Salud

20 de Abril de 2019 - Nota vista 515 veces

Alimentación y actividad física

Los factores que intervienen en la salud de una persona son las características genéticas y el estilo de vida. Este último, está influenciado por la calidad nutricional y por la actividad física que se realice.

La alimentación y la actividad física son dos pilares fundamentales para llevar una vida saludable y activa, también para prevenir las distintas enfermedades crónicas no trasmisibles.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la actividad física como “todo movimiento que forma parte de la vida diaria, incluyendo el trabajo, la recreación, el ejercicio y las actividades deportivas”. La actividad física, entonces, es cualquier movimiento muscular que produce gasto de energías. El ejercicio, por su parte, es una actividad física programada y el deporte es el ejercicio que se realiza siguiendo normas y con espíritu competitivo.

Las personas que lleven a cabo una alimentación variada rica en frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, huevos, carnes, lácteos, aceites, ingieran agua y complementen esto con la realización de actividad física desarrollarán una mejor calidad y mayor esperanza de vida.

El ejercicio físico nos ayuda a liberar endorfinas, hormonas que aumentan nuestro bienestar psicológico, autoestima, control y autoconfianza. Asimismo, nos brinda diferentes beneficios fisiológicos, psicológicos y sociales, tales como:

-Reducción del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta, y diabetes.

-Ayuda al control del sobrepeso, la obesidad y el porcentaje de grasa corporal.

-Fortalecimiento de los huesos, aumentando la densidad ósea.

-Fomenta la sociabilidad.

-Contribuye para el desarrollo integral de la persona.

-Mejora la maduración del sistema nervioso motor y aumento de las destrezas motrices.

Es fundamental promover la realización de actividad física diaria en todas las edades, debido a que implica cambios positivos para el bienestar personal. La actividad física se puede implementar de distintas maneras a lo largo del día. Esta es una expresión bastante amplia que engloba distintas actividades que varían en intensidad: desde caminar, bailar, subir o bajar escaleras regularmente, andar en bicicleta, correr y hasta practicar deportes.

Se debe elegir por aquella actividad física que podamos realizar, pero también que nos guste, nos motive a realizarla, que nos libere de las tensiones. Optar entre aquellas que se pueden practicar individualmente o en grupo, por ejemplo realizar caminatas diarias, clases de zumba, ir a grupos de trote, de ciclismo, realizar Pilates, yoga, natación, entrenamiento funcional, etc.

No se debe olvidar la importancia de una adecuada hidratación de la persona que practica actividad física. Esto es fundamental tanto para el rendimiento deportivo como para poder mantener un estado de salud óptimo.

Tener presente que la actividad física es sinónimo de salud, expresa alegría, deseo de progreso, de libertad, de bienestar, de sociabilizar. Todos ellos son aspectos enriquecedores tanto personal como grupal.

Si se desea llevar a cabo una vida saludable, hay que tener en cuenta la alimentación, la actividad física y la constancia.

¡La actividad física es una forma de invertir en salud!

Yanina Gomez

Lic. en Nutrición

MP 22910

@nutricionconsciente._

Montevideo 370

Contenido Relacionado