Política

8 de Marzo de 2019 - Nota vista 377 veces

Dirigente radical pidió a los referentes de la UCR que “no sean hipócritas” 

La histórica dirigente radical Delia Pappano cuestionó duramente a los actuales referentes de la UCR y les pidió que “no sean hipócritas”.

“Es tarde para acordarse de que las tarifas asfixian a la población; que las Pymes están fundiéndose con tasas usurarias”, señaló entre otros puntos y reclamó: “Basta de papelones”.

La sanjuanina Pappano, ex diputada provincial, salió al cruce de lo expresado por la dirigencia radical en una carta dirigida al macrismo, en la que ratificaron la pertenencia a Cambiemos, pero a la vez plantearon quejas por las subas de tarifas, aseguraron que no tolerarán nuevos aumentos y reclamaron la reactivación del consumo interno.

“Es tarde para acordarse de que ‘las enormes expectativas de la sociedad argentina, expresadas en el deseo de cambio, que en el 2015 se plasmó en el triunfo electoral no han sido plenamente satisfechas’, cuando apoyaron con su silencio, justificaron y convalidaron con su voto medidas reaccionarias que atentan contra el desarrollo social y económico de nuestro país”, les cuestionó Pappano.

Y continuó: “Tarde se acordaron que las tarifas asfixian a la población; que las Pymes están fundiéndose con tasas usurarias; que la bicicleta financiera (hoy llamada carry trade) con el juego perverso de las Lebacs y Leliq estuvieron al servicio del mercado financiero especulativo y la banca nacional e internacional quienes hoy son los únicos que ganan dinero (y a paladas) en Argentina; que hay que promocionar el consumo que viene en picada porque la plata no le alcanza a ningún asalariado de este país y que se debe ‘sustentar un modelo social distinto, con centralidad en el empleo que permitan generar un circuito virtuoso de la economía’. ¡Es tarde muchachos!”, les recriminó en un documento difundido este miércoles.

• “Basta de papelones”

A continuación se transcribe el texto completo de la ex diputada Pappano, titulado “Basta de papelones! Somos la Unión Cívica Radical”.

“Si hay principios que marcan la vida de un militante de la UCR es que la hipocresía no es parte de la actividad política y que la política es vocación de servicio y no una ocupación laboral.

Después de leer las conclusiones de los denominados “principales referentes” que hoy forman parte de la conducción del Comité Nacional; Gobernadores, Intendentes y responsables de la conducción de los bloques parlamentarios nacionales, como militante de la UCR no me queda alternativa que gritar a los cuatro vientos, ¡no sean hipócritas!

Es tarde para acordarse de que “las enormes expectativas de la sociedad argentina, expresadas en el deseo de cambio, que en el 2015 se plasmó en el triunfo electoral no han sido plenamente satisfechas”, cuando apoyaron con su silencio, justificaron y convalidaron con su voto medidas reaccionarias que atentan contra el desarrollo social y económico de nuestro país.

Tarde se acordaron que las tarifas asfixian a la población; que las Pymes están fundiéndose con tasas usurarias; que la bicicleta financiera (hoy llamada carry trade) con el juego perverso de las Lebacs y Leliq estuvieron al servicio del mercado financiero especulativo y la banca nacional e internacional quienes hoy son los únicos que ganan dinero (y a paladas) en Argentina; que hay que promocionar el consumo que viene en picada porque la plata no le alcanza a ningún asalariado de este país y que se debe “… sustentar un modelo social distinto, con centralidad en el empleo… que permitan generar un circuito virtuoso de la economía”. ¡Es tarde muchachos! 

Los miles de militantes radicales de todo el país, los que ponemos el pecho y seguimos siendo orgullosamente radicales, hace rato que venimos sosteniendo que este gobierno gobierna para los mercados y con una mirada limitada del país porque sólo mira a Argentina a través de la óptica de la Ciudad de Buenos Aires; y el que gobierna para los mercados es rehén del mercado; y el que cree que Argentina termina en Buenos Aires desconoce la realidad acuciante de las distintas economías regionales de nuestro extenso país. Vale como ejemplo que la primera medida en San Juan fue la eliminación de las retenciones mineras olvidándose del sector de la economía tradicional y sustentable de nuestra provincia.

Pero además es indignante en primer término que mientras intentan recordar lo que es en esencia la política, principios y valores del Radicalismo, sujeten las decisiones internas de un partido que ha hecho de la democracia un motivo de lucha en su historia política, permitiendo que el Gobierno Nacional intervenga en las decisiones internas de nuestro partido en los distritos, digitando a dedo e imponiendo candidatos sin respetar el mecanismo de selección democrática que han sido, son y serán las elecciones internas donde los afiliados deciden con su voto a quien quieren para que los represente; y además  sujeten las futuras decisiones de la Convención Nacional (a la cual ni se ha convocado) a la marcha de la economía, tal como la manifestara públicamente el Presidente del Comité Nacional tratando de suavizarlo por escrito en el documento emitido ayer en Corrientes  cuando manifiestan “la discusión sobre las candidaturas (…) corresponde que se desarrolle en el momento preciso”.

Es decir, si la economía mejora (situación improbable) no hay Plan B, el Radicalismo no va a PASO, pero si seguimos así, vamos a PASO en búsqueda del voto desencantado!

¡Eso es lisa y llanamente una actitud de cinismo político, eso no es ser radical!

Desde aquí, San Juan, una simple militante con 48 años de militancia en el partido, se atreve a gritarles:

Somos la Unión Cívica Radical, la de la causa de los desposeídos, la de la lucha contra el régimen falaz y descreído, la de la jornada laboral de 8 horas, la del 14 bis de la Constitución Nacional, la de la austeridad republicana y la decencia en el ejercicio de la función pública, la de los Derechos Humanos en serio, que sentó en tribunales y juzgó y condenó a los genocidas, la de la ética de la solidaridad, la de la libertad y la igualdad.

Y, como dijera Raúl Alfonsín, “nuestro limite es la derecha. Somos radicales”.

¡Cada día, orgullosamente más radical!”. 


Contenido Relacionado