Cultura

27 de Abril de 2019 - Nota vista 556 veces

Día Internacional de la Danza

El C.A.D., el Consejo Argentino de la Danza ya hace años instituyó la celebración, junto con la Unesco el 29 de abril que coincide con el día del animal.

La danza como arte, se la considera que es la primera de las artes; porque el hombre primitivo para poder subsistir debió comer, por lo tanto imitaba a los animales, con una expresión corporal de movimientos para lograr cazarlos y así poder sobrevivir. Tenemos pruebas del hombre primitivo por los dibujos rupestres de distintas cuevas, como en las de Cogull, Lérida, España y las cuevas del sur de Francia, o las de los hombres de Cromañón de 15.000 años descubiertos por los arqueólogos.

Se cree la danza fue el primer medio de comunicación, antes de la palabras. Su movimiento rítmico creativo es por imitación. Contamos con fieles testimonios de grabados de pinturas o bajorrelieves, pero están estáticos, sus figuras encontradas en Egipto, Perú, India, son evidentemente de danzarines y que siempre formaron un papel muy importante en la vida social de toda civilización del mundo.

Y ya que el tema de hoy es la danza, me parece, que mejor, que recordar su historia dentro de nuestra Concordia.

En forma muy resumida es difícil, poder aquí decir que venían compañías de óperas o zarzuelas al Teatro Beñatena, pero enseñar, a bailar no eran tiempos para esos estudios. Solo se realizaban en Bs. As., en estudios particulares, o en el Teatro Colón, que en 1922 formalmente se inició el Ballet Estable...

En Concordia que me enteré, fue la primera maestra concordiense Alcira Moreira, que después artísticamente viajó con el nombre de Alcira Alonso, por distintos países como bailarina y como coreógrafa, en Centro América, Inglaterra y Australia. Tengo de ella testimonios de artículos del diario ‘‘El Heraldo’’ y de programas que ella, realizó con sus alumnas. Se comentó en Sociales, que en 1940 la Escuela Vélez Sarsfield realizó un festival con motivo del aniversario de su fundación en el viejo Odeón y que se destacó la niña Alcira Moreira. En otra nota social, se comenta el éxito del primer recital de danzas presentado por Alcira en 1946, con sus alumnas en coreografías de diferentes autores clásicos, realizado en el cine teatro San Martín. En 1947 viajó a Paraná al Teatro 3 de Febrero, con el elenco formado por Rosa Araujo, Inés Mas, Willy García Maciel, Gustavo Mollajoli, Ana y Lía Noli, Elena Ortega, Susana Pérez, Teresa Robles, Marilita Roldán, Eulises Rousseau, Mary Soler, Eva Saldaña, Martha Tomas y Graciela Vargas, siendo la muy destacada niña Selena Ferrari. Al irse Alcira venía a la Municipalidad una profesora, Martha Casas y en 1951 empezó a enseñar la maestra Nelda Salustio de Suchkich, en el salón que pertenecía a la Municipalidad, de “Artes Visuales” con su permanente exhibición de cuadros, de su patrimonio y además se enseñaba música, con piano y violín. Es un lugar emblemático enfrente a la plaza 25 de Mayo. La fachada, de ese antiguo edificio de tres ventanales que hoy solo queda el recuerdo.

Bueno, continúo el relato en ese 1951 vine a Concordia y aprendí con dicha maestra. Luego viaje Bs. As. y me recibí de profesora y en 1954 comencé a enseñar. Por esa época enseñaba también Yolanda Fontana y posteriormente llegó la señora Aída Astrada de Acerbi y así comenzó otra historia que se comenzó a difundir y salir camadas de jóvenes, que enseñaban en diferentes lugares de ciudades de Entre Ríos, Corrientes y muchas ciudades más. Quiero destacar un alumno de la señora de Acerbi que se fue a Brasil y tuvo un gran éxito con su enseñanza: Oscar Alegre, después llamado artísticamente Alexander Sideroff. Así fue que siguieron los triunfos de distintos concordienses por el mundo, que llevaron el arte de la danza aprendido en nuestra ciudad que nos orgullece. Nombrarlos a todos sería otro tema, muy largo, lo dejamos para otro momento.

 Gracias a tantos cultores maestros y alumnos que podemos decir que Concordia, fue cuna del arte de la danza en Entre Ríos y que hoy se la pueda nombrar como capital de la Danza por la enorme actividad que tiene de adeptos a este Arte, así con mayúscula por la dimensión que ha cobrado y proliferado.

Finalizo saludando a todos los colegas y alumnos que enseñan y aprenden este arte con unas palabras de la gran Pavlova “donde no hay corazón, no hay verdaderamente Arte”. Así lo creo, que la danza es, cuerpo y espíritu porque el cuerpo es el instrumento de este arte y cuando más se estudia más se verá perfecto su danzar, pero lo etéreo y sublime solo lo da el que le infunde pasión y el sentimiento interior. San Juan Pablo II dijo: ”Bailar es como rezar tres veces porque se baila con el cuerpo y con el espíritu para alabar a Dios”. Por lo tanto: “sigan bailando para deleite de los espectadores, brindándose de corazón, con profesionalidad, desde su espíritu, de su intelecto, de la mejor manera con entusiasmo, con humildad y con entrega y pasión.

Así también pensaban los griegos, con toda su filosofía y su musa inspiradora Terpsícore, maravilla de Dios de este Arte en nuestras manos.

Teresita Miñones de García.

Contenido Relacionado