Cultura

11 de Mayo de 2019 - Nota vista 482 veces

Breve reseña de los pioneros del cine francés

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” Por Dr. Jorge Norberto Mario

Francia ha sido un país muy influyente en el desarrollo del cine como medio de entretenimiento para el mundo. Los hermanos Louis y Auguste Lumière inventaron el cine dando un giro inesperado al mundo del espectáculo. Su cinematógrafo y la proyeccion de sus vistas animadas el 28-12-1895 es considerada por los historiadores como el nacimiento oficial del cine. Durante los siguientes años, los directores de cine de todo el mundo comenzaron a experimentar con este nuevo medio. El francés Georges Méliès fue influyente ya que inventó muchas de las técnicas ahora comunes en el lenguaje cinematográfico, e hizo la primera película de ciencia ficción “Le Voyage dans la Lune” (El viaje a la Luna) en 1902 con 14 minutos de duración.

Marie Georges Jean Méliès nació en París el 8 de diciembre de 1861 y falleció en París el 21 de enero de 1938 a los 76 años. Fue un ilusionista y cineasta francés famoso por liderar muchos desarrollos técnicos y narrativos en los albores de la cinematografía. Méliès, fue un prolífico inno- vador en el uso de efectos especiales, fue uno de los primeros cineastas en utilizar exposiciones múltiples, la cámara rápida, las disoluciones de imágenes y la película en colores. Fue también pionero en el uso de guiones gráficos. Gracias a su habilidad para manipular y transformar la realidad a través de la cinematografía. Es recordado como un “mago del cine”. Intentó distribuir comercialmente “Viaje a la Luna” en Estados Unidos; pero técnicos que trabajaban para Thomas Alva Edison lograron hacer copias de la película y la piratearon distribuyéndola por todo el país.

A pesar de que fue un éxito, Méliès nunca recibió dinero alguno por su explotación.

Poco antes de la muerte de Méliès en 1938, Henri Langlois, creador de la Cinemateca francesa, recuperó y restauró parte de sus películas. Georges Méliès fue el gran creador del cine de espectáculo y fantasía, dando el paso hacia la creación de un lenguaje de ficción para el cine del que carecía el cinematógrafo tomavistas de los Lumière. Desde 1946, el premio Méliès otorga anualmente el reconocimiento a la mejor película francesa. Cabe destacar que Martín Scorcese le homenajeó en su película “La Invención de Hugo” del año 2011 que vimos en el cine Gran Odeón.

Charles Pathé nacido en Chevry-Cossigny, Sena y Marne, el 26 de diciembre de 1863 y falleció en Montecarlo (Mónaco) el 25 de diciembre de 1957, fue un importante productor cinematográfico pionero en la industrialización del cine en Francia. En sus películas aplicó una fórmula para atraer a todo tipo de espectador. Su gran eficacia se debió a las llamadas “escenas dramáticas realistas”, en las cuales aparecían los crímenes del Museo de Cera Grévin o los pasajes más violentos de “L’assommoir” de Émile Zola sobre las víctimas del alcohol. Esta tendencia al realismo sentó las bases para futuros movimientos cinematográficos, como el realismo poético francés y el neorrealismo italiano. Pathé se rodeó de personas que se hicieron cargo de la dirección de sus películas, como Ferdinand Zecca. Al igual que Georges Méliès, Zecca procedía del mundo de las variedades y el espectáculo. En 1903 Charles Pathé como productor y Ferdinand Zecca como director realizaron “Vida, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo”, pero en el año 1897 el cine francés ya se había ocupado de la pasión de Cristo con dos películas una de ellas realizada por Georges Hatot para la “Cinematográfica Lumiëre”. En 1902, Pathé adquirió las patentes de los Hnos. Lumière, y luego se dedicó a diseñar una cámara de estudio y hacer su propia película de valores. Su tecnología avanzó con equipos, nuevas instalaciones de procesamiento y una comercialización agresiva combinada con sistemas de distribución eficientes, que les permitió ganarse el mercado internacional. Desde 1901 a 1923 Charles Pathé realizó 19 películas. En 1908, Pathé inventó el noticiario que se mostró en los cines antes de la película. Las tomas mostraban el logo de Pathé que se trataba de un gallo cantando al principio de cada filme, que fue tan famoso como el posterior león de la MGM que se llamaba “Slats” y que aparece en 1924 cuando se fundó la compañía.

Léon Gaumont; nacido en París, el 10 de Mayo de 1864 y fallecido en Sainte-Maxime, en agosto de 1946; fue un inventor e industrial y uno de los pioneros de la industria del cine; al que llega a través de su profesión como vendedor de aparatos fotográficos, y este sector seguirá siendo su actividad privilegiada en el campo cinematográfico. Desde 1893 había conseguido hacerse con la patente del cronofotógrafo de Georges Demeny, ex colaborador de Jules Marey. Del perfeccionamiento de este ingenio deriva el crono Gaumont, lanzado en 1896, primero con un formato de 60 milímetros y luego adaptado al estándar dominante. Creó la sociedad francesa de producción Gaumont  en julio de 1895. Aunque con atraso con respecto a Charles Pathé, también Gaumont pasa del régimen de venta al de alquiler de películas, internándose por tanto en el sector de la distribución y exhibición. Al igual que su rival Pathé, crea un sector periodístico, “Gaumont Actualités.” 

Viaje a la Luna, veamos ahora ese portento de Georges Melié

Elenco: Victor André (Astrónomo) - Brunnet (Astrónomo) - Depierre (Astrónomo) - Farjaut (Astrónomo) - Kelm (Astrónomo) - Henri Delannoy (Capitán Nave) - Jeanne d’Alcy (Secretaria) - Bleuette Bernon (Chica en la Luna) - François Lallement (Oficial de Marina) - Jules Eugène Legris (Alcalde) y Georges Méliès interpretó al Profesor Barbenfouillis - Guión: Georges Méliès, basado en la novelas de Julio Verne y H.G.Wells – Fotografía: Théophile Michault y Lucien Tainguy – Música: 1995 Octavio Vázquez y en 2011 Jean-Benoît Dunckel y Nicolas Godin – Producción y Dirección George Meliés

En una multitudinaria y larga conferencia de astrónomos, el presidente de la reunión Profesor Barbenfouillis​ propone hacer un viaje a la Luna. Después de haber diseñado una cápsula espacial, seis valientes deciden viajar a la Luna. Son lanzados al espacio por un cañón gigante. La cápsula es expulsada hacia la bonita cara de la Luna, incrustándose en el ojo derecho. Aquí ocurre la aventura, hasta que dejando caer la cápsula desde la Luna con un selenita agarrado a ella; caen al mar de la Tierra y un barco los lleva a puerto. Luego son recibidos sanos y salvos en un emblemático desfile frente a una multitud que lidera el Alcalde y los homenajea. Uno de los selenitas aparece en medio del festejo (es el que cayó con la cápsula) y se muestra amaestrado, sometido por una cuerda en su cuello para luego mostrar una estatua donde un astrónomo pisa la cara de la Luna con el cohete incrustado en su ojo mientras se realiza un desfile.

En la musicalización realizada posteriormente se escuchan compaces de “La Marsellesa”.

Contenido Relacionado