APPS de El Heraldo

Servicios

Actualidad

Secciones

Interés General

13 de Mayo de 2019 - Nota vista 436 veces

Llegaron los cinco aviones franceses Súper Etendard “SUE”

Todo estaba previsto para que tomara puerto el buque carguero de bandera liberiana “Lily Auerbach”. La nave -que en sus bodegas trajo a las cinco aeronaves militares- tenía ya reservado un sitio en el muelle “Ingeniero Andoni Irazusta” de la terminal Patagonia Norte, correspondiente al complejo portuario de la localidad de “Ingeniero White.”

Un paro de gremios marítimos demoró los planes e introdujo variantes en lo que será la ceremonia de recepción oficial de estos aviones. Superado el conflicto laboral, a primera hora del viernes 10 y ya con la nave amarrada, comenzó la descarga de las cinco máquinas. De un largo de 14 metros, un ancho entre alas de 10 metros y un peso unitario de aproximadamente 6 toneladas, fueron estibadas en dos de las cuatro bodegas de la nave, habiendo sido previamente acondicionadas y envueltas al vacío.

El material recién arribado incluye 5 aviones diseñados para combate aeronaval, en su versión “Modernisé”, más varios lotes de repuestos que serán parcialmente utilizados para el reacondicionamiento de los aparatos y un simulador de vuelo de última generación para el entrenamiento de pilotos y mecánicos en este “sistema de armas” (por sistema de armas se entiende el conjunto que conforman las naves más sus elementos de artillería y control de tiro).

La llegada de las aeronaves supone el final de la primera fase de una larga negociación con el gobierno francés que tuvo varias idas y vueltas, fundamentalmente originadas en las restricciones presupuestarias existentes para terminar de afianzar la compra. El material arribado estuvo varios meses listo para ser embarcado desde una terminal portuaria francesa, a la espera del pago total.

A los 15 millones de dólares que insumió la compra, habrá ahora que sumarle otros aproximadamente 5 millones de la misma moneda para las operaciones de acondicionamiento y certificación de aptitud de vuelo por parte de la Dirección de Aeronavegabilidad Conjunta. Las tareas que en algún momento se iban a adjudicar a FAdeA (Fábrica Argentina de Aviones) quedarán finalmente en manos de los técnicos aeronáuticos de la Armada Argentina y serán realizados en la base aeronaval “Comandante Espora” próxima a la base naval “Puerto Belgrano”, el asentamiento militar más grande de la Armada Argentina.

Los Súper Etendard que se incorporan, “si bien son unidades desprogramadas de la Fuerza Aérea de Francia por su antigüedad serán repotenciados totalmente en el país, siendo que su estructura por su estado de conservación permite muchos años de funcionamiento de aquí en adelante” señalaron desde el Ministerio de Defensa. En este sentido, desde la cartera que conduce Oscar Aguad remarcan que se ha iniciado también en Francia la construcción de 3 modernas patrulleras oceánicas (OPV) para tareas de patrullado marítimo. Al igual que para el caso de los SUE, ambas operaciones se hacen con la modalidad “de estado a estado” lo que garantiza transparencia en la contratación. El atraso en el arribo de los aviones por el conflicto gremial cerró el paso a la ceremonia prevista para el pasado jueves en Ingeniero White, pero deja abierta la casi firme posibilidad de que finalmente sea el propio Mauricio Macri quien les dé la “bienvenida” a las aeronaves durante la celebración el próximo 17 de mayo del 205º aniversario de la Armada Argentina.

Contenido Relacionado