Salud

26 de Marzo de 2019 - Nota vista 584 veces

La píldora anticonceptiva masculina, en la ‘‘parrilla de salida’’

Los resultados muestran que la anticoncepción masculina hormonal, es segura y reversible y podría estar disponible en aproximadamente 10 años.

La píldora anticonceptiva masculina está, cada vez, más cerca. Durante la reunión ENDO 2019, la reunión anual de la Sociedad de Endocrinología de EE.UU., se han presentado los resultados del estudio de la fase 1 -seguridad y tolerabilidad- de una nueva píldora anticonceptiva masculina: los voluntarios, varones sanos, la usaron diariamente durante un mes y produjo respuestas hormonales compatibles a una anticoncepción efectiva, según investigadores de dos instituciones que probaron el medicamento.

El anticonceptivo oral masculino experimental se llama dodecilcarbonato de 11-beta-metil-19-nortestosterona, o 11-beta-MNTDC. Es una testosterona modificada que tiene las acciones combinadas de una hormona masculina (andrógeno) y una progesterona, explicó la investigadora principal del estudio, Christina Wang, Directora Asociada del Instituto de Ciencia Clínica y Traslacional del Instituto de Investigación Biomédica de Los Ángeles (BioMed), en California (EE.UU.).

«Nuestros resultados sugieren que esta píldora, que combina dos actividades hormonales en una, disminuirá la producción de esperma al tiempo que preserva la libido», dijo Wang.

El estudio se llevó a cabo en 40 hombres sanos. Diez participantes del estudio recibieron al azar una cápsula de placebo o un fármaco ficticio. Los otros 30 hombres recibieron 11-beta-MNTDC en una de dos dosis: 14 hombres tomaron 200 miligramos y 16 recibieron la dosis de 400 mg. Los sujetos tomaron el fármaco o el placebo una vez al día con alimentos durante 28 días.

Los resultados sugieren que esta píldora, que combina dos actividades hormonales en una, disminuirá la producción de esperma al tiempo que preserva la libido.

Los resultados mostraron que entre los hombres que recibieron 11-beta-MNTDC, el nivel promedio de testosterona circulante se redujo a cifras tan bajas como las que hay cuando existe deficiencia de andrógenos; además, los participantes no experimentaron ningún efecto secundario grave.

Wang comentó que los efectos secundarios de los medicamentos eran pocos, leves e incluían fatiga, acné o dolor de cabeza en cuatro a seis hombres cada uno. Cinco hombres reportaron una leve disminución en el deseo sexual, y dos describieron una disfunción eréctil leve, pero la actividad sexual no disminuyó. Además, ningún participante dejó de tomar el medicamento debido a los efectos secundarios y todos pasaron las pruebas de seguridad.

Los efectos debidos al bajo nivel de testosterona fueron mínimos, según la investigadora Stephanie Page, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, porque el 11-beta-MNTDC imita la testosterona a través del resto del cuerpo, pero no está lo suficientemente concentrado en los testículos para apoyar la producción de esperma.

Los efectos de los medicamentos fueron reversibles después de suspender el tratamiento.

Los niveles de dos hormonas requeridas para la producción de esperma disminuyeron considerablemente en comparación con el placebo. Los efectos de los medicamentos fueron reversibles después de suspender el tratamiento, añadió Wang.

Debido a que el medicamento tardaría al menos de tres a 60, a 90 días para afectar la producción de esperma, 28 días de tratamiento es un intervalo demasiado corto para observar la supresión óptima de esperma, explicó Wang. Por ello, las investigadoras planean estudios más largos y, si el medicamento es efectivo, pasará a estudios más amplios y luego se realizarán pruebas en parejas sexualmente activas.

«La anticoncepción masculina hormonal segura y reversible debería estar disponible en aproximadamente 10 años», predijo Wang.

Wang cree que la mayoría de los hombres están abiertos a usar este tipo de anticonceptivos. Una reciente encuesta multinacional realizado sobre 9.000 hombres, y publicada en la revista «Human Reproduction» en febrero de 2005, encontró que el 55% de los hombres en relaciones estables quieren probar nuevos métodos anticonceptivos hormonales masculinos si son reversibles.

Este anticonceptivo experimental, 11-Beta-MNTDC, es un «compuesto hermano» del undecanoato de dimetandrolona, o DMAU, la primera píldora anticonceptiva masculina potencial que se somete a las pruebas del mismo equipo de investigación. Sus resultados se publicaron el 1 de febrero de 2019 en «The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism».

Ya hay dos medicamentos orales desarrollados en paralelo en un intento por hacer avanzar el campo de la medicina anticonceptiva.

«El objetivo es encontrar el compuesto que tenga menos efectos secundarios y sea el más efectivo -señaló Page-. Estamos desarrollando dos medicamentos orales en paralelo en un intento por hacer avanzar el campo de la medicina anticonceptiva».

Contenido Relacionado