Opinión

Columna de opinión - 3 de Abril de 2019 - Nota vista 475 veces

El puerto de Concepción del Uruguay y la hidrovía como palancas de desarrollo

Por José Antonio Artusi Diputado provincial

El dragado del río Uruguay dispuesto por el gobierno nacional comienza a dar frutos. Pero es mucho lo que falta.

 La incipiente reactivación del puerto de Concepción del Uruguay debe ser el primer paso para lograr una verdadera hidrovía que actúe como un factor estratégico del desarrollo local y regional.

El transporte fluvial tiene ventajas económicas, sociales y ambientales que debemos aprovechar adecuadamente. Reduce costos de transporte y mejora la competitividad de muchas economías regionales, promueve la generación de empleos, y es el menos contaminante y más seguro.

Al dragado y señalización hay que complementarlo con mejoras en la infraestructura portuaria, integración con modos ferroviario y carretero, promoción de exportaciones con más valor agregado y vinculación con nuevos puertos barcaceros aguas arriba de Concepción del Uruguay.

En el largo plazo habrá que pensar en terminar Salto Grande, una obra inconclusa que no respeta el sabio orden de prioridades de 1946 que incluía la navegación.

Hace falta construir las esclusas y el canal de navegación para extender la vía navegable aguas arriba de la represa. Hemos defendido siempre la prioridad que había que otorgarle al puerto de Concepción del Uruguay y al dragado y tras casi dos décadas de inacción el gobierno nacional ha dado respuestas concretas.

Es imperioso que no volvamos atrás y sigamos en este camino de crecimiento.


Contenido Relacionado