Opinión

2 de Marzo de 2019 - Nota vista 684 veces

Un momento para nosotras

Me decían: “disfrutá, el tiempo pasa volando”, y yo no lo creía. Lo tenía todo el día en brazos, pegado a mi, besándolo, mirándolo, alimentándolo, los minutos duraban una eternidad, los días parecían durar para siempre.

El tiempo no pasaba volando, se detenía cuando lo tenía en mis brazos… 

El tiempo no pasa volando pensaba, esto dura para siempre, sentía.

Me equivoqué.

Me quedé dormida una noche y cuando desperté el tiempo había pasado , ya corría por todos lados, ya no quería tantos brazos.

Me volví a despertar y ya se iba a la escuela, ya sabía nadar, ya jugaba con amigos, ya tocaba melodías en el piano.

En un abrir y cerrar de ojos se hizo grande, bello, fuerte, valiente y noble.

Hijo criado en brazos con amor, seguro, feliz e independiente, pero grande.

Disfrutá ahora, que el tiempo sí pasa volando, creéme. 

Cargalo mucho que luego crece, antes de lo que creés. Metelo en tu cama, que luego dormirán en la suya por el resto de su vida, besalo mucho, besalo siempre. 

El mayor acto de amor del apego es irónicamente al pasar los años, el desapego en sí. 

Dejarlo volar, dejarlo crecer, dejarlo ser. 

Confiá en el poder de esos dos brazos a los costados de tu corazón dándoles todo ese amor.

Disfrutalos ... porque crecen.


Gladis Espiro

Unmomentoparanosotras@hotmail.com

Contenido Relacionado