Policiales

5 de Febrero de 2019 - Nota vista 630 veces

Paranaense fue procesado por dar talleres sobre el cultivo y uso del cannabis medicinal

El juez federal de Paraná, Leandro Ríos, procesó a un comerciante y activista cannábico por dar talleres públicos sobre cultivo y consumo de la marihuana. También está acusado por tenencia simple de estupefacientes.

Iván Malajovich, de 33 años, es un conocido activista cannábico de la ciudad de Paraná. El año pasado fue detenido durante unos días tras allanamientos en su local de venta de elementos para el cultivo y consumo de marihuana. Ahora, fue procesado por dar talleres sobre producción y uso del cannabis, y por tenencia simple de estupefacientes.


Malajovich fue sobreseído por preconizar el uso de la marihuana (defender, apoyar o aconsejar públicamente). La resolución del juez Ríos señala que "la mera expresión de opiniones a favor de la despenalización del consumo de estupefacientes no encuadra en las disposiciones del artículo 12 inciso a de la Ley Nº 23.737, ya que caso contrario acabaría siendo penada toda manifestación relativa al consumo de drogas que adopte una postura disidente con la línea que orienta la política estatal en la materia, lo cual resulta violatorio de la libertad de expresión".


El joven fue procesado por la convocatoria de talleres públicos, en los que disertaba sobre el cultivo y consumo del cannabis. En este sentido, según el juez Ríos, configuró el delito de “dación pública de instrucciones acerca de la elaboración de drogas, dada la influencia estimulante –aún potencial– sobre pasivos individuos receptores que dicho accionar supone, el cual excede los límites del derecho a la libre expresión para incardinarse en un comportamiento reñido con la Ley Nº 23.737, dada su específica finalidad de propagar el uso de estupefacientes por parte de terceras personas, brindándoles herramientas concretas en aras a la perpetración de tal cometido".


"Si bien las jornadas o los talleres se llevaban a cabo en lugares privados y frente a un determinado grupo de personas asistentes, el acceso a los mismos era irrestricto y su publicidad estaba destinada al público en general, toda vez que se llevaba a cabo tanto en redes sociales de afluencia masiva e indiscriminada (Facebook, Instagram) como así también en la página web de periódicos locales", argumentó el juez.(Elonce)

Contenido Relacionado