Cultura

4 de Mayo de 2019 - Nota vista 451 veces

El cinemascope en Concordia

Colaboración de “Encuentro Cinematográfico” Por Dr. Jorge Norberto Mario

Cuando se estrena en Buenos Aires esta nueva atracción cinematográfica, la gente de Concordia comenzó a inquietarse ante el nuevo suceso de los cines, ya que por aquellos años (1950) el cine era el espectáculo más importante, y quienes viajaban a Buenos Aires y asistían a ver el nuevo sistema de proyección regresaban admirados comentando la novedad. Ello movilizó a ambos gerentes del Cine Gran Odeón y del Cine San Martín y comenzó a correrse la voz de que llegaba el cinemascope y más se entusiasmó el público cuando el Cine San Martin que era representante de la Twentieth Century Fox anunció el estreno del nuevo sistema con “El Manto Sagrado”, pero una semana antes el Cine Gran Odeón que lo era de la Metro Goldwyn Mayer y Warner Brothers; nos sorprende con el estreno de “Helena de Troya’’.

El CinemaScope ya era una realidad en nuestra ciudad, ambas salas instalaron la nueva pantalla con cierta concavidad y adaptaron el nuevo lente a los proyectores de 35 mm. La inauguración del nuevo sistema vino de parabienes para Concordia con esas dos grandes producciones, de temáticas diferentes, pero ambas de carácter épico; por lo que fue difícil definirse cuál era mejor que la otra. “Helena de Troya” fue más espectacular y mitológica; “El Manto Sagrado” fue más histórico bíblica con raíces religiosas, pero las dos fueron muy buenas películas. Ambas películas impresionaron por su grandiosidad y por la nueva dimensión de una pantalla gigantesca que ocupaba todo el ancho del escenario, y que permitía apreciar los laterales a la imagen centralizada de la proyección plana de 35mm; a lo que se sumaba el sonido estereofónico que permitía individualizar voces, sonidos y la música en variadas direcciones, y desde cualquier punto de la sala.

“HELENA DE TROYA”

“Helena de Troya” (“Helen of Troy”) es una película épica del año 1955 de 118 minutos de duración de la Warner Bros. en Warnercolor. Fue dirigida por Robert Wise, a partir de un guion de Hugh Gray y John Twist, basado en La Ilíada y la Odisea de Homero; con adaptación de Hugh Gray y N. Richard Nash. 

La música fue compuesta por Max Steiner y la fotografía estuvo a cargo de Harry Stradling.

Sus protagonistas fueron Rossana Podestá (Helena); Jacques Sernas (Paris); Stanley Baker (Aquiles); Harry Andrews (Héctor); Sir Cedric Hardwickey (Priamo); Niall Mac Ginnis (Menelao); Torin Thatcher (Ulises); Robert Douglas (Agamenon) y completan el elenco Maxwell Ree, Eduardo Ciannelli, Ronald Lewis, Nora Swinburne, Esmond Knight, Janette Scott y una joven Brigitte Bardot como Andraste, la doncella de Helena. La ciudad de Troya resulta un obstáculo para la expansión comercial de los estados griegos. Por esta razón, Príamo, el Rey de Troya, con el fin de preservar la paz, envía a su hijo, el príncipe Paris, a Micenas, a negociar con los reyes helenos. Paris navega de Troya a Esparta para asegurar un tratado de paz entre las dos poderosas ciudades-estado. Su barco se ve obligado a regresar a Troya por una tormenta, pero Paris cae por la borda en la costa de Esparta, siendo encontrado por la reina Helena en la playa, quien se enamora de Paris. Lo lleva al palacio donde se entrevista con el esposo de Helena, el rey Menelao, quien está reunido con Agamenón, Ulises, Aquiles y otros reyes griegos que debatían si ir o no a la guerra con Troya. Menelao, observa que su esposa y Paris están muy afectivos, y, fingiendo amistad, trama la muerte de Paris, que advertido por Helena huye y la lleva con él a Troya; por lo que estallará la legendaria y mitológica guerra de Troya.

La película relata la historia de la Guerra de Troya en 1100 aC aunque con algunos cambios importantes de la trama de la Ilíada.  Bajo el pretexto de ayudar a Menelao a recuperar su honor, Agamenón encuentra ahora la mejor excusa para convencer a los reyes griegos, de ir contra Troya y zarpa una gran flota que comienza el asedio de Troya, a lo largo de 10 años, donde mucha sangre se derrama en esta larga lucha, con los troyanos culpando su situación a Paris y Helena; hasta que descubren que la intención de los griegos está únicamente tras las riquezas de Troya, y no de Helena. 

Durante una de las tantas contiendas Aquiles mata a Héctor -el hermano mayor de Paris- y luego se pasea arrastrando el cadáver frente a la muralla de Troya, Paris le dispara una flecha acertando en el talón derecho de Aquiles, que cae de la cuadriga y se desnuca en una roca. El talón de Aquiles, era el único punto vulnerable del gran guerrero ya que su madre lo tomó de allí para sumergirlo en la fuente de la eternidad. El asedio culmina en la victoria griega a través de una artimaña -que fue idea de Ulises- dejando en la playa el legendario Caballo de Troya, y simulan irse zarpando la flota. Los troyanos considerándose victoriosos, ingresan el caballo a la ciudad, y durante el gran festejo la flota griega retorna y a la noche cuando todos están ebrios y dormidos, del caballo descienden soldados que permanecieron en su interior, que abaten a los guardias y abren las puertas de la ciudad, siendo invadida por las tropas griegas que provocan la gran masacre. Menelao asesina a Priamo y su esposa Hécuba, acorrala a Helena y a Paris que es apuñalado por la espalda negándosele la oportunidad de luchar armado y Helena se ve obligada a regresar con Menelao, pero ella está serena al saber que en la muerte se reunirá con Paris en el Elysium. En las escenas de las batallas se movilizaron cientos de extras y se reprodujeron las torres, arietes, catapultas, cuadrigas, el gigantesco caballo y otros elementos descriptos por Homero. La ciudad de Troya con sus elevadas murallas, se construyó con monumentales decorados exteriores que ocuparon varias hectáreas; como también imponentes interiores de la ciudad y de palacios. No faltan los excelentes trucos fotográficos, como la llegada de cientos de barcos griegos a Troya y el gran gasto en vestuario y utilería. Sir Cedric Harwicke, se lleva los laureles en su interpretación del Rey Priamo de Troya y el elenco en general tiene una sobria actuación, destacándose el trabajo del director Robert Wise, que logró un gran y muy buen espectáculo. “Helena de Troya” se estrenó en Buenos Aires el 26 de enero de 1956 simultáneamente en los Cines Ópera, Metro, Premier y Roca; y fue el primer filme en cinemascope estrenado en Concordia en el cine Gran Odeón, una semana antes del estreno de “El Manto Sagrado”, en el Cine San Martín.

“EL MANTO SAGRADO”

“El Manto Sagrado” (“The Robe”) es una película estadounidense épica-histórica del año1953 de135 minutos de duración; producida por Frank Ross para la 20th. Century Fox y dirigida por Henry Koster sobre guion de Philip Dunne, basado en la homónima novela histórica de Lloyd C. Douglas publicada en 1942 y adaptada por Gina Klaus. La fotografía fue tarea de León Shamroy y música compuesta por Alfred Newman y fueron sus intérpretes Richard Burton, Jean Simmons, Victor Mature, Michael Rennie, Richard Boone, Torin Thatcher, Jay Robinson, Jeff Morrow, Dean Jagger, Leon Askin, Jay Robinson, Betta St. John y no acreditados participaron Michael Ansara, Ford Rainey, Cameron Mitchell, Frank De Kova y John Doucette. Fue la primera película estrenada en cinemascope, aunque no fue la primera rodada con el nuevo sistema, ya que la primera fue “Cómo Casarse con un Millonario” (también producida por la Fox) pero que fue estrenada posteriormente y en la que actuaron Marilyn Monroe, Laureen Baccal y Betty Grable. “El Manto Sagrado” obtuvo 5 nominaciones al Premio Óscar en 1954, como Mejor Película, Mejor Actor por Richard Burton, Mejor Fotografía, Mejor Dirección Artística y Mejor Vestuario Color y fue galardonada con el Óscar a la Mejor Dirección Artística y al Mejor Vestuario Color y ganó el Globo de Oro 1954 a la Mejor Película.

El tribuno romano Marcellus (Richard Burton) se enemista con el futuro emperador Calígula (Jay Robinson) por la compra de un esclavo griego, llamado Demetrio (Victor Mature); además ambos son rivales por el amor de la bella Diana (Jean Simmons). Calígula, que es sobrino del emperador Tiberio (Ernest Thesiger) consigue que Marcellus sea transferido a Jerusalén, en la provincia romana de Judea, como comandante de la guarnición local. Allí recibe la misión de supervisar la crucifixión de Jesús de Nazaret, evento que cambiará para siempre su vida. Demetrio asiste a la crucifixión del Maestro predicador del Reino de los Cielos y al pie de la cruz, levanta la túnica de Cristo, que se la quita un oficial romano que está jugando dados con Marcellus y otros al pie de la cruz y Marcellus lo gana en ese juego. Al morir Jesús se desata una tremenda tormenta y todos se retiran, abandonando el manto que Demetrio se lleva, y al cruzarse con Marcellus, este se lo quita y se cubre con él, pero no lo puede resistir y se retuerce de dolor, por lo que Demetrius se lo saca y se va con un predicador dejando a su amo. Marcellus se enferma y se dice que la causa es porque tocó el manto que está maldito. Sale a buscarlo para destruirlo, pero al encontrarse con Demetrio y tras luchar contra su conciencia, se transforma en creyente cristiano, se abraza a la nueva fe y viaja evangelizando junto a Pedro y su ahora amigo Demetrio. Todos se van a Roma donde finalmente los apresa Calígula y el noble Marcellus y su prometida Diana prefieren aceptar la muerte en el circo romano frente a los leones, donde eran arrojados todos los cristianos perseguidos, que no renegaban de su nueva fe, sacrificando su vida para salvar a su amigo Demetrio. Después al año siguiente se produjo una secuela, titulada “Demetrio el Gladiador” con Víctor Mature que también vimos en el Cine San Martín. “El Manto Sagrado” -dejando de lado el espectacular cinemascope- en su aspecto dramático, es un filme que tiene grandes momentos de interés y de emoción, aunque se reciente un poco por el exceso de diálogo (hoy día muy común) que para aquella época retardaba un poco la acción. Con gran maestría Henry Koster dirigió esta historia con el nuevo sistema y en eastmancolor que presentan a una nitidez absoluta. “El Manto Sagrado” se estrenó en Buenos Aires el 9 de abril de 1954 en el Cine Broadway y en nuestra ciudad en 1956; siendo el segundo filme que estrenó el Cine San Martin, con el novedoso cinemascope y la nueva pantalla semicóncava; porque una semana antes el Cine Gran Odeón dio la gran sorpresa al estrenar “Helena de Troya” también en cinemascope. 

Contenido Relacionado