Salud

6 de Abril de 2019 - Nota vista 753 veces

La importancia de la hidratación diaria

La hidratación saludable es un hábito que se aprende en los primeros años de la vida, con la ayuda de la familia, en un medio ambiente favorable teniendo una particular importancia para la salud y la calidad de vida.

El agua es el componente más abundante del cuerpo humano (aprox. 60-80%). Es muy importante ingerirla diariamente para que nuestro organismo lleve a cabo diferentes funciones, contribuyendo a la digestión y filtrado, evitando la deshidratación de ojos, boca, previendo el estreñimiento, manteniendo hidratada la piel, formando parte del torrente sanguíneo, transportando diferentes sustancias. También contribuye con el rendimiento físico y mental. Asimismo, permiten la conservación del equilibrio hidroelectrolítico y de una temperatura corporal estable.

Durante nuestras jornadas, perdemos un gran porcentaje de agua, principalmente mediante la orina y la transpiración. El agua es la opción más saludable para mantener hidratado el organismo durante todo el día, además de aquellos alimentos que están compuestos mayoritariamente por agua, como son las frutas y verduras.

En las “Guías Alimentarias para la Población Argentina” (GAPA), se exponen 10 mensajes. Uno de ellos, habla acerca de la correcta hidratación. Allí se recomienda que a lo largo del día se ingieran 2 litros de agua (8 vasos de 250 cm3), y que se evite tener sed, ya que este es un síntoma que alerta de una leve deshidratación.

Es fundamental hacer hincapié en ingerir agua y no otras bebidas como es el caso de las gaseosas, de las aguas saborizadas con azúcar. Las principales consecuencias de la ingesta de las bebidas mencionadas son la deshidratación y caries dentales. Por otro lado, a largo plazo el consumo excesivo puede ser uno de los factores determinantes de la obesidad, Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2), hipertensión arterial, hipertrigliceridemia, además que incrementa los factores de riesgo cardiovascular y aumenta el riesgo de osteoporosis.

HidratAR I es el primer estudio poblacional llevado a cabo en Argentina en el año 2009 con una muestra representativa de 800 personas menores de 65 años de los grandes centros urbanos del país. Este estudio demostró que el consumo promedio de líquidos en la población argentina fue de 2050 ml/día y permitió definir cómo es la ‘Jarra de Líquidos’ que ingieren los argentinos. Mostró que la mitad corresponde a bebidas con sabor e infusiones azucaradas, un 29% a bebidas con sabor e infusiones sin azúcar y un 21% a agua pura. 

Estrategias útiles para asegurar una correcta hidratación:

Generar el hábito de ingesta. Por ejemplo, tomar un vaso de agua al levantarnos, acompañando las comidas, antes, durante y después de realizar actividades físicas, etc.

Llevar siempre una botella de agua en la cartera o en la mochila.

Agregar sabor al agua: colocándole gajos de limón, naranja, pepino, menta, jengibre y déjala en la heladera unas horas.

Preferir consumir frutas frescas en el día, verduras en almuerzo y en cenas.

Optar por infusiones frías como tereré, jugos bajos en calorías, té frío.

Para conocer nuestro nivel de hidratación se puede observar la evolución del color de orina. El color transparente indica que la hidratación es correcta.



Contenido Relacionado