (no cancerosos), pero otros pueden llegar a ser malignos (cancerosos), la forma correcta de estudio es mediante punción con una aguja fina guiado por ecografía con el estudio citológico por el patólogo de la muestra.

Es un tipo de cáncer muy común y en aumento, hay varios tipos, siendo el más común es el carcinoma papilar tiroideo.

 En general, el pronóstico detectado en estadios iniciales es muy bueno, sobre todo en pacientes menores de 50 años y en aquellos que tienen tumores pequeños. La sobrevida a los 10 años suele ser de casi el 100% y el fallecimiento por cáncer de tiroides en cualquier momento es muy raro, incluso para los pacientes mayores de 50 o para aquellos con tumores más grandes o más agresivos, el pronóstico sigue siendo muy bueno, aunque en estos casos el riesgo de recurrencia del cáncer es mayor.

El pronóstico no es tan bueno en pacientes cuyo cáncer está más avanzado o no puede ser removido completamente con cirugía o destruido con tratamiento de yodo radiactivo. “Si bien esto es así, estos pacientes suelen vivir por mucho tiempo y sentirse bien a pesar de su enfermedad.

Como en el caso de cualquier enfermedad, los chequeos y la detección temprana son de suma importancia para obtener un mejor tratamiento y mejores resultados.

El cáncer de tiroides es más común en personas con historia de exposición de la glándula tiroides a la radiación, historia familiar de cáncer de tiroides y en personas mayores de 40 años. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes, no se conocen las causas específicas. Aunque se aclara que no se ha demostrado que la exposición a los rayos X de rutina como rayos X dentales, radiografías de tórax y mamografías actuales causen cáncer de tiroides.

El tratamiento primario de todas las formas de cáncer de tiroides es la cirugía. Luego de la cirugía, de acuerdo al informe de la anatomía patológica que describe el tamaño tumoral, la extensión del mismo y presencia o no de ganglios, se puede indicar o no tratamiento con iodo radioactivo.

Consultar en caso de presentar:

Un bulto o masa en el cuello que algunas veces crece rápidamente.

Inflamación en el cuello.

Ronquera u otros cambios en la voz que persisten.

Problemas de deglución (tragar alimento).

Dificultad para respirar.

Tos constante que no se debe a un resfriado.

Dr. Marcelo Giacobino

Esp. Endocrinología (U.B.A.)

Postgrado Universitario en Patología Tiroidea

(Htal. de Clínicas- Facultad de Medicina. U.B.A.)

Diplomatura Universitaria en Cáncer de Tiroides (U. Austral)

Contenido Relacionado