Interés General

23 de Febrero de 2019 - Nota vista 305 veces

El Éxito

Un día, uno de esos días cualquiera de otoño, un hombre, cansado ya de su triste vida, decidió dar solución a sus problemas y decidió encontrar ayuda. Buscó y buscó y encontró un artículo donde se hablaba de la persona que más sabía sobre el éxito. Y quiso conocerla... y viajó hasta aquella ciudad donde residía.


– Señor Gurú del éxito. Usted es la persona más exitosa de mundo. Usted sabe todo lo que hay que saber sobre el éxito. Yo, al igual que usted, también quiero ser exitoso.

– ¿Cuánto deseas el éxito? – Preguntó el Gurú, mirándole directamente a los ojos.

– ¡Más que nada en el mundo! – Contestó apresuradamente.

– Si es así, quiero verte mañana al amanecer en la playa- - Y sin mediar más palabras, terminó la conversación.

Esa noche, nuestro protagonista, no durmió. Permaneció en vela pensando en cómo su suerte iba a cambiar definitivamente y como se convertiría en una persona tremendamente exitosa.

Al día siguiente, como ambos había acordado, se vieron en la playa.

– ¡Vamos al agua! Acompáñame hasta el centro del mar- Le pidió el Guru…

Extrañado pero sumiso, nuestro protagonista obedeció y ambos nadaron mar adentro. Media hora después, el hombre muy contrariado decidió parar aquella farsa.

– Señor Gurú de éxito. No dudo de sus conocimientos y valía, pero yo no he venido aquí a aprender a nadar. He venido aquí para aprender a ser exitoso.

Con su última palabra, El Gurú del éxito agarró enérgicamente su cabeza y la sumergió con fuerza bajo el agua. Y así lo mantuvo un minuto… un minuto y medio … dos minutos … dos minutos y medio. El hombre forcejeaba y trataba en vano de liberarse de su opresor. Después de tres minutos y al borde del desfallecimiento, el Gurú, por fin, lo soltó.

Él hombre respiró y respiró agónicamente. Cuando pudo recuperar el habla y secuestrado por su irá, gritó al Gurú. – Está loco, casi me mata. Lo denunciaré a las autoridades.

El Gurú, sereno, le preguntó – ¿En qué pensabas ahí abajo?

– En respirar, solo en respirar – Contesto colérico nuestro protagonista.

– Bueno. Cuándo pienses en el éxito como en respirar ahí abajo, comenzarás a tener éxito.

PROGRAMAR LA MENTE

Muchas personas ven al éxito tan lejos, como inalcanzable, que es imposible que puedan acercarse a él y al estilo de vida que anhelan. Sienten que la vida es un “valle de lágrimas”, “una lucha”, “llena de dificultades”; y todo obstáculo es símbolo de fracaso y no de oportunidad de superación. Con esta visión tan negativa de la vida es difícil concentrarse en sus objetivos para poner en marcha aquellos sueños incompletos.

Programar la mente para el éxito es uno de los puntos claves para encaminarse hacia él y alcanzarlo. Es necesario preparar, planificar, poner metas concretas y mantener la mente enfocada en ellas para accionar en consecuencia, paso a paso, pero siempre firmes, perseverantes, con ánimo positivo y con confianza inquebrantable hacia uno mismo y hacia el proyecto; es imprescindible aprender a desterrar las quejas, esos miedos, vergüenzas, enojos, dudas, pensamientos y sentimientos negativos que perturban, bloquean, y auto-sabotean el camino hacia los resultados buscados.

¿Cuánto deseas el éxito en tu vida? ¿Qué te está impidiendo alcanzarlo? ¿Cómo es tu vida hoy…? ¿Cómo te gustaría que sea?... ¿Qué estás dispuesto a hacer para encaminarte hacia el éxito?

¿QUE ES EL ÉXITO?

La sociedad de hoy ve al “éxito” como un lugar a donde tenemos que llegar al cumplir ciertos parámetros o estándares (tener una familia, tener un trabajo estable, poder viajar, ahorrar, frecuentar lugares de moda, comprarte lo que deseas; tener fama, poder o dinero...). Generalmente asociamos “ser exitoso” con “tener mucho” … sin observar cuantas personas ricas o famosas viven en la infelicidad.

Ahora me pregunto: ¿Y si yo no quiero tener una familia? ¿no deseo viajar?... ¿no deseo frecuentar lugares de moda?… ¿O trabajar en una empresa multinacional?... ¿Soy un fracasado/a para la sociedad?...

Para ser y sentirnos exitosos necesitamos redefinir la palabra “éxito”; porque la misma es tan personal que cada uno necesitará diseñarlo y ponerlo en marcha, encontrando un camino original y único.

Éxito es tener la fortaleza y la claridad para elegir ese propio trayecto, acorde a los talentos que traemos y a los sueños que llevamos en el alma; luego implica tener confianza para comenzar a transitarlo, constancia, disciplina y energía positiva para sostenernos ante los obstáculos, festejar los logros y continuar adelante.

Ser exitoso/a tiene que ver con el Ser y no con el Tener. Al redefinir la palabra “éxito” nos liberamos de conceptos pre-establecidos que heredamos, nos enseñaron o nos impusieron de alguna forma. El éxito es respetar tu esencia sin imitar conceptos de éxito de otras personas; es hacer aquello que te da satisfacción, que te hace vibrar, que moviliza tu corazón; es aquel camino único y original que eliges de acuerdo a tu estilo personal… y que te llevará a la cima, a la plenitud y felicidad.

¿Qué es el éxito para vos? ¿Te sientes exitoso o exitosa? 


María Inés Francisconi

Desarrollo humano

Abogada mediadora

Coach Ontológico

Contacto: Ine.francisconi@gmail.com

Contenido Relacionado