Agro

13 de Mayo de 2019 - Nota vista 954 veces

La palmera yatay

Investigadores del Inta y del Conicet buscan conocer la distribución actual de la especie “Butia yatay”. La identificación de poblaciones con mayor variabilidad genética permitirá diseñar estrategias para su conservación.

Con herramientas de teledetección y técnicas moleculares, un equipo de investigadores del Inta Corrientes y del Instituto de Botánica del Nordeste –dependiente del Conicet y la Universidad Nacional del Nordeste– busca conocer la distribución actual de la palmera Butia yatay en Corrientes. Investigan la variabilidad y estructura genética de las poblaciones para generar información que permita aportar al diseño de estrategias de conservación.

“La palmera yatay es una especie autóctona del Litoral argentino que puede alcanzar una altura de 20 metros y vivir muchos años”, señaló Ditmar Kurtz, a cargo del grupo de Recursos Naturales del Inta Corrientes y co-director del estudio.

Distribuidos en Corrientes, Entre Ríos, el sur de Brasil y Uruguay, los palmares de B. yatay son reconocidos por su gran biodiversidad. Sin embargo, la retracción continua de la superficie de estos palmares en la Argentina es vinculada con la extracción de ejemplares adultos y con el cambio en el uso del suelo.

En la actualidad, los palmares de yatay solamente se encuentran bajo resguardo y protegidos para su conservación en los Parques Nacionales El Palmar (Entre Ríos) y Mburucuyá (Corrientes). “A pesar de las medidas adoptadas para preservarlos, la reducción y la fragmentación de su superficie, sumada a factores propios como escasa regeneración y la estructura etaria centenaria podrían generar cambios genéticos con implicaciones adversas para la viabilidad y conservación”, expresó Viviana Solís Neffa, investigadora independiente del Conicet y directora del estudio.

“Nuestro interés se centra en identificar poblaciones con mayor variabilidad genética y detectar áreas prioritarias para la conservación in situ, a escala regional”, manifestó Solís Neffa.

En este sentido, Carolina Silva, becaria del Conicet quien estudia los palmares en su tesis doctoral, señaló que “la fragmentación del paisaje tiene el potencial de influir sobre la persistencia y distribución de las especies asociadas al hábitat original y, por lo tanto, sobre la diversidad biológica local”.

Mediante el uso de herramientas de teledetección y sistemas de información geográfica (SIG), se reconocieron y digitalizaron más de 4000 polígonos, con diferente densidad de palmeras. “Estas herramientas son indispensables, tanto para describir la influencia de las condiciones ambientales actuales en la distribución de las especies, como para predecir cambios pasados o futuros en la distribución de dichas especies bajo diferentes regímenes climáticos”, dijo Silva.

“Gracias a este estudio, confirmamos que los palmares forman núcleos discontinuos, desde el centro del departamento de Goya, atravesando los departamentos de Lavalle, Bella Vista y Concepción”, indicó Kurtz y agregó: “Con esta información, se puede analizar la distribución territorial de Butia yatay, los diferentes usos de la tierra en la provincia de Corrientes y vincularlos con la estructura y variabilidad genética de las poblaciones”.

En este sentido, Solís Neffa destacó la importancia de analizar la distribución de los palmares con el uso del suelo, debido a que “pueden contribuir a la detección de riesgos de erosión de la diversidad genética de las especies, así como propuestas de diseño de estrategias de conservación y manejo efectivo de los palmares”.

Esta investigación se desarrolló en conjunto entre el Laboratorio de Citogenética y Evolución Vegetal del Instituto de Botánica del Nordeste (Ibone) y el Laboratorio de Teledetección – SIG del Grupo Recursos Naturales de la Estación Experimental Agropecuaria Corrientes del Inta.

Contenido Relacionado