Salud

14 de Marzo de 2019 - Nota vista 663 veces

Salud renal para todos, en todos lados

Se estima que 850 MILLONES DE PERSONAS EN TODO EL MUNDO tienen enfermedades renales asociadas a diversas causas. Las enfermedades renales crónicas causan al menos 2,4 millones de muertes por año y ahora son la sexta causa de muerte de más rápido crecimiento. 1 de cada 10 personas padecen Enfermedad Renal, 1 de cada 3 Diabetes y 1 de cada 5 Hipertensión Arterial.

Es una enfermedad que NO avisa, muchas veces cursa sin síntomas, por lo tanto, el diagnóstico temprano es difícil de establecer.

Los riñones son filtros que se encargan de eliminar los productos de desechos del organismo, mantener el equilibrio de agua y producir hormonas importantes para el cuerpo. Cuando estas funciones no se pueden cumplir el cuerpo se ve afectado. Esta pérdida de función renal se conoce como Enfermedad Renal Crónica y tiene distintos grados de severidad.

Diferentes causas pueden disminuir la capacidad funcional de los riñones y desarrollar enfermedad renal como la hipertensión arterial, la diabetes, enfermedades cardiovasculares, la obesidad, edad avanzada mayor a 65 años, haber padecido lesión renal aguda, antecedentes familiares de enfermedad renal. La Diabetes también es una enfermedad en expansión, el número de personas, en el Centro y Sur de América, diagnosticadas con diabetes en el 2015 fue de 29,6 millones y se espera que para el 2040 ascienda ese número a 48,8 millones de personas con diabetes.

La lesión renal aguda se produce cuando los riñones pierden de manera brusca su función, pueden recuperarse o requerir tratamiento de diálisis urgente. La lesión renal aguda es un factor de riesgo importante para desarrollar enfermedad renal crónica o empeorar la ya existente. Afecta a más de 13 millones de personas en todo el mundo y el 85% de estos casos se encuentran en países de ingresos bajos y medios. Se estima que alrededor de 1,7 personas mueren anualmente debido a la falla renal aguda.

El 20% de las personas hospitalizadas padecen algún grado de lesión renal aguda y solo el 13% de las mismas realizan control nefrológico durante los tres primeros meses luego del alta hospitalaria.

La enfermedad renal crónica o aguda se puede producir en cualquier momento de la vida.

Durante las edades tempranas de la vida, la búsqueda de marcadores de daño renal en niños con alto riesgo de enfermedad permite tratar o prevenir precozmente todas aquellas alteraciones renales o las que se adquieren a lo largo del tiempo. En los niños no solo conducen y ocasionan una alta mortalidad, sino también dan lugar a distintos problemas de salud durante y más allá de la infancia. La Enfermedad Renal Crónica y la lesión renal aguda contribuyen al aumento de la morbilidad y la mortalidad por otras enfermedades que incluyen enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, obesidad, así como infecciones como el VIH, la malaria, la tuberculosis y la hepatitis.

Desafíos para la salud renal:

A pesar del constante crecimiento de las enfermedades renales en todo el mundo, la disparidad y la inequidad en salud renal siguen siendo generalizada. La enfermedad renal crónica y aguda se ven favorecidas debido a ciertas condiciones sociales en las que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluida la pobreza, la discriminación de género, la falta de educación, los riesgos laborales y la contaminación, entre otros. Por ejemplo, la lesión renal aguda (uno de los causantes de ERC) tiene una mayor incidencia en países de bajos y medianos ingresos.

A pesar, que un diagnóstico temprano de la enfermedad renal puede prevenir o enlentecer la progresión de la falla renal, en algunos casos, es necesario realizar tratamiento de diálisis o trasplante renal.

Estos tratamientos son inalcanzables para la mayoría de las personas que padecen enfermedad renal avanzada y por lo tanto requieren ser financiados por la salud pública o coberturas médicas.

En nuestro país el número de personas bajo tratamiento sustitutivo renal alcanza a 40.899 pacientes, 69,8% con modalidad dialítica y 30,2% trasplantados (Tx)

El trasplante se considera el tratamiento más costo efectivo de la ERC. Sin embargo, tiene altos costos de configuración con respecto a la infraestructura y requiere equipos altamente especializados, disponibilidad de donantes de órganos y no se puede hacer sin un respaldo de diálisis. La escasa disponibilidad de órganos es la principal barrera en muchos países, para alcanzar el tratamiento de trasplante renal, por lo que la diálisis es la opción predeterminada. La donación de órganos es un regalo de vida para alguien que lo necesita.

Desarrollar programas que incluyan la detección precoz y prevención de la enfermedad renal crónica, especialmente en las poblaciones de alto riesgo, generar un abordaje integral de la enfermedad renal en todas sus etapas, lograr la accesibilidad a la diálisis y trasplante en forma equilibrada debe ser los puntos críticos a tener en cuenta para los sistemas de salud.

Sin embargo, aunque las políticas y estrategias nacionales para las enfermedades no transmisibles (ENT) en general están presentes en muchos países, a menudo faltan políticas específicas dirigidas a la detección, prevención y tratamiento de las enfermedades renales. Más de la mitad (53%) de los países que cuentan con una estrategia general de ENT no tienen pautas de manejo o estrategias para mejorar la atención de las personas con enfermedad renal crónica.

Este año el Día Mundial del Riñón se propone concientizar sobre la alta y creciente carga de enfermedades renales en todo el mundo y la necesidad de implementar estrategias para la detección temprana, prevención y tratamiento.

Salud renal para todos, En todas partes del mundo hace un llamado para una cobertura de salud universal para la prevención y el tratamiento temprano de la enfermedad renal.

El objetivo final de una política de cobertura universal de salud es promover la salud de la población garantizando un acceso universal, sostenible y equitativo a la atención médica esencial de alta calidad, protegiendo a las personas del empobrecimiento de la salud y mejorando la equidad en la salud en todos los grupos socioeconómicos.

En el día mundial del riñón se hace un llamado a todos para ayudar a generar medidas concretas de concientización, para mejorar el cuidado de los riñones:

• Fomentar y adoptar estilos de vida saludables. Se pueden prevenir, retrasar y/o mantener bajo control muchos tipos de enfermedades renales cuando se implementan medidas de prevención adecuadas.

• Hacer que la detección de enfermedades renales sea una intervención de atención médica primaria, incluido el acceso a herramientas de identificación (por ejemplo, análisis de orina y sangre). La detección de individuos de alto riesgo, el diagnóstico y tratamiento temprano son costo efectivo.

• Asegurar que los pacientes renales reciban los servicios de salud básicos que necesitan (por ejemplo, control de la presión arterial y el colesterol, medicamentos esenciales) para retrasar la progresión de la enfermedad sin sufrir dificultades financieras.

Romper las barreras socioeconómicas y ampliar el acceso a servicios integrales para satisfacer las necesidades de la población es esencial para garantizar un cuidado renal equitativo y aumentar la calidad.

 ¡Súmate a nuestro llamado: Salud renal para todos, en todos lados!


Dr. Daniel Fleitas – Dr. Eduardo Alabart

Médicos Nefrólogos

Contenido Relacionado