Interés General

Fuerte autocrítica de la Iglesia argentina: - 12 de Marzo de 2019 - Nota vista 296 veces

“Los abusos sexuales son también abusos de conciencia y de poder”

En la homilía de apertura de la Conferencia Episcopal, monseñor Oscar Ojea instó a no encubrir “ni de lejos” una denuncia. Y admitió que hay “una actitud de rabia y enojo” con la Iglesia.

En un claro mensaje hacia adentro de la Iglesia, y a tono con el malestar generalizado de la sociedad por los abusos de menores que se ventilaron en los últimos tiempos, la Conferencia Episcopal Argentina inició unas jornadas de reflexión donde el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, emitió una fuerte homilía a sus pares y denunció que “los abusos sexuales son también abusos de conciencia y siempre parten de un abuso de poder”.

No sólo ello. El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina remarcó también ante 111 obispos presentes de todo el país que “los abusos de poder en un sentido más amplio, unidos a los abusos sexuales antes mencionados, han contribuido a crear una actitud de rabia y enojo en muchos fieles”. En rigor, fuentes calificadas de la Iglesia sostuvieron ante Infobae que el mensaje de Ojea fue acordado previamente con el papa Francisco. De hecho, Ojea acaba de reunirse recientemente en Panamá con el Sumo Pontífice en el encuentro de los presidentes de episcopados de todo el mundo. Y en mayo próximo todos los prelados que forman parte de la Conferencia Episcopal Argentina viajarán al Vaticano para una visita ad Limina con Francisco y se aprestan a conmemorar la beatificación del fallecido obispo de La Rioja monseñor Angelelli junto con otros mártires riojanos asesinados durante la última dictadura militar.

En la misa de apertura de la Conferencia Episcopal que Ojea concelebró junto con monseñor Marcelo Colombo, arzobispo de Mendoza y monseñor Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de Argentina, el presidente de la Conferencia Episcopal destacó que “la Iglesia toda está empeñada en recorrer un camino de purificación. El encuentro sobre la protección de los menores en la Iglesia nos puso delante del pecado y del drama de los abusos. Abusos sexuales que son también abusos de conciencia y que siempre parten de un abuso de poder”, dijo.

A la vez, Ojea reiteró unas palabras que le planteó el Papa recientemente en el Vaticano cuando dijo: “No se puede comprender el fenómeno de los abusos sexuales a menores sin tomar en consideración el poder, en cuanto estos abusos son siempre la consecuencia del abuso de poder, aprovechando una posición de inferioridad del indefenso abusado que permite la manipulación de su conciencia y de su fragilidad psicológica y física”.

En esta misma línea de autocrítica fuerte de la Iglesia, monseñor Ojea instó a los obispos de todo el país a no encubrir “ni de lejos” una denuncia que amerite una investigación para proteger a los menores y a los adultos vulnerables. “Esto es importante, esencial y urgente, pero no basta. Estamos llamados a ir más allá”, remarcó. (Extracto de la publicación, Infobae)

Contenido Relacionado