Salud

4 de Mayo de 2019 - Nota vista 500 veces

¿Qué es la diabetes?

Es una enfermedad crónica, esto quiere decir que no tiene cura, pero sÍ muy buenos resultados con un buen tratamiento y seguimiento con un equipo interdisciplinario de profesionales.

Se caracteriza por un aumento sostenido de la glucemia, que se produce cuando el páncreas no forma insulina suficiente o esta no es bien utilizada.

Algunos de los síntomas que pueden aparecer son: mucha sed, orinar más de lo habitual, cansancio, gran pérdida de peso en poco tiempo sin otra causa diagnosticada, visión borrosa.

Hay tres tipos: Diabetes tipo 1, es el 10% de los casos.

Este tipo posee anticuerpos contra el páncreas (las células del cuerpo atacan las propias células del páncreas) y el órgano deja de producir insulina, por lo que estos pacientes deben recibir insulina desde el comienzo del diagnóstico. Generalmente comienza en la niñez o en la juventud.

La diabetes tipo 2, representa el 90 % de los casos.

Las células se resisten a la acción de la insulina y el páncreas se “cansa” (libera menos insulina). Está muy relacionada con el sedentarismo y los malos hábitos alimentarios que llevan a la obesidad. En este caso, además de las costumbres de cada núcleo familiar, la herencia genética cumple un rol muy importante donde predispone al paciente a padecerla.

El tratamiento es variado para este grupo, desde hipoglucemiantes orales (pastillas) hasta insulina si es necesaria, sin dejar afuera la actividad física y la dieta.

Por último, la diabetes gestacional, como su nombre lo indica se da en las pacientes embarazadas, donde mediante la prueba de tolerancia oral a la glucosa (“la curva”) se diagnostica.

Pacientes con antecedentes familiares de diabetes, obesas, mayores a 30 años, etc, tiene mayor posibilidad de padecerla.

Su tratamiento al igual que los otros dos tipos es la actividad física y los cambios de hábitos alimentarios. En algunos casos requiere tratamiento farmacológico con insulina.

Al nacer el niño, esta patología suele revertir, aunque la madre presenta mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 en un futuro que otra persona.

Como se dijo anteriormente, ningún tratamiento es efectivo si no se cumplen los tres pilares.

Cambios de hábitos alimentarios, actividad física y el tratamiento farmacológico si es necesario.

Para esto la consulta de forma regular con un equipo que conste de Diabetólogo, Lic. Nutrición, Lic. en Psicología, Lic. en educación física es muy importante.

Dr. Luis Neira

Especialista. Medicina Interna, Diabetes y Nutrición. MP: 11800

Contenido Relacionado