Salud

13 de Mayo de 2019 - Nota vista 1437 veces

El «beso francés», la desconocida vía de entrada de la gonorrea en la garganta

Un estudio australiano proporciona la primera evidencia de que esta podría ser una ruta importante de transmisión y, si lo confirman otros estudios, impulsar campañas de prevención e información @abc_salud

Los besos profundos, también llamados «beso francés», pueden ser, además de placenteros, una desconocida vía de transmisión de una enfermedad sexual, la gonorrea de garganta (orofaríngea) entre hombres gay y bisexuales, sugiere una investigación publicada en la revista «Sexually Transmitted Infections».

Aunque se trata de un estudio observacional, y no puede establecer la causa, referido a un único centro de salud sexual de Australia, por lo que los hallazgos pueden no ser aplicables en otros lugares, y excluyó otras prácticas sexuales que podrían haber influido en el riesgo de infección, los resultados son relevantes debido a que la transmisión de gonorrea de garganta a garganta ha sido una vía subestimada y descuidada, sugieren los autores de la investigación. «Nuestros resultados sugieren que besarse, con o sin sexo, puede ser un factor de riesgo para la gonorrea orofaríngea».

Las cepas de gonorrea resistentes a los antibióticos son cada vez más frecuentes en muchos países, lo que está generando cierta preocupación ante la posibilidad de que la infección sea cada vez más difícil de tratar.

Recientemente, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) advirtió de un aumento en un 17 por ciento en los países de la Unión Europea (UE) y del Espacio Económico Europeo (EEE) de la gonorrea, con más de 89.000 diagnósticos confirmados en 2017, es decir, más de 240 al día.

El problema es que las campañas de salud pública para frenar la propagación de la infección, especialmente entre hombres homosexuales y bisexuales, se han centrado en promover el uso del preservativo, con la idea que la mayor parte de los casos de gonorrea se transmite durante las relaciones sexuales, afirman los investigadores.

De hecho, el experto de ECDC Gianfranco Spiteri advirtió hace poco sobre «que las cifras que vemos ni siquiera muestran la verdadera magnitud de la epidemia de gonorrea en Europa. Muchas infecciones no son diagnosticadas debido a la falta de síntomas o al acceso limitado al diagnóstico o simplemente no son reportadas».

El equipo coordinado por Eric Chow, del Centro de Salud Sexual Carlton de Melbourne, pensó que además de la vía sexual, podría haber otra ruta de transmisión de esta bacteria, con besos con lengua, con o sin relaciones sexuales. Por eso recopilaron información sobre los usuarios de su centro, la mayor parte hombres gays y bisexuales.

Los 11.442 hombres fueron invitados a completar una breve encuesta sobre sus prácticas sexuales con parejas masculinas en los últimos tres meses. Las prácticas fueron categorizadas como besos sin sexo, sexo sin besos, y besos con sexo.

Con los datos de las 3.677 encuestas completadas de 3.091 hombres, se observaron los siguientes datos: la proporción de personas con gonorrea en la garganta fue de poco más del 6%; las cifras de gonorrea anorrectal y uretral fueron del 6% y el 3%, respectivamente.

Casi todos los hombres (95%) habían tenido besos con parejas sexuales; el 70 por ciento había tenido solo besos de pareja; y poco más del 38 por ciento había tenido solo parejas sexuales.

Aproximadamente uno de cada cuatro hombres (981) había tenido las tres categorías de sexo en los tres meses anteriores. Solo 52 (1,4%) habían tenido solo besos de pareja durante este tiempo.

Pero, sorprendentemente, la proporción de estos hombres que dieron positivo para gonorrea en la garganta fue mayor que para aquellos que habían tenido relaciones sexuales sin besos.

En total, los hombres habían tenido un promedio de 4 parejas que solo se besaban, 1 pareja solo con sexo y 5 parejas que se besaban con parejas sexuales.

Un mayor número de besos solos o besos con parejas sexuales se asoció con una mayor probabilidad de que la gonorrea de la garganta fuera positiva.

Sin parejas sexuales

Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, las probabilidades de que la gonorrea de la garganta fuera positiva eran un 46% más elevadas entre los hombres que habían tenido cuatro o más parejas que solo se besaban y un 81% más altas entre los que tenían cuatro o más parejas con parejas sexuales, en comparación con hombres que solo tenían una o ninguna pareja en estas categorías.

El estudio proporciona la primera evidencia empírica de que esta podría ser una ruta importante de transmisión y, si lo confirman otros estudios, «abriría opciones preventivas como el enjuague bucal antibacteriano».

Contenido Relacionado