Interés General

8 de Mayo de 2019 - Nota vista 282 veces

El Papa rinde homenaje a la «caridad radical» de Madre Teresa, en Skopje, su ciudad natal

Elogia la convivencia multirreligiosa y multiétnica de Macedonia a pesar de las dificultades.

El Santo Padre Francisco ha comenzado este martes la primera visita de un papa a Macedonia del Norte rindiendo homenaje «a una ilustre conciudadana vuestra», nacida en 1910 en Skopje «con el nombre de Anjezë Gonxha Bojaxhiu» y que «desarrolló su apostolado en la India con humildad y donación total de sí misma».

En su primer discurso, dirigido en el palacio presidencial a las autoridades del país, el Papa ha subrayado que Madre Teresa «hizo de la caridad hacia el prójimo la ley suprema de su existencia, inaugurando un modo radical de ponerse al servicio de los abandonados, los descartados y los más pobres».

El presidente Gjorge Ivanov le había dado efusivamente las gracias por la primera visita de un papa a Macedonia, pero también había lamentado en sus palabras de saludo la división política de un país «profundamente herido por las promesas incumplidas y la escasa confianza de la comunidad internacional», al cabo de dos décadas largas de bloqueo por parte de Grecia a causa del nombre de la nueva república.

El Papa, en cambio, ha preferido valorar el «ejemplo de convivencia serena» que proporciona «la composición multiétnica y multirreligiosa de vuestro pueblo», formado por «diferentes confesiones religiosas como los ortodoxos, musulmanes, católicos, judíos y protestantes, y la diversidad étnica entre macedonios, albaneses, serbios, croatas y personas de otras procedencias».

Poco después, en el moderno memorial de Madre Teresa, construido en el lugar donde estuvo la iglesia en que se bautizó y descubrió su vocación de misionera -destruida por el terremoto de 1963-, el Papa ha saludado a dos primos de la santa que todavía viven en Skopje, a las Misioneras de la Caridad y a un centenar de pobres que reciben ayuda de las hijas espirituales de Madre Teresa.

En una breve oración a la santa, Francisco le ha recordado que «aquí, en el silencio de la iglesia, escuchaste la llamada de Jesús a seguirlo como religiosa en las misiones», y ha pedido al Señor «un corazón que sepa amar a Dios, presente en cada hombre y mujer, y reconocerlo en los afligidos por el sufrimiento y la injusticia».

Los católicos de Macedonia no llegan a veinte mil, pero la mayor parte han acudido a la misa de quince mil fieles con el Papa en la plaza presidida por una gran imagen ecuestre de Alejandro Magno.

En su homilía, Francisco ha denunciado que «nos hemos acostumbrado a la desinformación, el descrédito, las etiquetas y la descalificación». En tono muy duro ha añadido que «nos hemos empachado de conexiones y hemos perdido el sabor de la fraternidad».

En nuestras sociedades, según el Papa, «hemos buscado el resultado rápido y seguro y nos vemos abrumados por la impaciencia y la ansiedad. Prisioneros de lo virtual, hemos perdido el gusto y el sabor de la realidad».

Como antídoto, Francisco ha presentado el ejemplo de Madre Teresa, que «fundamentó su vida sobre dos pilares: Jesús encarnado en la Eucaristía y Jesús encarnado en los pobres».

Por la tarde, en un encuentro con mil quinientos jóvenes de todas las religiones, el Papa les hizo ver otra faceta de su gran compatriota: «Madre Teresa soñó a lo grande y por eso también amó a lo grande. Por favor, soñad. Pero juntos, no aislados; con los demás, nunca contra los demás».

En tono confidencial, Francisco ha añadido que «en los años que tengo –y no son pocos–, ¿sabéis cuál es la mejor lección aprendida en toda mi vida? El ‘cara a cara’. Hemos entrado en la era de las conexiones, pero sabemos poco de comunicaciones. Muy conectados y poco involucrados con los demás».

El intenso programa del Papa en Skopje incluía como última cita un encuentro con sacerdotes antes de regresar a Roma al término de un viaje de dos días a Bulgaria y uno a Macedonia del Norte.

En cuatro meses, el Santo Padre ha viajado a cinco países –Panamá, Emiratos, Marruecos, Bulgaria y Rumanía– en cuatro continentes. El próximo viaje será a Rumanía del 31 de mayo al 2 de junio, y el siguiente a Mozambique, Madagascar y Mauricio a principios de septiembre.

ABC-@juanvicenteboo


Contenido Relacionado