Cultura

19 de Febrero de 2019 - Nota vista 570 veces

La tempranera como nunca

No es que haya sido más temprano, esta primera Peña de 2019 superó todas las del pasado año, fue como que todos esperaban el regreso, acorde a lo que representa Pueblo Viejo, los músicos actuaron sobre el piso mientras el escenario fue inaugurado como pista de baile.

El salón colmado, en el escenario improvisado a la altura del piso,  los músicos acompañaron a varios de los presentes que interpretaron una variedad de ritmos a los que los bailarines no desentonaron sin dejar la pista vacía, únicamente cuando dos niñas cada una con un  vaso en cada una de sus manos los hicieron sonar acompañándose en una canción; como si no alcanzara el eximio pianista Martín Tito hizo el delirio de todos los presentes interpretando magistralmente varios ritmos, y como si eso fuera poco el violín del maestro Raúl Cerante emocionó hasta las lágrimas al ejecutar la melodía “Czardas de monti”, coronando al mejor estilo de un Teatro Colón, el final de una noche como nunca, hasta ahora, se vivió en Peña alguna, pero no todo culminó allí, pues un grupo de jóvenes con gran sorpresa de los presentes interpretaron varios ritmos y  una dama, acompañada por Tito al piano, incorporó otro sector de nuestro folclore, el Tango.  

Todo fue tan llevadero que más de uno se sorprendió cuando despidiéndose observó que el nuevo día ya había comenzado sin darse cuenta, otro hecho que lleva a Pueblo Viejo afianzar el liderazgo de Capital de la Cultura, ¿o no?

                                         (Adolfo Daniel Badaracco)


  • TEMAS DE LA NOTA:

Contenido Relacionado