Cultura

Por Dr. Jorge Norberto Mario - 13 de Abril de 2019 - Nota vista 399 veces

Los abuelos del cine

Joseph Nicéphore Niépce(1765-1833) ha pasado a los anales de la historia por ser el hombre que consiguió la primera fotografía, fijando imágenes mediante el método que denominó heliografía utilizando una cámara oscura.

Comenzó en 1814 experimentando con varios productos pero no conseguía imágenes permanentes, porque terminaban desvaneciéndose. Sus mejores resultados los consiguió cuando decidió untar betún de Judea sobre placas litográficas para inmortalizar sus imágenes. En 1822 logra un grabado del Papa Pío VII que se extravió y “La Mesa Puesta” que se conserva en el Museo Niepce. En 1826 logra “El punto de vista desde la ventana de Gras” que estaría considerada la 1era. fotografía. Después de estas primeras fotografías y otras muchas no conservadas. En 1829, Niépce aceptó unir sus investigaciones y progresos con un seguidor suyo Louis Jacques Mandé Daguerre (1791-1851), debido a que estaba arruinado económicamente; y será el que perfeccione el método conocido como Daguerrotipo y lo patente en Enero de 1939, ya muerto Joseph Niepce.

El gobierno francés pocos meses después declaró el invento de libre acceso quitándole los derechos a Daguerre, beneficiándole a él, al hijo de Niepce con una pensión vitalicia. Nacida la fotografía se fue perfecccionando, y se comenzó a pensar de darle movimiento. Ya habían aparecido juguetes ópticos en 1825 el Thaumatropo del Dr. Roget, donde hay dos dibujos que accionados con piolines, permitían ver un loro entran y saliendo de su jaula. En 1834 el Dr. Horner inventa el Zoótropo que permitía contemplar el movimiento de figuras continuadas dibujadas en una cinta a través de ranuras verticales. Fue muy ingenioso y pupular, visto en películas. El físico belga Joseph Plató ideó un sencillo aparato que llamó Phenaquitiscope consistente en un disco que con imágenes continuadas gira detrás de otro con ranuras verticales que se sostenía mediante un mango en la mano, y así hubo varios como el fantascopio, y el estroscopio, que jugaban con la permanencia retiniana de las imágenes dando sensación del movimiento.

Aquí tenemos la base: la fotografía como materia prima, y la permanencia retiniana como ilusión del movimiento. De su combinación nacería el cine. En su afán de conquistar el movimiento la fotografía pasa a convertirse en Cronografía primero gacias a la Revolver Astronómico de Jansen (1874) que utilizó para registrar el movimiento de los planetas; y luego el Fusíl Fotográfico de Etienne Jules Marey que apuntando a un ave volando registraba imágenes continuadas del vuelo. Eran armas cazadoras de imágenes que con el disparo de sus gatillos obtenían fotografías sucesivas lo que dio en llamarse cronofotografía.

Estos disparos ópticos, promovieron a otro abuelo del cine, en California -Estados Unidos- que se llamó Edward Muybridge experimentado fotógrafo, que por una discución ”si en determinado momento un caballo de carrera podría permanecerse apoyado en una sola pata durante su carrera” que existió entre el ex gobernador Leland Staford y unos amigos, y a causa de una apuesta de 25 mil dólares; fue contratado para comprobarlo ya que experimentaba en la cronofotografía. Muybridge instaló a lo largo de una pista de carreras en el hipódromo de Palo Alto 24 cámaras fotográficas al ras del suelo, con 24 hilos cruzando la pista que accionaban el disparador de cada cámara al cruzar el caballo corriendo registrando el paso en cada impresión.

Así obtuvo 24 fotografías, en las que no solo quedaba apo- yado en una sola pata sino que hasta quedaba suspendido en el aire. Este trabajo realizado entre 1871 y 1881 logró la descomposición fotográfica del movimiento; y ahora solo faltaba la síntesis del mismo, por lo que nos acercamos al nacimiento de las vistas animadas. Charles Emyle Reynaud, perfecciona el Zoótropo de Horner mediante el empleo de un tambor de espejos, y crea el Praxisnoscopio patentado en 1888 como Teatro Óptico, exhibiendo sus Pantomimas Luminosas, por lo que se le otorga la paternidad del dibujo animado. Pisando los años 1890, ya existía la película de celuloide gracias al fusíl de Marey, por lo que el prolífico Thomas Alva Edison inventor de la lámpara incandescente y del fonógrafo logra el Kinetoscopio, aparato que presenta en la Feria de Chicago de 1893, en el que por una ranura se introducía una moneda de 5c de dólar y a través de un visor el espectador asistía a las imágenes sucesivas de una cinta sinfín que demostraba la síntesis del movimiento; pero ese divertimento no era cine, ya que solo lo podía ver una persona, y no era como se le dio en llamar al cine un espectáculo de masas al igual que el teatro o los deportes.

Pero estamos a un pasito del nacimiento del Cine.

COLABORACIÓN de ENCUENTRO CINEMATOGRÁFICO

Contenido Relacionado