Opinión

En homenaje al Dr. Bernardo Houssay - 4 de Abril de 2019 - Nota vista 704 veces

Día del Investigador Científico: 10 de Abril

La Antártida es un territorio de Paz, Ciencia y Preservación del medio ambiente, sus actividades por intermedio de sus Bases, que son Estaciones Científicas al igual que todo el accionar que allí se realiza está destinado a la ciencia y la función que tienen las Fuerzas Armadas en el lugar, no es de carácter militar, sino que son un apoyo logístico y operativo a los científicos, que el próximo 10 de abril conmemoran su día.

Esta celebración se instituyó en homenaje al natalicio del Dr. Bernardo HOUSSAY el 10 de abril de 1971, quien fuera primer Premio Nobel de Medicina y Fisiología (1947) de América Latina y el primer Presidente y fundador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET).

Cabe destacar que su eminente trayectoria marcó el desarrollo de la ciencia en nuestro país.

El Dr. HOUSSAY en el año 1947, recibió el Premio Nobel en Ciencias por descubrir que la anterohipófisis regulaba no sólo el crecimiento sino también el metabolismo de los hidratos de carbono.

Como él, hubo y hay muchos, generalmente anónimos. Pero que trabajan, se esfuerzan, y luchan por el desarrollo de mejores condiciones de vida para la humanidad.

Sus pasiones fueron el laboratorio y la cátedra, los dos encarados como formas de aprender y enseñar.

Nació el 10 de abril de 1887, en un hogar de franceses radicados en el barrio de Almagro.

A los cinco años rindió examen para ingresar a la escuela primaria y lo admitieron en tercer grado.

Hizo el secundario en un colegio privado incorporado al Nacional Central; tuvo que lograr una autorización especial para rendir sus exámenes con sólo 8 años.

Obtuvo el título de bachiller a los 13 y el de farmacéutico a los 17. Fue profesor a los 21 y médico a los 23. Hasta el día de su muerte –27 de septiembre de 1971– mantuvo el mismo espíritu animoso para aprender y enseñar.

Esa tenacidad lo convirtió en un líder universitario y en la investigación científica.

En ningún momento lo abandonó su fe en las posibilidades del desarrollo científico argentino, formando discípulos y trabajando con los medios que las circunstancias ponían a su alcance.

En 1919 fue designado profesor de Fisiología en la Facultad de Medicina de Buenos Aires y fue exonerado de su cátedra en septiembre de 1946, pero continuó investigando en el Instituto de Biología Experimental que él mismo creó con apoyo privado.

En 1945 se publicó el tratado de fisiología humana bajo su coordinación, que es conocido como “la Fisiología de Houssay” y que fue traducido al inglés, francés, japonés, portugués, griego, italiano y otros idiomas.

La obra marca un hito en los estudios médicos y permitió, decir que “puso a la Argentina en el mapa de la fisiología mundial”.

Fuente: Ministerio de Educación de la Nación

Contenido Relacionado