Interés General

Por DarÍo H. Garayalde, para El Heraldo - 9 de Marzo de 2019 - Nota vista 278 veces

Las antiguas farmacias de Concordia desde 1859: “Farmacia LA FRANCO”

La Farmacia La Franco fue fundada en 1928 por los socios Telayna & García Cano, y bajo esa denominación giró durante más de 10 años. Luego por alejamiento del Sr. García Cano pasaría a desempeñarse como único propietario el Sr. Ernesto Telayna en la calle Entre Ríos y Saavedra.

Siempre fue ese un sitio privilegiado de nuestra ciudad en cuanto a sus posibilidades comerciales, teniendo en cuenta que reunía allí, en torno a la Plaza Nueva primero, Ituzaingó después y definitivamente, Plaza Urquiza a algunas de las familias más prósperas de la ciudad, casi todas ellas dedicadas a explotaciones rurales.

No era extraño entonces que junto a su trabajo profesional de preparar recetas médicas y expender medicamentos, vendiera y asesorara también sobre productos de uso veterinario y agrícola, como garrapaticidas, antiparasitarios, cura semillas y fertilizantes.

GUÍA DE CONCORDIA 1936

Es así que en su publicidad del año 1936 ofrece matagusanos “Cicatrizol”, garrapaticida “Santa Catalina” y otros de usos veterinario.

Ernesto Telayna era hermano de Aurelio. Al desprenderse este último de Farmacia La Estrella, tanto Ernesto como su otro hermano Pedro, buscaron nuevos horizontes en el ramo en el que habían trabajado siempre con destreza y solvencia profesional.

El señor Ernesto Telayna atendía personalmente la farmacia, muy bien secundado por su señora a quienes recuerdo perfectamente. La farmacia tenía un sótano donde guardaban los supositorios y vacunas veterinarias que requerían una temperatura adecuada y constante. Luego se sumó a la atención una de sus hijas, María Teresa después señora de Squarzon. Siempre fue una de las farmacias reconocidas de Concordia por su antigüedad, pero también por el prestigio adquirido a través de los años y por su esmerada atención procurando mantenerse al día con los avances farmacológicos.

Luego de más de 60 años en esa ubicación de Entre Ríos y Saavedra, se trasladaron (aunque siempre dentro del mismo barrio) a la calle 3 de Febrero 4. Trabajaron allí durante algunos años hasta el fallecimiento del Sr. Ernesto Telayna. Por esa razón finalmente la vendieron y el comprador, en este caso la compradora, la trasladó a la calle Vélez Sarsfield y Humberto 1º y allí operó hasta su extinción.




“El señor Ernesto Telayna atendía personalmente la farmacia, muy bien secundado por su señora a quienes recuerdo perfectamente.”

Contenido Relacionado