Salud

29 de Marzo de 2019 - Nota vista 1132 veces

Piden asistencia del Estado o de algún privado para lograr un centro de rehabilitación contra la drogadicción

Julio César Santa Coloma es presidente de la Fundación El Edén, “Soy socio fundador y además refundé la Asociación Civil del Prado, que es un Centro de Diagnóstico y Tratamiento de las Adicciones”, explicó en EL HERALDO.

“En realidad somos una Asociación y una Fundación que tenemos un programa -destacó- con un programa terapéutico que se desarrolla dentro de cada una de ellas. Por parte de la Fundación El Edén es una entidad especializada en drogadependencia con tratamientos ambulatorios y próximamente -destacó- vamos a contar con una casa residencial de alto nivel de apoyo. Todo esto funciona en la ciudad de Concepción del Uruguay -resaltó-, pero es idea de este grupo de trabajo, poder implementarlo en la ciudad de Concordia y el porqué de esta iniciativa es porque dentro de las estadísticas que manejamos, tanto desde la Fundación como de la Asociación, es que hay un porcentaje alto de chicos de Concordia, generalmente de bajos recursos, los que concurren para pedir ayuda en dichas instituciones. Para poder implementarlo en Concordia -expresó Santa Coloma- vamos a necesitar de todos, del Estado y de los privados para poder llevarlo adelante. Vamos a necesitar un lugar específico -explicó- y el resto lo ponemos nosotros, porque desde nuestro grupo de trabajo tenemos gente que brinda capacitación para quienes vayan a trabajar aquí. Ese grupo de capacitación es altamente capacitado y reconocido -destacó- porque lo que seguramente contaremos con gente preparada para llevar adelante este proyecto que ojalá se pueda desarrollar en Concordia.

 “Nosotros no tenemos signo político, ni religioso y en nuestras instituciones ni siquiera se puede hablar sobre fútbol para que no haya ningún tipo de conflicto -destacó Santa Coloma en EL HERALDO- todo eso lo implementamos para poder realizar un trabajo en armonía que nos da resultado y podemos contribuir en la ayuda de muchos chicos”.

 Al hablar sobre la problemática de la drogadicción en Concordia expresó: “Me informan mis asistentes en cuanto a las estadísticas que Concordia hoy tiene una problemática muy grande con la droga y que está afectando a muchos chicos de altos y bajos recursos, pero son precisamente estos últimos los más vulnerables y los que no tienen un lugar donde asistirse; porque muchos se dan cuenta del problema por el que pasan y piden ayuda”, remarcó el presidente de la Fundación Edén.

 “Sabemos que en la ciudad está ingresando una droga que es muy peligrosa denominada ‘cascarilla’. Esta droga -señaló- es muy consumida en Gualeguaychú, pero ya llegó a Concordia y de acuerdo a información que manejamos está muy fuerte en la zona sur y se está expandiendo. La cascarilla -explicó- es una derivación de la cocaína de muy baja calidad que se fuma.

 “Nosotros tenemos como mayor propósito beneficiar a la mayor cantidad de chicos posibles afectados por el consumo de droga de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Para aquellos que no tienen cobertura social, aquellos que no tienen respuesta desde Zárate hasta Misiones, en realidad -reflexionó- una respuesta desde una casa residencial, porque por ahí reciben una ayuda superficial, pero no hay lugares de tratamientos y un programa que se desarrolle -dijo- y la idea nuestra surgió en base a algunos padres y personas muy interesadas en el programa nuestro y de ver la posibilidad de que el programa terapéutico nuestro pueda ser instalado en la ciudad, porque estamos sabiendo que no hay un lugar donde los chicos sean tratados y asistidos. Una cosa es contener -explicó- y la otra es asistencia y tratamiento, que es lo que nosotros ofrecemos”, destacó Santa Coloma.

 “Necesitamos el primer pasito, si lo hace el Estado o algún privado con un lugar específico que es previamente verificado por los controles de nivel nacional, pero me gustaría aclarar -dijo finalmente- que la comunidad terapéutica, junto con la fundación o la asociación se sostiene sola. No es que se le va a pedir al estado un subsidio para el pago, esto se sostiene solito y surge a través del pedido de muchas familias de poder instalarlo acá. La idea es empezar a charlar, de ver qué posibilidades hay y nosotros a simple vista si nos ceden un lugar a simple vista ya sabemos si puede ser habilitable o no”, remarcó finalmente.


Contenido Relacionado