Salud

27 de Abril de 2019 - Nota vista 503 veces

Día Mundial de la Toma de Conciencia sobre el Autismo

Una vez por año el mundo se detiene para conmemorar y luchar por los derechos de las personas que se encuentran dentro del espectro autista, para romper barreras, hacer visible una realidad y concientizar. Cada 2 de abril se conmemora el “Día Mundial de Concientización sobre el Autismo”, en respuesta a la propuesta mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La ONU estableció el 2 de abril como Día Mundial de Concientización sobre el Autismo para poner de relieve la necesidad de contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas con autismo, para que puedan llevar una vida plena y gratificante como parte integrante de la sociedad, disfrutando de las mismas oportunidades y rompiendo con los mitos que se escuchan a diario sobre las personas que lo padecen.

El llamado Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición frecuente que afecta a muchos niños y niñas. En los TEA se encuentra alterado, en distintos niveles, el desarrollo de la comunicación y el lenguaje, la interacción social, y la flexibilidad de la conducta, siendo mayor la prevalencia en varones, aproximadamente cuatro de cada cinco casos.

Se trata de una condición que se manifiesta durante los tres primeros años de vida, perdurando a lo largo de todo el ciclo vital. Esta condición suele afectar la comunicación y la capacidad de interacción social de quien lo padece. Las personas afectadas suelen presentar conductas rutinarias o repetitivas, a veces llamadas conductas estereotipadas. El autismo es un espectro, lo que significa que se manifiesta por sí mismo en diferentes formas. Un diagnóstico puede escalar de leve a severo, y aunque los niños que lo tienen suelen mostrar rasgos similares, también son diferentes entre sí, cada uno presentando diversas capacidades y dificultades. Mientras que un niño puede raramente hablar y tener dificultad para aprender cómo leer y escribir, otro puede tener muchas habilidades y puede asistir a clases en una escuela convencional. Otro niño puede ser tan sensible a la sensación de la tela que todas las etiquetas deben ser cortadas antes de que use la ropa, mientras que su amigo que también tiene una condición del TEA puede no tener ningún problema sensorial.

Es necesario que la sociedad esté informada para conocer cómo interactuar mejor y tener herramientas para poder ser más inclusivos, y favorecer la integración social de las personas que presentan esta patología.

Entre las señales de alerta se encuentran que un lactante a los 6 meses no sonría cuando le sonríen, que no responda al nombre a los 10 meses, que no señale cosas que le interesan a los 12 meses, no diga ninguna palabra a los 16 meses o pierda alguna habilidad que ya había adquirido. En estos casos es fundamental consultar con el pediatra e insistir con otros profesionales si la consulta no es tenida en cuenta.

Los signos tempranos suelen ser percibidos por las madres como algo que no está bien y es fundamental tomar en cuenta estas preocupaciones. No debemos recostarnos en ciertas ideas comunes como de que se trata de un retraso dentro de lo normal, habla poco o no habla porque es varón, le entienden todo y es vago para hablar, entre otros. Porque cuanto antes se detectan las dificultades, más rápido podremos intervenir y desarrollar aquellas áreas o características que no se vienen dando dentro de lo esperable.

Casi cien años después de que las conductas asociadas al autismo pasaran a formar parte del ámbito médico, los profesionales de la salud aún no logran acordar las causas, los tratamientos y si existe o no una cura para el autismo. En medio de tanto desconcierto encontramos como constante los tres rasgos principales del autismo establecidos por Leo Kanner, psiquiatra austríaco, en 1943: la necesidad de un ambiente invariante y rutinas fijas, la soledad autista (el aislamiento con respecto a otras personas) y el déficit en la comunicación.

Vale mencionar con respecto a esto último, que existe un trastorno dentro del autismo y que se ha diferenciado muy recientemente del autismo típico, conocido como Síndrome de Asperger. El rasgo distintivo es que estos niños no presentan alteraciones del lenguaje, incluso llegando a presentar un vocabulario sorprendente porque llega a ser pedante o demasiado culto, que se nota más cuando hablan de algún tema que está muy relacionado con temas de su interés, lo mismo que su capacidad de memoria. La dificultad, sin embargo, radica en los problemas que presentan en lo referente a la socialización, a poder relacionarse con otros.

Se considera que los niños con Asperger, comparados con otras formas de autismo, cuentan con mayor probabilidad de convertirse en adultos independientes y llevar una vida sin demasiadas dificultades.

En definitiva, debemos entender que esta condición acompañará a las personas durante toda su vida, y que con las intervenciones y apoyos adecuados, podrán encontrar un lugar de inserción social educativo, laboral y familiar, siempre que estemos abiertos a comprenderlos como sujetos únicos con habilidades por desarrollar y descubrir.

Algunas películas y series

sobre la temática

Rain man: es una de las películas sobre el autismo más conocidas. Narra la historia de Charles, un joven vendedor de autos que en el funeral de su padre descubre que tiene un hermano mayor, que tiene autismo y ha heredado gran parte de la herencia.

El faro de las orcas: basada en una historia real, cuenta la historia de Lola, madre de Tristán, un niño que sufre autismo y siente una conexión especial con las orcas, lo que lleva a Lola a visitar con él las costas de la Patagonia argentina.

Mozart y la ballena: trata sobre el Síndrome de Asperger. El protagonista se llama Donald, y decide crear un grupo de personas con su misma condición para buscar apoyo. No tarda en conocer a Isabelle, de la que se enamora perdidamente.

Atypical: Una serie que nos relata la historia de Sam, un chico de 18 años, diagnosticado con autismo, quien vive con sus padres y una hermana, y comienza a interesarse por el amor. Sam está pasando por esta etapa de su vida, quiere definir su identidad y comenzar a ser un poco más independiente.

Escrito y confeccionado por el Psicólogo Gastón Fernández Montani, de la LINEA 102 “Teléfono del Niño”, de la Dirección de Políticas del Centro de Fortalecimiento Social de la Municipalidad de Concordia.

Contenido Relacionado