Economía

Alrededor de 200 empleados quedarán sin trabajo. - 7 de Febrero de 2019 - Nota vista 695 veces

Se van del país dos marcas clásicas de jeans: Wrangler y Lee

En diciembre de 2015, la consultora especializada Colliers International anticipaba en un medio nacional que en la “era Macri” los argentinos podrían comprar lo que antes adquirían en Miami pagando un 35 por ciento más del dólar oficial.

Se escuchaban, por ese entonces, las marcas Forever 21, H&M, TopShop, Gap, Zara Home, Bershka o Stradivarius. El paraíso del consumo, incluso, ilusionaba a la clase media con lucir Burberry, Dolce & Gabbana, Gucci o Brooks Brothers.

La marcas Wrangler y Lee, operadas en Argentina por VF Corporation, se irán del país en 2019. Los 200 empleados que trabajan en la empresa ya fueron avisados y gran parte de ellos se quedarán sin empleo a partir de marzo.

“La compañía considera que la región Centro y Sur América no es prioridad para sus negocios”, aseguran desde la empresa.

VF tiene operaciones en Chile y en Brasil, pero a diferencia de Argentina, allí avanzan las negociaciones para seguir con su actividad. Las variables para eso implican “desde el licenciamiento y distribución, hasta alianzas estratégicas con partners locales y regionales”.

El objetivo de la multinacional es realizar un Spin Off a nivel global, separando sus marcas en dos compañías diferentes: una quedará a cargo de Vans y Timberland, y otra -denominada Kontoor-, de Wrangler y Lee. Ésta es la que dejará de operar a nivel nacional. A lo largo de este año, en algunos locales seguirá habiendo algunos productos.

“Se ha tomado la decisión de finalizar las actividades en Argentina durante el año 2019”, afirman desde la compañía. Y agregan: “se buscó optimizar el negocio en la región para el largo plazo con el objetivo de llegar de una manera más eficiente a los consumidores, focalizándose en el crecimiento, el fortalecimiento de las marcas y del negocio y la performance financiera. En ese contexto es que se decide la reestructuración del negocio en los tres países”.

Raúl Hutin, dirigente textil pyme, secretario de la Central de entidades empresarias y vocal de Fundación Pro Tejer, pone el foco en el desplome de las ventas. “No hay mercado interno. ¿A quién le vas a vender?”, cuestiona.

El empresario aporta datos: “la crisis textil es muy profunda. El último índice es del mes de noviembre. Hay un 43.7% de capacidad instalada, es decir que de 100 máquinas no están produciendo 56. Las máquinas y las fábricas están paradas. Viene cayendo desde diciembre y enero fue catastrófico. Es preferible irse de vacaciones que mantener abierta la fábrica.

Contenido Relacionado