Interés General

16 de Febrero de 2019 - Nota vista 166 veces

BUSCANDO EL PODER INTERIOR…

Una antigua LEYENDA HINDÚ dice que hubo un tiempo en el que todos los hombres eran dioses. Pero abusaron tanto de su divinidad que Brahma, su Dios principal, decidió retirar a los hombres el poder divino y esconderlo en un lugar donde les fuera imposible encontrarlo. El gran interrogante fue, entonces, dónde esconderlo.

Cuando los dioses ayudantes de Brahma fueron convocados para resolver este problema, propusieron esto: “Enterremos esa divinidad del hombre en la profundidad de la Tierra”. Pero Brahma respondió: “No, eso no es suficiente, porque el hombre cavará profundamente algún día y lo encontrará”. 

Así que los dioses ayudantes replicaron: “En ese caso, tiremos la divinidad en la profundidad del océano”.

Pero Brahma respondió de nuevo: “No, porque tarde o temprano, el hombre explorará el fondo de todos los océanos, la encontrará y la traerá de nuevo a la superficie”.

Así que los dioses ayudantes concluyeron lo siguiente: “No sabemos dónde esconderla, porque no parece existir sobre la Tierra o en el mar lugar que el hombre no pueda alcanzar algún día”.

Entonces, Brahma dijo: “Esto es lo que haremos con el poder divino del hombre: lo esconderemos en lo más hondo de su propio interior, en su corazón, ya que es el único lugar en el que nunca se le ocurrirá buscar”.

Desde entonces, concluye la leyenda, el hombre ha pasado altos y bajos en la vida, escalando, cavando, zambulléndose, explorando y demás, con el propósito de buscar algo que, en realidad, está dentro de él.

EMPODERAMIENTO PERSONAL

Hoy en día se habla de la necesidad de “empoderarse” ... pero, ¿A que nos referimos?...

Cuántas veces, ante alguna adversidad o desafío que la vida colocó en nuestro camino, nos hemos sentido “chiquitos”, “inútiles”, “que no podíamos hacer algo para superarlo”, “que no valíamos lo suficiente”, “sin poder personal para enfrentar o cambiar esa situación…”, “que ya todo estaba perdido”, y por eso, tal vez bajamos los brazos y abandonamos el intento. En estos momentos caemos en el rol de víctimas, nos sentimos indefensos, desamparados, impotentes, que el exterior nos controla y maneja.

Como dice Alice Walker: “La forma más común de renunciar al poder es pensando que no lo tenemos”.

Las cosas por sí solas no cambian. Para superar las dificultades y volver a levantarnos es necesario desarrollar nuestro interior y fortalecer nuestro Poder Personal, validarnos a nosotros mismos como seres capaces de salir adelante, de superar los límites autoimpuestos, de recuperar el equilibrio y crear la vida que soñamos, mas allá de las circunstancias externas.

El empoderamiento personal tiene una íntima relación con la autoestima, la autovaloración y la autoaceptación, con sentirnos capaces de tomar decisiones y de afrontar las diferentes situaciones que nos plantea la vida, sabiendo que el malestar no viene solo de hechos externos, sino que también depende de un proceso interno el cual podemos gestionar con responsabilidad. Devolviéndonos una visión positiva de nosotros mismos y fortaleciendo la autoconfianza podremos desarrollar aquellas habilidades y talentos necesarios para crear esa vida que anhelamos.

EL AUTOCONOCIMIENTO

El Poder Personal es algo único (como las huellas digitales) que yace dentro de cada uno de nosotros, solo nosotros tenemos acceso y por eso, solo nosotros podemos conocerlo. Para conectar con él necesitamos bajar de la prisa diaria, calmarnos, buscar la serenidad para silenciarnos y mirar hacia adentro, a fin de conocer nuestra esencia, nuestros talentos y habilidades innatas para potenciarlas y también nuestras debilidades, a fin de transformarlas.

Para empoderarnos, para conectar con nuestro corazón, con nuestra verdad y autenticidad, necesitamos hacer ese camino único y muy personal hacia adentro, hacia el autodescubrimiento, para saber quiénes somos, como funcionamos, que queremos, donde estamos y hacia dónde queremos ir.

Este poder interior es un tesoro propio, por eso, no lo cedamos a los demás, no entreguemos ese poder a otros para que puedan decidir sobre nuestro bienestar, nuestra armonía y nuestros anhelos más profundos.

Escuchemos todo aquello que los demás tengan para decirnos, sus enseñanzas, consejos, sugerencias, opiniones… pero luego, tomemos un instante para ir a nuestro propio encuentro interior, para analizar, escucharnos, elegir aquello que resuena con nosotros, haciendo una evaluación inteligente, tomando lo que nos sirve, lo que nos es útil y desechando lo demás, sacando las propias conclusiones a fin de tomar aquellas decisiones que sintonicen con nuestro interior, que nos lleven a construir el futuro anhelado.

EL DESAFIO…

Con empoderamiento personal tomamos las riendas de nuestra vida, nos sentimos más seguros ante las adversidades, más fuertes y claros al tomar decisiones, con mayor equilibrio y armonía, creando, a su vez, vínculos sanos y saludables a nuestro alrededor.

Asumir el Poder Personal es abandonar la negatividad, la queja, el rol de víctima de las circunstancias, la sensación de sentirnos pequeños ante todo y ante todos. Es sentirnos protagonistas de nuestras vidas; soltar todo aquello que nos amarra, que nos bloquea y esclaviza, los limites autoimpuestos, los miedos, las comodidades, las excusas y las postergaciones. Es alinearnos con el alma, con nuestro interior y ponernos en marcha para tomar el rumbo que nos lleva a construir la mejor versión de uno mismo.


María Inés Francisconi

Desarrollo humano

Abogada mediadora

Coach Ontológico

Contacto: Ine.francisconi@gmail.com

Contenido Relacionado